Photo Uribe
Logo Small

Lunes 20 de Agosto del 2018

¿BANDERA AMARILLA A LOS TLC?

Publicado en:

Fcppc  | 

Autor(a): José Félix Lafaurie  |

Fecha: 09/05/2014

 

Durante la última década Colombia ha suscrito más de una docena de Tratados de Libre Comercio, cuyos procesos de desgravación avanzan sin tregua con resultados que, definitivamente, no se compadecen con la promesa de valor de las negociaciones y las solemnes ceremonias de ratificación, que ofrecían enormes mercados para nuestros productos y, para los consumidores colombianos, el beneficio de una inmensa oferta global compitiendo de igual a igual en nuestro mercado local.

La negociaciones debían equilibrar las enormes asimetrías de nuestra economía con las de países como Estados Unidos o grupos como la Unión Europea, y en el caso del sector agropecuario, el Gobierno se comprometió a acometer una Agenda Interna para actualizar lainfraestructura física y social del campo -nuestra principal desventaja competitiva- y reconvertir la estructura productiva de los renglones sensibles.

Nada de eso sucedió. Con la Unión Europea la negociación láctea fue tan desastrosa que la contraparte lo reconoció y se comprometió con recursos para la reconversión. Con Estados Unidos las negociaciones y la aprobaciónocuparoncasi nueve años, un tiempo precioso que, infortunadamente, fue desperdiciado. Hoy, dos años después de su entrada en vigencia y 11 desde que se empezó a negociar, ha habido documentos Conpes, leyes, decretosy muchas promesas, pero muy pocos resultados en reconversión productiva y admisibilidad sanitaria.

Hemos dado pasos atrás en seguridad, y en infraestructura el país no difiere mucho del de 2003. Apenas se está tratando de terminar las dobles calzadas que se iniciaron en la época, pero la red terciaria sigue igual o peor. En riego no se ha avanzado un ápice; la promesa de control al costo de los insumos sigue incumplida, el crédito agropecuario insuficiente y a espaldas de la realidad productiva, y la situación en educación, salud y vivienda rural no presenta modificaciones.

Nuestros competidores corren a gran velocidad y nosotros quedamos varados en la mitad de la pista, sin que nadie saque una bandera amarilla para que no nos atropellen.No se trata de posiciones apocalípticas sino de realidades. Los TLC se convirtieron en tratados ‘embudo’ para el ingreso de importaciones, pero sin oportunidades para las exportaciones colombianas, una situación que también genera alarmas en la industria.

Las cifras lo confirman. La balanza comercial fue deficitaria en US$315 millones en los dos primeros meses y puede llegara US$2.000 millones en 2014. Con Estados Unidos pasamos de un saldo positivo superior a US$9.000 millones en 2011, a uno inferior a US$3.000 en 2013. El déficit comercial con Mercosur fue de US$2.123 millones y con México de US$4.436, mientras que con la Unión Europea se registra tendencia a la baja.Como si fuera poco, la revaluación tampoco ayuda, pues en 2003 la tasa de cambio estaba en un promedio cercano a $3.000 por dólar, mientras la actual no logra estabilizarse en $2.000, con una pérdida de competitividad cambiaria del 33%.

Por ello, si los gobiernosno hicieron lo que tenían que hacer, la suspensión de esa carrera entre competidores desiguales es una posibilidad que debería considerarse, a pesar de las dificultades. Intentarlo es un imperativo social y ético para el Gobierno.En el caso de la leche, se amenaza la subsistencia de 300.000 familias, la mayoríade pequeños productores campesinos, para quienes la quincena lechera es su salario mínimo.

No se trata de una renegociación, sino de la suspensión temporal de los procesos de desgravación, para que el Gobierno cumpla la Agenda Interna y el sector productivo acelerela reconversión. De no ser posible, habrá que redoblar esfuerzos para hacer competitivo al sector y salvar al campo de un desastre social.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed