Photo Uribe
Logo Small

Sábado 15 de Diciembre del 2018

Economía: malos síntomas

Entre los bienes de la espléndida herencia que recibiera del presidente Uribe este gobierno, debe contarse, y en muy importante lugar, la solidez económica del país. Después de las horas negras del gobierno Pastrana, cuyo último Ministro de Hacienda fue, precisamente, Juan Manuel Santos, una tarea juiciosa, imaginativa y realista llevó el país hasta unos niveles de bienandanza que jamás había conocido. Crecimiento envidiable del PIB, equilibrio fiscal, confianza inversionista, todo le sonreía al heredero feliz.

Pero las cosas no duran cuando no se las cuida. Tanta mermelada para la tostada, está poniendo en serio riesgo la estabilidad del fisco. Tanta persecución al campo, lo va conduciendo por caminos de penuria. Con tasas de interés altísimas se puede estar creando una preocupante burbuja inmobiliaria y de consumo. La implacable revaluación está derrotando a los exportadores y comprometiendo la capacidad competitiva de las empresas colombianas. Este diagnóstico, que veníamos presentando de tiempo atrás, sin ser escuchados, viene a ser confirmado por las últimas cifras.

Un crecimiento económico del 5,9% en el año corrido de 2011, parece magnífico y el Gobierno y el Banco de la República se hacen lenguas sobre semejante hazaña. Pero las cosas hay que verlas de cerca y a la mula hay que levantarle la enjalma para saber si lleva peladuras en el lomo.

Cuando se desagrega la cifra global, se advierten varias cosas. La primera, es que el último trimestre fue definitivamente malo. La economía se muestra gravemente resentida y dependiente de lo que hagan por ella el petróleo, el resto de la minería, la actividad financiera y el consumo, a debe, de los hogares. ¿Y qué pasa con el resto, la parte que genera empleo y equilibrio social?

La industria tuvo un lamentable crecimiento, ligeramente superior al 2% en el último trimestre. Tendencia deplorable que acaba de confirmarse cuando el DANE ha revelado una cifra muy parecida para el mes de enero.

La situación del campo es más delicada. Porque en el último trimestre la economía agrícola y pecuaria muestra un alarmante -2%. Y es que no se puede perseguir a los empresarios del campo indefinidamente. La campaña del Ministro Restrepo Salazar tiene éxito. La Ley de Tierras y la amenaza de una Reforma Agraria inminente, traen sus consecuencias. Entre ellas, que las últimas cifras revelan una baja en el área sembrada de cuatrocientas mil hectáreas. Ahí puede haber un futuro descenso de un millón y medio de toneladas en el producto agrícola total.

Los cafeteros cargan la cruz más pesada. Porque cuando el precio interno de la carga llegó a un millón cien mil pesos, ahora está en los seiscientos cincuenta mil pesos. No hay negocio en el mundo que resista una reducción del 40% a su precio de venta. Y el café responde por la salud de más de 600 municipios colombianos.

Las obras de infraestructura no arrancan y ya se ven en la espesura las orejas de aquel lobo feroz que se llama el ciclo económico. El fabuloso crecimiento de licencias para construcción se reduce notablemente. Una locomotora menos para arrastrar los cansados vagones.

El frente externo no suscita menos inquietudes. Porque la fantástica cuantía de las exportaciones se debe, en más del setenta por ciento, al petróleo y sus derivados, el carbón, el níquel y el oro. Estamos volviendo, cuarenta años después, a un fenómeno de mono exportación. Mientras eso ocurre, nadie habla de la gigantesca cantidad de bienes importados, por más de cincuenta y cuatro mil millones de dólares, sin que se tenga noticia de la subfacturación, que no se persigue y por supuesto queda impune. Eso significa que en términos reales la balanza comercial es negativa y que estamos llenos de productos foráneos que matan la producción nacional.

Estamos matando lo que más queremos. Creamos puestos de trabajo en China y nos regodeamos con los billones que caen de la mesa del póker. Pero alrededor hay mucho Lázaro esperando migajas.

Otros artículos en Sin Categoría

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed