Photo Uribe
Logo Small

Martes 18 de Diciembre del 2018

Boxeo entre la zurda y la derecha

Publicado en:

El Reverbero de Juan Paz  | 

Autor(a): Jaime Jaramillo Panesso  |

Fecha: 09/05/2017

 

Jaime Jaramillo Panesso, analista. - Foto: Archivo particular FCPPC

Los debates sobre la ubicación “doctrinaria” de las corrientes políticas en el mundo, son promovidos por los intelectuales de diferentes formaciones académicas y retomadas por los estamentos o conjuntos de pensamiento y acción de los partidos y movimientos en los distintos países. En un mundo integrado por la vía comunicacional, ruedan con rapidez las expresiones y declaraciones de los dirigentes políticos que se refieren abierta o implícitamente al tema de izquierda y derecha.

Ambos términos puede servir para dos objetivos: uno, para denostar contra su oponente  indicándolo de izquierdista o derechista, cuando el público que lo lee o escucha está en un estado prejuicioso. O dos, el señalamiento tiene la intención de esclarecer posiciones de acuerdo a las reglas de la ciencia política.

En el partido Centro Democrático se ha tocado el asunto, sin que hasta ahora sea perturbador de la marcha y de las metas de mediano y largo plazo, a menos que el debate se convierta en un fracturador con visos de fanatismo en alguna de las partes. El CD es un partido pluralista y no confesional, que tiene afiliados provenientes de personas que no han tenido militancia alguna, otras llegan de las toldas liberales, conservadoras y de las variopintas organizaciones de izquierda hundidas por la historia. Pero la base organizativa del CD en sus momentos genéticos fue el encuentro de nuevos y antiguos uribistas, así, uribistas a secas que hoy podrían definirse como los históricos, que por cierto no reclaman derechos de primogenitura, sino la defensa del  principio de la unidad en la diversidad, combinada con el otro principio democrático de mayorías y minorías. Un “detalle” que se consagra no en lo ideológico, sino en lo humano: el CD tiene un líder único, con cubrimiento nacional y que está situado en el centro del amplio espectro político de la nación, cuyo testimonio de vida es indiscutible: Uribe.

Ahora bien: en el pugilato político colombiano la izquierda que tiene el monopolio ideológico está en manos de las Farc y su Partido Comunista y esta izquierda armada y violenta es la abierta contradictoria del CD, por ser el mayor partido de la oposición que defiende la democracia y la Constitución. Pero no es el único partido que predica su oposición a esa izquierda. Existen otras corrientes y personalidades que comparten iguales ideas. Y es ahí donde pragmáticamente deben confluir los partidos, corrientes y personalidades, conformando una Alianza o Frente Republicano que ataje y derrote a la izquierda violenta que en uso de la estrategia de operar todas las formas de lucha, se ha unido al santismo, al Partido liberal y a otros partidos para construir un aparato político con la aspiración de tomarse el poder por la vía democrática y demoler la democracia desde su presunta victoria.

¿Vale la pena debatir si el CD debe declararse de derecha cuando tiene claro cuál es su contendor y cuál es su responsabilidad histórica en esta coyuntura donde han capitulado los empresarios y grandes capitalistas, la fronda aristocrática bogotana, las cúpulas militares, los dirigentes alimentados con la corrupción y el clientelismo? ¿Si la democracia es hoy una conquista de la derecha civilizada, no es suficiente razón para defenderla desde el centro que reúne a la diversidad de colombianos que ven amenazada la libertad que es un valor de la izquierda democrática? El centro existe  porque existen la izquierda y la derecha. El centro no es amenaza para nadie. En cambio, cuando la derecha y la izquierda están enfrentadas, contienen távicamente la tendencia a excluirse la una a la otra, tensionan a la sociedad y en muchas ocasiones rompen la tensión de manera violenta.

No obstante, y para gozo del izquierdismo vacío del partido liberal y del pensamiento fantasma ideológico del partido de la U, la prensa y los voceros del santismo y del marxismo criollo fariano, el CD es la derecha. Necesitan fabricarla para posar de “progres”, aunque los colombianos veamos lo que ocurre en Venezuela con su admiración y apoyo.

 

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed