Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 17 de Octubre del 2018

Convocar Comisión de reajuste institucional

Publicado en:

El Nuevo Siglo  | 

Autor(a): Carlos Holmes Trujillo  |

Fecha: 26/04/2015

 

Foto: ondaexclusiva.com

Hace algunos días me referí a la necesidad de dar pasos que conduzcan a transformaciones de fondo, por cuanto la enfermedad que aqueja a la democracia colombiana tiene que ver con la pérdida de respaldo y legitimidad de las instituciones.

Esas reflexiones tienen, ahora, mayor vigencia, a la luz de la manera cómo ha evolucionado en el Congreso la discusión del llamado proyecto de equilibrio de poderes, razón por la cual es conveniente ponerlas, nuevamente, en el escenario de la discusión nacional.

¿Será que lo que le está sucediendo a nuestra  institucionalidad democrática es visto como un episodio histórico más, que se superará pronto y mediante medidas epidérmicas presentadas con impactantes montajes mediáticos?
Si es así, y Dios no lo quiera, es hora de dejar de mirar las cosas de esa manera y empezar a pensar en soluciones estructurales.

Después de la promulgación de la Constitución de 1991, lo que se ha hecho es desarticular la visión de Estado que se concibió.

El sentimiento de indignación contra el centralismo, que existía en las regiones, dio lugar a que se consagrara el Estado unitario con descentralización y autonomía de las entidades territoriales.

La gente pedía más espacios para la participación, razón por la cual se llevaron a la Carta todos los principios y mecanismos propios de la democracia participativa.

Se sentía que el bipartidismo estaba ahogando el régimen de libertades y por ello se abrió la puerta a la existencia de más organizaciones partidistas y movimientos ciudadanos.

Muchos reclamaban por el desconocimiento de sus derechos, lo que condujo a la definición de una amplia carta de ellos que se acompañó con mecanismos como la tutela, entre otros, para hacerlos efectivos.

Se respondió, también, a las exigencias en materia de justicia, independencia de la autoridad monetaria y otros asuntos. En fin, lo que se hizo fue atender las demandas de los ciudadanos que habían madurado durante largos años.
Desde entonces, el diseño constitucional, que tiene falencias, desde luego, pero que es una arquitectura basada en las exigencias de la gente, se está desguazando sin rumbo ni visión clara.

De lo que se ha tratado es de reformar lo existente, sin considerar los efectos dañinos sobre la naturaleza del Estado que nos dimos. ¡El Estatuto básico se ha desguazado!

Y hoy ¿qué vemos?

Se dan pasos para darle vigencia de nuevo al inaceptable centralismo; las reglamentaciones han obstaculizado la participación; no se han dejado madurar instituciones del poder judicial; el Presidente anuncia órdenes de captura en los micrófonos; la Corte Constitucional resolvió legislar desbordando sus competencias; los jueces y magistrados son víctimas de la lujuria de los micrófonos; el ejecutivo sigue cooptando al legislativo y este último confunde la solidez del Congreso con una solidaridad de cuerpo indebida y, como si fuera poco, se abre camino la teoría de la interpretación heterodoxa de la ley que, en resumen, lo que significa es que los textos legales pueden decir lo que no dicen.

Lo que está ocurriendo con la justicia es motivo de gran preocupación, pero la verdad es que el virus afecta la salud de todos los poderes.

Por estas y otras razones lo que se necesita es un cambio integral. Para hacerlo, es urgente convocar una Comisión nacional de reajuste institucional que, a la brevedad  posible, presente las bases de un proyecto que permita conseguir dicho ajuste.

Esto es lo de fondo hoy para Colombia, toda vez que sería un error histórico imperdonable cerrar los ojos ante el hecho inquietante de que se están agrietando las bases de nuestro sistema.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed