Lunes 24 de Abril del 2017

Corrupción, crimen organizado y cortinas de humo

Autor(a): Pedro Aja Castaño  | 

Fecha: 12/02/2017

Exclusivo para FCPPC
 

Foto: begonagarcia.es

La corrupción es un mal inherente a todo gobierno que no está controlado por la opinión pública. La corrupción es un mal inherente a todo gobierno que no está controlado por la opinión pública.

El estado omnipotente (1944) Ludwig Von Mises

Escribo este artículo con un punzante dolor congelado. A comienzos de septiembre de 1990 Rafael Rubio Pupo fue asesinado cuando llegaba al Hotel Génova en Barranquilla. Era mi amigo. Serio y honesto, estudioso de la historia, no se cansaba de expresar su fe en el país, lo cual puede parecerle una pendejada a muchos. Las graves irregularidades de la Oficina de Impuestos en Barranquilla, en ese momento lo candidatizaron, por su pulcritud, para dirigirla. Aceptó. Sus jefes sabían de su valor civil y honestidad y Rafael no ignoraba el peligro. Rafael denunció los peculados e irregularidades. Creía que bastaba ser honesto y valeroso para hacerle frente a las mafias que cada vez con mayor audacia y cinismo han venido desafiando el poder del Estado, estableciendo su imperio del terror. Pablo Escobar lo sintetizó con el famoso: Plata o plomo. En la Colombia del 2017 la muerte de Rafael sería una tragedia, como muchas, que solo produciría el impotente rechazo de las redes sociales y los medios.

Por otra parte en Italia se revela que crimen organizado y corrupción están estrechamente relacionados. Cuando los investigadores sobre actividades corruptas suelen descubrir alguna organización criminal inmediatamente sale a luz el enredo, el señalamiento perverso, espontáneo o sugerido de algún político, empresario, o alguien destacado relacionado con el foco de la investigación que se convierte en la cortina de humo de la mafia italiana de igual efectividad que la colombiana. ¿Por qué?

Porque, por ejemplo, “El escalafón del riesgo de corrupción en Colombia” publicado por el Tiempo en enero de 2017 solo nos muestra un cuadro comparativo con bonitos círculos interactivos de cuáles son las contralorías regionales, gobernaciones y alcaldías con mayor o menor riesgo de corrupción. Nuestra zozobra queda ilustrada con la estadística. Pero no hay una conceptualización publica de cómo opera el vínculo entre la corrupción y el crimen organizado. Intentaré esbozar una idea orientadora basada en “Examining the links between organised crime and corruption” del Center for the Study of Democracy, 2010. (Análisis de los vínculos entre el crimen organizado y la corrupción del Centro para el Estudio de la Democracia, 2010.)

El resumen ejecutivo de la investigación de 360 páginas nos dice que La Comisión Europea (CE) contrató el estudio para analizar los vínculos entre la delincuencia organizada y la corrupción cuyos principales objetivos fueron identificar: Causas y factores que engendran la corrupción del crimen organizado, incluidos los delincuentes de cuello blanco, dentro de los sectores público y privado, el alcance y el impacto de esa corrupción en la sociedad, los principales planes de corrupción de la delincuencia organizada, las áreas a las que preferencialmente dirige sus objetivos (justicia, gobierno, empresa privada) y las mejores prácticas en materia de prevención y lucha de la sociedad y las instituciones.

En nuestro caso, la corrupción es ESCÁNDALO, no merece la consideración de ser UN TEMA DE ESTUDIO para que la sociedad adquiera conciencia de su importancia por lo que no comprendemos los factores históricos, sociales y culturales que la generan. Y como no conceptualizamos claramente cómo el crimen organizado utiliza los mecanismos de corrupción enfocados a políticos, la administración del estado, la policía, las costumbres, el poder judicial y las empresas privadas, no tenemos el poder informado para combatirla social ni institucionalmente. Por eso nos regodeamos en el linchamiento mediático y nos echan el cuento, lo aceptamos y nos quejamos de que el gobierno de turno va a acabar con la misma PORQUE LA OPINIÓN PÚBLICA NO TIENE ELEMENTOS CRÍTICOS DE DISCERNIMIENTO PARA EVALUAR LO QUE NOS PROPONEN.

El conocimiento ‘científico’ que tenemos de la corrupción es que puede tener la forma de elefante, carrusel o mermelada. Ese ‘conocimiento científico’ del que los medios se lucran, que las leyes castigan, es un misterio permanente que permite la continuidad del mercado de cigarrillos ilegales, drogas, prostitución, robo de automóviles, extorsión, cooptación del estado por la mafia o la subversión que es la misma vaina, porque la ‘ciencia’ que trata de esas ‘enfermedades’ se llama política. Los duros de la sociología, antropología, verdaderas ciencias políticas, están excluidos. Por lo que seguimos creyendo que recoger firmas soluciona la enfermedad, o bombardearla con principios éticos, campañas de perdón, cambio de contralor o procurador, etc.

En el episodio 45 de Los Informantes emitido en octubre de 2014, el Coronel del Ejército Hernán Mejía Gutiérrez hizo la siguiente revelación:

“A partir de ahí descubrí que tenía muchas vendas en los ojos después de 30 años de soldado porque siempre habíamos enfrentado la táctica en el área de combate de las Farc; pero nunca HABÍAMOS ACEPTADO que estratégicamente tenían una diplomacia superior a la del estado en Europa, que tenían un poder económico superior a muchos imperios, a tal nivel que no es coincidencia y en el libro del señor Presidente Pastrana lo dice: El presidente de la Bolsa de Valores de Nueva York acudió a El Caguán a pedirle una recomendación especial y unas decisiones al camarada Manuel.” (Se trata de Richard Grasso, y el texto de la entrevista con Raúl Reyes se consigue en internet como “El abrazo Grasso”.)

“Un VERDADERO SECRETARIADO que está incrustado en la sociedad de Colombia desde hace dos décadas. “Después de ocho meses de tener un contacto muy cercano descubrir que los verdaderos tentáculos estaban en la sociedad y los altos niveles políticos del país, y no en las selvas del Caquetá y el Putumayo; descubrir que las decisiones más fuertes de ese grupo estaban acá, cercanas al centro del poder y no en la selva. Porque las decisiones políticas y trascendentales en ese grupo no dependían de los hombres que están en la selva, sino de un SECRETARIADO ESPECIAL de políticos, de jerarcas de la iglesia, de funcionarios y de presidentes de grandes empresas (de gente) de las Farc. Eso me trajo aquí. Pocas personas conocieron eso. Conocía de la mano de Ana Milena la agenda oculta de las Farc.”

“Me sorprendió encontrar personal de la institución militar que recibía sueldo de ellos; jerarcas de la iglesia con poder de decisión en esa estructura y nombres de ministros y ex ministros en ese grupo de decisión de esa estructura terrorista.”A esa estructura de crimen organizado se le pueden dar diferentes nombres. La ONU se refirió al fenómeno de esta manera:

“La corrupción es un complejo fenómeno social, político y económico que afecta a todos los países del mundo. En diferentes contextos, la corrupción perjudica a las instituciones democráticas, desacelera el desarrollo económico y contribuye a la inestabilidad política. La corrupción destruye las bases de las instituciones democráticas al distorsionar los procesos electorales, socavando el imperio de la ley y deslegitimando la democracia. Esto causa el alejamiento de los inversionistas y desalienta la creación y el desarrollo de empresas en el país, que no pueden pagar los "costos" de la corrupción.

“El concepto de corrupción es amplio. Incluye soborno, fraude, apropiación indebida u otras formas de desviación de recursos por un funcionario público, pero no es limitado a ello. La corrupción también puede ocurrir en los casos de nepotismo, extorsión, tráfico de influencias, uso indebido de información privilegiada para fines personales y la compra y venta de las decisiones judiciales, entre varias otras prácticas.”

Odebrecht, el carrusel de la contratación, la mermelada, el proceso 8000, la Farc y para política, etc., hacen parte de un fenómeno social, económico y político (ONU) parcialmente estudiado en nuestro país, pero relegado al mundo académico. Si la política quiere adquirir credibilidad, en vez de estar dividida entre gobierno y oposición, debe admitir que solo la ciencia le devolverá el sustento democrático del que a veces carece. Lo demás son cortinas de humo que nos distraen de la verdadera justicia, indispensable para una democracia.

Otros artículos en

Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 64-31 Piso 5º - Tels: 3128120 - 7551731 - 7551732 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido