Lunes 24 de Abril del 2017

Desde el puente: El problema más profundo

Autor(a): Oswaldo Álvarez Paz  | 

Fecha: 12/03/2017

Exclusivo para FCPPC
 

Nicolás Maduro Moros presidente de Venezuela - Foto: theiranproject.com

Lo que más me preocupa de este tiempo es la desintegración material de la familia como núcleo fundamental de la vida en sociedad. No me refiero solamente a la diáspora de centenares de miles de jóvenes hacia otros países en búsqueda de futuro, de oportunidades para crecer y desarrollarse en ejercicio pleno de la libertad esencial que se necesita para triunfar sin depender de terceros. También mantengo el pensamiento en los millones de compatriotas desesperados como cabezas de familia por las dificultades para mantenerla unida, aún dentro del país. Los muchachos se desprenden cada día más rápido del centro hogareño que en condiciones normales sería su punto de referencia para cualquier cosa. Si a esto sumamos la degradación de la educación a todos los niveles, el éxodo de profesores y maestros, el ausentismo escolar en grado superlativo y la existencia de un régimen ineficiente y corrompido, también en esta área, concluimos en que lamentablemente el país se ha derrumbado y está a la cola de las naciones más desafortunadas del planeta.

Es indispensable cambiar el régimen para poder adelantar una seria política que tenga a la familia como eje de todo cuanto pueda hacerse. La familia es insustituible en la formación de la juventud. Ese proceso empieza desde la misma concepción y nacimiento. No tiene límites. Dura toda la vida. Lo que se aprende en esa etapa no se abandona nunca. Las enseñanzas que se reciben orientan a los seres humanos por el resto de sus días. Cuando profundizamos en el análisis de quienes se han dañado en el camino, siempre encontramos como causa fundamental, la falta de formación familiar, de familia, en el sentido más amplio de la palabra.

Lo dicho es válido para ricos y pobres, para varones y hembras, para todos. La paternidad responsable tiene una importancia de primer orden y las estructuras que, de cualquier manera, pesan sobre la familia, deben de facilitar a las madres el cumplimiento de sus tareas fundamentales en la crianza y desarrollo de sus hijos.

Todo, absolutamente todo, debe caminar en la dirección señalada. La justicia, la política, la economía, la educación, la salud y, entre otras cosas, la seguridad de las personas y de los bienes, deben estar al servicio de la familia en un clima de libertad y democracia que en Venezuela será necesario reconstruir.

El régimen actual es el protagonista y principal responsable de la tragedia que sufre la nación. Hay que cambiarlo de manera radical y urgente. No se trata de debatir entre izquierdas o derechas, populismo demagógico centralización o descentralización del poder. Se trata de estudiar las experiencias que en el mundo funcionan y las que fracasan para aplicar las primeras adecuadas a nuestro medio y estar alertas frente a las desviaciones que conducen al fracaso. No se puede perder más tiempo.

Otros artículos en

Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 64-31 Piso 5º - Tels: 3128120 - 7551731 - 7551732 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido