Photo Uribe
Logo Small

Martes 16 de Enero del 2018

El sapo mayor: ¿los niños reclutados?

Publicado en:

El Espectador  | 

Autor(a): Rafael Orduz  |

Fecha: 24/02/2015

 

Foto: 2.bp.blogspot.com

La dieta diaria de los colombianos será rica en sapos en los próximos meses y años, cuota de la ceguera colectiva para superar décadas de conflicto armado y violencia.

Todos se relacionan con algún grado de impunidad, mayor o menor, frente a graves delitos cometidos por combatientes y no combatientes en este conflicto de más de 50 años.

Qué tantos batracios hay que comerse y de qué tipo es asunto de la política, es decir, de las fuerzas involucradas en el proceso que defienden, obvio, sus intereses y, también, del grado de éxito que tengan para colocarse en la foto. Parece ser que, para que los acuerdos de La Habana sean realidad, se requieren dosis de impunidad a diestra y siniestra. Impunidades asimétricas no funcionan.

Incluyen, fuera de los directamente relacionados con los actos de insurgencia, aquellos delitos que llaman conexos. Así, en el menú de los sapos a digerir habrá inmensa variedad: narcotráfico y falsos positivos, entre los más notables. Fuera de los cometidos por los no combatientes, que financiaron masacres y desapariciones, entre otras joyas de la degradación del conflicto en Colombia.

La lógica de cada una de las fuerzas al respecto será de costo-beneficio. No hay ningún incentivo para que algunas de ellas acepte, por ejemplo, que haya nuevos senadores de la República provenientes de la antigua guerrilla, sin pagar cárcel por delitos atroces, excepto que medien contraprestaciones de peso. Si en la balanza entran otros perdones y olvidos, como los relacionados con los falsos positivos o los apoyos explícitos al paramilitarismo por parte de hacendados y empresarios, no hay motivo para rechazar la presencia de senadores provenientes de las, para entonces, disueltas Farc.

De ahí el clima de optimismo de estos días en toldas de lado y lado. En el fondo, con excepción de una u otra ingenuidad, nadie espera que haya cambios estructurales en la economía y la sociedad, simplemente porque nadie (de la foto) está interesado en ellos. El cuento básico, el cuello de botella, es el borrón y cuenta nueva.

No obstante, existe un actor crucial para el país, no representado en el actual proceso de negociación. Muchos hablan a nombre de él, incluyendo el Gobierno y la guerrilla. Se trata de los niños, niñas y jóvenes reclutados de forma inmisericorde por la guerrilla y (en su momento) por los grupos paramilitares. Inmersos en actos de violencia a la fuerza, se trata de una de las peores formas de degradación del conflicto en Colombia.

Entre 1999 y 2015 el ICBF ha atendido a cerca de 6.000 menores reclutados, cifra claramente inferior a la realidad. ¿Qué proporción de los guerrilleros que son jóvenes adultos fueron reclutados de niños?

Si a los niños, niñas y adolescentes víctimas del reclutamiento ilegal no se les restablece y reparan integralmente sus derechos, estaremos frente a un sapo indigerible, de funestas consecuencias para la sociedad colombiana.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Jaime Espinosa

24/02/2015 9:16 PM

Jairo se les puede decir Santistas.
Ahora están recorriendo las carcees para buscar el respaldo de toda clase de criminales bajo el pretexto de que si votan respaldan el supuesto “proceso de paz” también seran absueltos de todo pecado. Es decir se convertirán en sapos del monte alegre.

santiago ramirez

24/02/2015 2:08 PM

Cómo se le dice a alguien que trata de engañar y estafar a 45 millones de personas disfrazando de sapo no una sino miles de masacres y de secuestros, y de asesinatos, y de extorsiones, y de mutilados, y de violaciones, y de desplazados y de asaltos y de robos ….
Cómo se le dice a esa persona? Satanás ? Sátrapa ?
No tragamos sapos, y menos sapos tóxicos y envenenados por mucho que los cocinen y los condimenten.
Qué le importa a los mercaderes de la libertad de EE UU o a los sabios de la fraternidad de Europa la impunidad en que insiste JM Santos para los criminales más aberrados de Latinoamérica ? Que quede constancia histórica del benplácito gringo y europeo con el pacto diabólico de impunidad para las Farc

jairohurtadoo

24/02/2015 9:53 AM

Rafael Orduz. Muy claro su comentario, pero noto una resignación o dado por hecho que esos sapos nos los tenemos que tragar. Bueno quienes estamos comprometidos con el País-Centro democrático- no permitiremos que se haga con la justicia, la constitución y el Estado Social de Derecho, una fiesta de imaginarios buenos de paz. No hay espacio para la intimidación del Gobierno. <Bien lo dijo el Secretario General de las <Naciones Unidas, esto debe estar en el consenso de todos los colombianos y hay más del 50% que no queremos sapos en ninguna de nuestras meriendas.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido