Photo Uribe
Logo Small

Lunes 11 de Diciembre del 2017

Anonadados

Publicado en:

Portafolio  | 

Autor(a): Miguel Gómez Martínez  |

Fecha: 25/12/2014

 

Foto: 2.bp.blogspot.com

Quienes hemos seguido de cerca la carrera del presidente Santos y de su ministro de Hacienda Cárdenas, terminamos el año anonadados. Los dos hicieron sus carreras públicas defendiendo el equilibrio fiscal como señal de buen gobierno. Creían en la importancia de mejorar la calidad del gasto público y focalizar la acción del Estado en las actividades de servicio público y supervisión, dejando que el sector privado fuera el motor de la economía.

Durante años escuchamos a los dos personajes pregonar los beneficios de impuestos bajos y razonables. El ministro Cárdenas públicó muy interesantes documentos académicos denunciando las distorsiones de nuestro sistema tributario. El presidente Santos incluso ofreció, de forma solemne, gravar el mármol la promesa de no subir los impuestos.

Pero no todo el mundo envejece acumulando más sabiduría. Hace algunos días el presidente de la República se dedicó a elogiar la obra El capital en el siglo XXI, de Thomas Piketty, cuyo principal mérito es demostrar estadísticamente que el capital –que hoy en día es globalizado– tiene, como es obvio, una mayor rentabilidad que el otro factor de producción, el trabajo, que está sometido a todo tipo de restricciones de movilidad y remuneración.

Por su parte, el economista Mauricio Cárdenas hace ingentes esfuerzos por intentar demostrar que más impuestos al sector productivo van a producir mayor crecimiento y mejor recaudo. Él sabe que no es cierto, los empresarios lo saben, los ciudadanos y las calificadoras de riesgo también.

Porque las estadísticas demuestran que la tasa efectiva de tributación (TET= Gasto en impuestos/utilidad antes de impuestos) es en Colombia una de las más elevadas del mundo, si se incluyen todos los gravámenes nacionales, regionales y locales. Todos nuestros competidores cercanos tienen menores niveles de imposición. La concentración de los tributos en un pequeño número de agentes económicos y particulares hace de nuestro sistema tributario uno de los más irracionales del mundo.

Lo sabe el Jefe del Estado, su ministro de Hacienda, los gremios de la producción, los académicos y todos los que se han interesado por el tema.

Porque lo que no se puede afirmar es que la efectividad del gasto público colombiano sea comparable con la de otras naciones. No es lo mismo pagar impuestos en Francia, una nación con una infraestructura envidiable, un sistema judicial que opera y buenos índices de seguridad, que pagar impuestos en nuestro país. Aquí el empresario no recibe gran cosa de un Estado paquidérmico y corrupto. Además de asumir tributos elevados debe proveer por su seguridad, soportar dos meses de paro judicial, pagar elevados peajes por pésimas vías y estar sometido al chantaje corrupto de los funcionarios arbitrarios. Afirmar, como lo hacen los altos funcionarios, de la necesidad de pagar más impuestos resulta burlesco cuando se sabe que los únicos que están seguros de beneficiarse del gasto público son las camarillas de políticos cercanos a la administración. El problema en Colombia no es de Piketty, es de Ñoño.

Anonadados estamos todos los que durante años escuchamos con admiración y respeto al Presidente y a su Ministro de Hacienda promulgar la responsabilidad fiscal cuando hoy recibimos un discurso populista, trasnochado e incoherente sobre asuntos tan importantes para nuestra economía.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

jairohurtadoo

25/12/2014 9:47 PM

Recuerdo con verguenza haber escuchado a Santos en la última cumbre de las Naciones Unidas decir “somos la tercera economia del mundo, hemos crecido” y pocos días despues una gira de Senadores y luego el mismo Gobierno viajar a Europa a pedir limosna. Creo que sus asesores le dieron mal el mensaje, eramos la tercera selección de futbol en el ranking de la Fifa. bueno y si es poco esto haber enviado a la Ministra de RRII al Medio Ortiernte para asesorarlos en procesos de Paz como el de Colombia. Dios mío libranos de los mitomanos, ni siquiera hemos logradop que las farc deje de matar y asesinar colombianos, a secuestrar y dañar el ecosistema, el medio ambiente, por favor no quisiera saber que ya esta escribiendo su libro y alistando su traje para viajar a Noruega, el no es Obama anticipado.

Opinióndemocrática

25/12/2014 8:42 PM

Con el transcurrir de los años de gobierno de JMS, todos los colombianos hemos visto el error tan garrafal de no haber elegido a un académico como Antanas Mokus, al cual en una de las presentaciones por televisión de los candidatos, JMS le dijo que le grabaría en una piedra de mármol el compromiso de no aumentar los impuestos, y Antanas le respondió que no era confiable dicho compromiso y miren la razón que tenía.

Colombia poco a poco se está autodestruyendo, muchas empresas se han ido de nuestro país; ya no están Productos Quaker S. A., ni Michelin S. A., ni Gillette de Colombia S. A., ni Varela S. A., ni Uniroyal S. A., ni Fleishman de Colombia S. A.

Responsabilizo al gobierno de Colombia por eso; es increíble que Ecuador y Perú nos hayan superado en desarrollo; viajen a esos países!

Opinióndemocrática

25/12/2014 8:28 PM

Desde que me gradué como profesional comencé a pensar en crear una empresa propia, trabajé para coger experiencia durante 5 años y creé una empresa, generando inicialmente cuatro empleos, el de una secretaria, dos vendedores y el mío; desde 1982 comencé a comprobar que ser empresario en Colombia es bien difícil, que el primer enemigo que tiene el empresario es el gobierno, qué sin aportar absolutamente nada, se conforma en un “socio” ladrón, que ni siquiera tiene en cuenta que el empresario le quita la responsabilidad al generar empleos para ciudadanos que se convertirán en nuevos contribuyentes al fisco nacional.

Colombia no es un país de verdaderas sociedades anónimas, éste es un reino feudal con señores feudales conocidos para los cuales terminamos trabajando todos los colombianos!

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido