Photo Uribe
Logo Small

Sábado 20 de Octubre del 2018

Espejos de conflictos

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 23/08/2015

 

Ilustración: Esteban París

Semana sangrienta en El Salvador: 125 muertos en tres días. Las maras (pandillas) chocan con el Estado. ¿Un punto de referencia frente a escenarios futuros de posconflicto en Colombia? Reflexión.

Las estadísticas dicen que en El Salvador, en 2015, según la prensa internacional basada en cifras oficiales, van 42 policías, 16 militares y un fiscal asesinados en el contexto de la violencia que desencadena el choque de las fuerzas estatales con las pandillas, conocidas allí como “maras”. Es tal el nivel de letalidad de aquel conflicto urbano que entre el domingo y el martes pasados, es decir, en 72 horas, hubo 125 homicidios.

Además de solidaridad y preocupación frente a esa ola de inseguridad en un país de 21 mil kilómetros cuadrados, extensión geográfica que equivale a la tercera parte del departamento de Antioquia, hay que mirar, como en un espejo, los parecidos y reparos que nos pueda sugerir una patria que, tras 23 años del fin de su conflicto armado interno, se ve golpeada por graves fenómenos de violencia urbana y estructuras criminales.

El Salvador, por supuesto, está inmerso en el contexto de la gran empresa criminal e internacional del narcotráfico y recibe los coletazos de las mafias mexicanas. Y en ese remolino delincuencial son los niños y jóvenes los que llevan la peor parte, convertidos en víctimas y victimarios por el poderoso y copioso influjo de las maras, con filiales en las calles de E.U., desde donde han sido expulsados miles de “marreros” en los últimos cinco años.

Analistas de esta nación centroamericana sostienen que la violencia callejera actual es una “verdadera confrontación” entre las fuerzas militares y de policía y las bandas criminales.

Mirar El Salvador es aproximarse, en parte, a algunos problemas colombianos y a escenarios reales o potenciales de nuestro conflicto, se dé o no la desmovilización de las Farc, que se sumaría a la ya cumplida por las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), entre 2003 y 2006.

Es posible mirarnos en ese espejo y proyectar nuevas dinámicas que podría alimentar o traer el llamado posconflicto en ciudades capitales como Cali, Barranquilla, Bogotá, Cartagena, Cúcuta, Manizales y Medellín, entre otras.

Los informes más recientes sobre narcotráfico en Colombia son inquietantes: la siembra de coca creció y en los centros urbanos hay superestructuras criminales como “los Urabeños”, “la Oficina” y “los Rastrojos” que, además de mantener estrechos vínculos con carteles mexicanos, tienen presencia y control sobre territorios y organizaciones criminales en todos los niveles: desde los llamados combos barriales, en esquinas y cuadras, hasta sofisticadas oficinas de cobro y manejo del macro y del microtráfico.

En Medellín, por ejemplo, según investigaciones recientes, se sabe que las pandillas siguen siendo estructuras recurridas por niños, adolescentes y adultos jóvenes para conseguir afecto, reconocimiento y protagonismo. Y también que las bandas los reclutan por la vía de esa atracción o por la intimidación y la fuerza.

En ese caldo también flotarán decenas de desmovilizados, que tienen entrenamiento militar, que ejercieron y sufrieron la violencia armada y que de no encontrar condiciones adecuadas y efectivas de adaptación social y de incorporación al circuito laboral pueden recaer en nuevas modalidades, dinámicas y grupos criminales.

La pretensión de estas líneas no es vaticinar un maremágnum de conflictos más agitado aún por los reinsertados. O sentenciar, con tantas diferencias como tenemos, que nos espera el camino de El Salvador. Se trata de advertir fenómenos y pensar que los próximos alcaldes y gobernadores podrían afrontar un escenario de posconflicto y requerirán herramientas de análisis y acción para evitar explosiones similares de inseguridad y violencia urbanas.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed