Photo Uribe
Logo Small

Lunes 17 de Diciembre del 2018

Aplanchadores con bolígrafo

Autor(a): Jaime Jaramillo Panesso  | 

Fecha: 27/07/2018

Exclusivo para FCPPC
 

José Luis Barceló, presidente de la Corte Suprema de Justicia - Foto: wradio.com.co

“En tiempos de bárbaras naciones…” se decía para referirse a épocas no civilizadas aún. En Colombia podría decirse lo mismo de la violencia, hace setenta años (y todavía, pero con armas más letales) entre godos y cachiporros, conservadores y liberales. Un método utilizado por ambos bandos se denominaba “aplanchar” que consistía en usar el machete por el lado plano para castigar a los contrarios y expulsarlos del pueblo o vereda donde vivían, amenazándolos con que la segunda intervención no sería con machete plano, sino con el filo.

Hoy los aplanchadores no tienen machete debajo de la ruana. Llevan bolígrafo en el bolsillo interior de saco y cobran por firmar sentencias, autos procedimentales, edictos, providencias, órdenes de excarcelación, etc. Conocí Magistrados íntegros y pobres. Mi padre y mi hermana, por ejemplo. Nunca tuvieron rubíes, salvo los que traían los relojes suizos de cuerda personales. Centenares de jueces y fiscales viven de su sueldo, no tienen cuentas escondidas ni ganado de ceba con testaferros.

Pero un país donde los gorriones se convierten en aves de rapiña, no merece llamarse país. Grupos de Criminales Organizados (GCO) se apoderan de instituciones e institutos, agencias u oficinas, ministerios o alcaldías, peajes o servidumbres camineras, etc. Administran pedazos del Estado como si fueran propios, no pagan impuestos y articulan a profesionales y técnicos en sus empresas. Después de muchos años conocimos que la Policía Nacional era controlada por la “comunidad del anillo” rectal. “Los Ñoños”, nombre que parecería ser una comparsa de Carnaval barranquillero, era una organización delincuencial compuesta por congresistas y funcionarios públicos que se tragaban el erario público. Luego descubre la prensa y autoridades pertinentes“. El Cartel de la Hemofilia”, “El cartel de Oderbrecht” y sus tentáculos internacionales, “El cartel de las medicinas falsificadas”. Así sucesivamente hasta hoy que vemos la actuación derivada del “Cartel de la Toga”.

¿Qué clase de piel tenemos los colombianos que no hemos procedido contra esta ratería organizada? ¿Acaso los hijos de Santander y Bolívar somos todos susceptibles y propensos al peculado, a la estafa, al apoderamiento de los bienes públicos, al soborno de doble vía, a la venta o permuta de declaraciones y delaciones falsas, a la venganza y juramentos para armar un complot contra su adversario político, que no pudieron derrotar en las urnas?

Seguros estamos que no faltarán abogados derechos, ingenieros que construyan puentes cuasi-eternos, administradores que sepan de cuentas e inventarios ciertos, de médicos que no firmen falsas incapacidades o que no se alisten en un cartel de venenosa enfermedad. Debe haber en los cuarteles oficiales y soldados que amen su profesión y su patria, comerciantes y empresarios que enseñen a trabajar y a compartir el “emprendimiento” y la plusvalía. En fin, que se traduzca en una fuerza de volcán reactivado la victoria electoral pasada, porque es de todos, como la mandan los creadores de la democracia. Pero también que se sepa: la democracia y la convivencia pacífica no admite presidentes tímidos y agallinados. Necesitamos un gobierno fuerte en la ley y fuerte en los hechos, respetuoso con los vencidos, pero valiente con la bandera al frente de su pueblo. No hay tiempo para gobierno de minorías racistas o sexuales, minorías cocaleraso minorías armadas. Es tiempo de luz y todo ha de ser llamarada de hornos productivos.

Otros artículos en Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed