Photo Uribe
Logo Small

Martes 12 de Diciembre del 2017

¿Homicidios de ciudad enferma?

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Carlos Alberto Giraldo Monsalve  |

Fecha: 19/07/2015

 

Foto: 123rf.com

Esta semana apareció el cadáver de una mujer metido en una maleta de viaje y dentro de un carrito de supermercado. Estaba junto a una caja de gaseosas. Fue en el barrio Campo Valdés, en la ladera nororiental de Medellín.

Ya en mayo pasado las autoridades encontraron otros dos cuerpos, también enmaletados, en los barrios Olaya y Estadio, al occidente.

En marzo de este año, en Caldas, sur del área metropolitana de Medellín, un exsoldado profesional recién salido de la cárcel asfixió a su suegra y descuartizó a su hija de 17 años. Había pagado una condena de 28 años por otro feminicidio a puñaladas.

En noviembre pasado, un italiano y su esposa fueron sacados de su apartamento y aparecieron en dos despoblados con señales de tortura y asfixia mecánica. En junio de 2014, apareció el cuerpo desmembrado de un fiscal en los alrededores de la Autopista Medellín-Bogotá.

En un ritual satánico, en enero de 2013, en Aranjuez, una mujer le succionó los ojos a su hijo de seis años y lo mató delante de su hermanito de dos años. En septiembre de 2010, en el barrio Jardín, otro sujeto asesinó a su expareja y luego ahogó a su niña de cinco años dentro de la lavadora.

En abril de 2009, después de una fiesta a puerta cerrada, en el barrio Boston, las dos acompañantes de un hombre aparecieron metidas en canecas llenas con cemento. El caso no se ha resuelto.

Se trata de hechos aislados, protagonizados por autores totalmente desconocidos entre sí y con móviles disímiles. En años y lugares diferentes del Valle de Aburrá. Pero son todos homicidios aterradores.

Algunos han sido rompecabezas muy difíciles de armar para las autoridades policiales y judiciales, y otros han sido asesinatos evidentes que reflejan un odio y una premeditación inquietantes.

Medellín ha crecido a ritmo vertiginoso los últimos 15 años. Con gente llegada de tantos lados del país y del exterior. Y ya corren bajo sus aguas ciertas manifestaciones asesinas más allá de las asociadas al crimen organizado y su violencia barrial. Tampoco se originan en el conflicto armado interno que azota al país hace más de medio siglo.

O al menos, los homicidios que reseñé no tienen esos orígenes y apariencia inmediatos. Más bien se asemejan a la intolerancia de una sociedad que reclama afecto y cuidado mental. Que requiere el trabajo intenso y de gran penetración social de sicólogos y siquiatras. A veces, al salir a la calle, se advierten muchos rostros desencajados. Molestos. Odiosos. Ensimismados. Y uno siente esa perturbación que en algún momento estalla en estas brutalidades.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Jaime Espinosa

20/07/2015 3:17 AM

Echarle la culpa de esta violencia al crecimiento vertiginoso de la ciudad y al mismo tiempo aseverar que no se origina en el conflicto armado de más de 50 años en que nos sumergió el terrorismo de las Farc y el Eln es un despropósito.¿Qué diría el escritor de New York? La capital del mundo, rica y admirada precisamente por todo lo contrarío. Allí el crecimiento es mas que vertiginoso con etnias que superan el centenar, venidas de todos los rincones del orbe, allá eso es lo grande de la ciudad. Mientras para el autor 50 años de crimenes, de infiltración educativa, de saber que se descuartiza a nuestros semejantes con minas, que a los enemigos se mandan a matar o se encarcelan injustamente, que carecemos de justicia sería, que por eso no hay trabajo ni inversión mucho menos oportunidades.

Jaime Espinosa

19/07/2015 1:25 PM

Lo que también se advierte es una total carencia de una justicia seria y coherente en todo el país. Esa es una de las principales razones para que florezcan estos crímenes pero también para que se deteriore todo el estado. Empresas que tiene que cerrar sus puertas ó trasladarse a otras latitudes aduciendo inseguridad incluyendo el robo de mercancías en carreteras. El crimen organizado y un gobierno negociando su futuro con el narcoterrorismo aterra a propios y extraños y sin duda es factor determinante en estos hechos. ¿Cuantas empresas han cerrado sus actividades en estos últimos 5 años para emprender la marcha del exilio y sus propietarios y altos ejecutivos poderse proteger de la extorcion y la violencia?

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido