Lunes 20 de Noviembre del 2017

Gregory A. Fowler debería pedirle perdón a Julie Huynh

Publicado en:

Fcppc  | 

Autor(a): Eduardo Mackenzie  |

Fecha: 27/06/2017

 

FBI - Foto: boingboing.net

Por fin salió del bosque el misterioso "experto” del FBI que orientó la  investigación periodística que publicó la revista PanamPost sobre el brutal atentado en el centro Andino de Bogotá, donde perecieron tres mujeres y otras seis quedaron heridas, el 17 de junio pasado.

Agente especial del FBI retirado desde 2013 y domiciliado en una ciudad de Estados Unidos, Gregory A. Fowler firma un artículo (1) en el que dice que él “apoya el análisis” del PanamPost y que se une al “cuestionamiento [hecho por esa revista] de la investigación del gobierno” colombiano de ese acto terrorista. El señor Fowler no dice que él ha sido la famosa fuente anónima de PanamPost. El escoge una fórmula indirecta para dar a entender eso, quizás, pero sin decirlo explícitamente. Él tiene todo el derecho a obrar de esa manera.

En su artículo, él repite sin sonrojarse las suposiciones infundadas que publicó PanamPost. El texto del ex funcionario del FBI, que PanamPost publicó unas horas después de mi segunda crítica a las alegaciones de esa revista, donde yo emplazo a PanamPost a revelar la identidad del “experto”, pretende justificar el punto de vista de Gregory Fowler y decir que la investigación oficial colombiana es, en su opinión, “errónea”. En cambio, el análisis de PanamPost, nos dice, es “apropiado y razonable”.

Su diagnóstico se articula en torno de expresiones como “aparentemente”, “es posible”, “puede ser” que son desaconsejadas en estos casos, sobre todo cuando se exige la mayor precisión al tratar de plantear hipótesis y de proponer certitudes. Tales expresiones muestran la incapacidad en que se encuentra el ex agente especial del FBI para emitir un juicio a distancia sobre los interrogantes concretos que genera ese atentado. Lo peor, en mi opinión, es que, empleando esas fórmulas dubitativas y vacilantes, él se permite continuar la infame campaña de PanamPost y de otros que pretenden mostrar a la joven estudiante francesa, Julie Huynh, la primera víctima fatal del ataque al centro Andino, como la terrorista que llevó a ese lugar la bomba.

Gregory Fowler parece no darse cuenta del daño moral causado por los textos de PanamPost que él apoya, si no inspira, y por los del periodista Ricardo Puentes Melo, que van en esa misma línea. Los dos pretenden arrojar un manto de duda sobre la difunta y su madre.

Sin embargo, en el artículo de Gregory Fowler no encontramos ni una palabra de excusa ni de perdón por el daño causado a Julie Huynh y a Nathalie Levrand.

En caso de que el ex agente del FBI ignore que efectos devastadores han tenido los textos de PanamPost, le diré algo: los artículos de PanamPost y de Ricardo Puentes fueron seguidos de mensajes anónimos, denigrantes y mentirosos en twitter y otros medios contra “la francesa terrorista”.  Hoy circulan fotos y textos destinados a confundir el público no enterado y ha alebrestar los espíritus de gente que aunque politizada es incapaz de reflexionar sobre el sentido de ese expediente.

Por ejemplo, en las redes sociales circula una foto cuya leyenda dice: “Ahí está la francesa que cargaba la bombona del cc Andino”. En la foto no aparece Julie Huynh, claro, pero qué importa: la amalgama  desinformadora quede así hecha, el mal queda así hecho. En realidad, quienes aparecen en la foto son alias Iván Márquez, Tanja la holandesa de las Farc, alias Mistral, una francesa de las Farc y el otro jefe de las Farc, Santrich. Nunca Julie se reunió con esa gente pero la frase  dice lo contrario: “Ahí está la francesa que cargaba la bombona del cc Andino”. Ante semejante “prueba” visual muchos quedaron alineados.

Poco después, alguien puso en circulación un texto no menos perverso contra la mamá de Julie, herida también en el atentado del Andino. Ese texto, enviado por WhatsApp, es un coctel tóxico que  inventa, miente, afirma y pregunta: “La francesa era muy amiga de Iván Cepeda [un jefe comunista], fue con ella a dos recepciones en la embajada de Francia. ¿Quién pagó el viaje a Cuba? ¿Por qué tiene escolta la mamá [de Julie] en la clínica? Las donaciones a la ONG muchas dadas por Iván Cepeda. ¿Por qué el nombre y la foto de la mamá de la francesa no está en los medios de comunicación?”.

Enseguida, los falsificadores pusieron en circulación otra frase: “A Colombia puede venir cualquier hijo de puta extranjero a matar gente y los convertimos en héroes y políticos millonarios y a vivir bajo sus órdenes”. Todo eso sobre dos fotos: una de Julie Huynh y otra de Tanja la holandesa.

Otra foto de Julie ilustra esta soflama, falsamente épica: “No podrán este tipo de acciones terroristas amedrentar a nuestro pueblo, ni impedir el deseo de paz de las mayorías”. Quien firma eso es nada menos que las Farc. La foto de Julie lleva un sello que dice “Farc-EP, paz con justicia social”.

Como si eso fuera poco, cuando las acusaciones contra la joven de 23 años destrozada por la bomba en el centro Andino comenzaban a naufragar, apareció otra campaña no menos lunática. Su objetivo: mostrar a la mamá de Julie como una veterana guerrillera. Un texto anónimo aseguró que la mamá de Julie Huynh había sido una militante de la banda MRTA y que ella había pagado varios años de cárcel en Perú. Todo era falso: le achacaban a la señora Levrand la biografía de una verdadera terrorista americana, Lori Berenson. ¿Confusión o desinformación?

El 23 de junio circuló  en las redes sociales otro texto que dice que la bomba  era “de las Farc” y que la mamá esperaba a Julie con una escolta fuera del centro atacado  “mientras [Julie] preparaba bomba en el baño, para colocarla seguramente en el 2do piso en un sitio de mayor impacto”. Ese texto agrega que Julie era “la amante  del narco guerrillero de Antioquia ‘Calarcá’”. Termina diciendo: ”Cada vez sabemos más datos nuevos”.

Hubo, desde luego, textos en las redes sociales con nombre propio. Ricardo Puentes envió este: “La francesa víctima de la bomba en el Andino laboraba en una ONG donde trabajan bandidos a los que llaman ‘excombatientes’. Mmmmm”. Y este otro: “Viaje relámpago de la francesa. Se fue a  Cuba el 8 de junio y ya hoy estaba en el C. Andino donde fue la primera víctima de la bomba. Mmmm”. La onomatopeya utilizada por Puentes dice: eso la hace culpable.

Parece que a Gregory Fowler y a Ricardo Puentes les importa muy poco el daño causado con sus insinuaciones “técnicas” a esas personas que no podían defenderse. Julie estaba muerta y su mamá había salido herida del centro comercial Andino y llevada a una clínica. Elles fueron el blanco inocente de los terroristas y también, enseguida, de esas suputaciones abyectas y cobardes. Los autores de esto último estaban convencidos de estar en su derecho. Las dos víctimas eran, para ellos, aunque sin base alguna, guerrilleras que habían ido a Colombia a matar gente. El experto del FBI podrá decir ahora que su intención no era eso al señalar desde Estados Unidos a Julia Huynh como “la mayor sospechosa” del atentado en un centro comercial de Bogotá. Él puede decir lo que quiera. Mientras no pida perdón a la familia Huynh por lo que ha hecho no tendrá autoridad moral para criticar la investigación colombiana, que, pese a sus defectos, tuvo la decencia de no acusa sin pruebas a las víctimas de este asunto.

Gregory Fowler no dice en su artículo qué piensa de las capturas de las ocho personas realizadas el 23 de junio por la Fiscalía y la Sijin. Hubiera podido decir algo pues esas capturas se conocían  al momento de redactar su texto. ¿También son “erróneas”? ¿Está molesto pues ello desploma su teoría de que Julie “haya iniciado el artefacto a propósito o que lo haya detonado accidentalmente mientras preparaba o armaba la bomba”? Los detenidos son ocho individuos, cuatro mujeres y cuatro hombres. Les encontraron armas, falsos papeles de identidad, esquemas y objetos para armar bombas, detonadores y propaganda.  Dos de ellos habían sido detenidos el 16 de marzo en Bogotá portando explosivos y diagramas de comando. Todos han sido acusados por las autoridades de ser miembros de una banda poco conocida, el MRP. ¿Qué dice ante eso el agente especial del FBI? ¿Que la Fiscalía está engañando a la opinión? ¿Qué está “manipulando evidencia”? Sería bueno saber qué alcanza a ver desde tan lejos.

Como hasta ahora no hay nada que desmienta la inocencia de Julie Huynh y de su madre, una parte de la opinión pública espera que Gregory Fowler presente sus excusas.

(1).- https://es.pana…

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido