Photo Uribe
Logo Small

Sábado 22 de Septiembre del 2018

Foro agrario imaginable y manipulable

Los mamertos, en materia de discusión, son, definitivamente, incurables. Hoy están tratando de hacer lo que hacen desde hace más de seis décadas: hacer pasar sus ideas dictatoriales minoritarias como si fueran las ideas de las mayorías. O, lo que es peor, substituir las tesis pluralistas y libres de unos, por las tesis cerradas de ellos.

 

Eso se ve en la forma como están abordando el llamado “foro agrario” que sesionará en Bogotá durante tres días a partir de este 17 de diciembre. Según ellos, ese escenario se convertirá en un “mecanismo de participación de la sociedad civil” en las negociaciones entre las Farc y el gobierno de Santos en La Habana. Alfredo Molano, uno de los impulsores del “foro”, asegura que éste recogerá las propuestas de los “colombianos sin fusil”, para llevárselas, deducimos, a los “colombianos con fusil”, que es como algunos quieren que veamos a las angelicales Farc.

 

En un artículo, Molano indicó quien podrá participar en el “foro agrario” organizado por un grupo de profesores de la Universidad Nacional con ayuda de la Oficina de las Naciones Unidas en Bogotá: “los académicos, empresarios, indígenas, afros, campesinos, organizaciones sociales y un variado espectro de la sociedad organizada”.

 

Ese “foro”, promete Molano, será muy “democrático” pues allí se “escucharán todas las opiniones”. Los ciudadanos que quieran, a título personal o de un grupo, podrá presentar las “propuestas agrarias” que quieran.  ¿Sera verdad tanta belleza?

 

No es sino leer lo que escriben los inventores del “foro” para ver más claro. ¿Irán realmente los representantes de los gremios, sobre todo el agrario y ganadero, los sectores privados  y públicos que tienen que ver con la realidad de ese sector? ¿O sólo tendrán la voz cantante los grupúsculos, las misteriosas “organizaciones campesinas”, o las Ong involucradas en atrocidades como las de Curbaradó y Jiguamiandó, en 2009 y 2010?

 

En el mejor de los casos, el “foro” no escuchará realmente a todos. Ese foro que nadie estaba pidiendo y que emerge como una iniciativa de las Farc, está concebido como un corsé que impedirá que el pensamiento de todos sobre el tema agrario y sobre las conversaciones “de paz” en La Habana, sea escuchado y respetado. Será un foro para dar la sensación, sobre todo en Europa y Estados Unidos, de que los colombianos sin voz son oídos por los negociadores en La Habana. En realidad, al final, las ideas de todos ellos se habrán esfumado.

 

El “foro agrario” abrirá con una “ponencia” de Darío Fajardo, un profesor de la Universidad Nacional, quien dará el tono y la orientación general a la discusión. Después, durante tres semanas, los 1.200 asistentes (no admitirán a nadie más), podrán tomar la palabra pero sólo durante ocho minutos cada uno. Y ahí termina la intervención de los ciudadanos, pues lo que viene enseguida es la puesta en marcha de una maquinaria para pulverizar lo que ellos dijeron y sacar varios textos nuevos, los cuales terminarán  convertidos en otros textos, y finalmente en una suerte de síntesis, o de texto final único, que alguien llevará a La Habana, sin que nadie haya ni tiempo ni posibilidad de discutir una sola de las líneas finales.

 

No exagero. Alejo Vargas, otra eminencia de la Universidad Nacional, explica la metodología que aplicará en el foro. Primero, en el panel, algunos asistentes presentan unas “breves ponencias sobre el desarrollo rural integral”. Después, dice Vargas, “entre la tarde del primer día y la mañana del segundo, los asistentes, distribuidos en 20 mesas [cada una de 60 personas], presentarán sus propuestas. En la tarde del segundo día se recogerán las propuestas. De allí se sacarán 20 relatorías, que posteriormente se reunirán en diez y, finalmente, en un solo texto.”

 

Vargas no explica quien redactará las primeras 20 propuestas ni quien las reducirá a diez, ni quien la convertirá en texto final. No dice si el texto final será sometido a la aprobación de los participantes. No lo dice, pues no habrá tal mecanismo que podría contrariar a los que quieren imponer una línea determinada. El hecho de cómo se pasa en sólo unas horas de 1.200 textos o declaraciones iniciales, a una síntesis final, escrita tras bambalinas, es un misterio. Por otra parte, la clausura del “foro” estará a cargo, anuncia Alfredo Molano, del polémico cura Francisco de Roux, que es un sabio, como todos saben, en cuestiones de agricultura y ganadería capitalista.

 

El foro que comienza con Darío Fajardo y termina con Francisco de Roux será controlado en todos sus detalles, de principio a fin, y de manera excluyente, por miembros de grupúsculos de izquierda.

 

¿Alguien puede creer que en esas condiciones, el texto que saldrá de ese evento habrá sido redactado con la transparencia, neutralidad y equilibrio que la ciudadanía puede esperar?

 

La meta de ese tinglado es muy claro: llevar a La Habana un documento agrario que coincida con lo que piensan las Farc del agro colombiano. Que los “colombianos sin fusil” digan que concuerdan, en esa crucial materia, con los “colombianos con fusil”. ¿Y ante semejante movida qué podrán hacer los negociadores de Santos? Someterse. ¿No es esa una manera insidiosa de ponerles una mordaza más a la tímida y callada comisión gubernamental en La Habana?

 

Desde ya se puede saber qué dirá el texto que aterrizará en La Habana en enero: que si queremos la paz habrá que “dejarles a las Farc el territorio que han dominado”; que la pequeña propiedad es mejor que los grandes cultivos, que hay que oponerse al desarrollo capitalista del agro, que hay que “acabar” con los propietarios de tierras, que hay que discutir una “estrategia de choque que nos lleve a una redistribución de la tierra”, que hay que favorecer un “modelo de desarrollo campesino” y no un modelo de desarrollo empresarial, etc.

 

¿No es eso, precisamente, lo que los amigos del “foro agrario” están diciendo en estos días? Uno de ellos, el columnista León Valencia, es el autor de este simpático ultimátum: “o se pacta con los grandes terratenientes o se los doblega, no hay otra alternativa”. Marco Palacios, polémico ex rector de la Universidad Nacional, autor de la frase sobre “dejarles a las Farc el territorio que han dominado”, estima que el país necesita una “reforma agraria radical”. Esta consistiría, según él, en “redistribuir tierras a los trabajadores del campo y a los pequeños propietarios, quitándole poder político a los dueños de la tierra.”

 

Estas son las lindezas, dignas de Pol Pot, que hacer parte del imaginario de estos ilustres guías de la izquierda colombiana. ¿La síntesis final del “foro agrario”, donde cientos de colombianos prestarán de buena fe su concurso, escapará a la funesta ideología?.

Otros artículos en Sin categoría

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed