Photo Uribe
Logo Small

Domingo 23 de Septiembre del 2018

La bancarrota de la “izquierda” y sus intelectuales

Autor(a): Pedro Aja Castaño  | 

Fecha: 29/04/2018

Exclusivo para FCPPC
 

ADN humano - Ilustración: comofuncionaque.com

La izquierda admira la pobreza, pero la pobreza ajena, porque de pobres no tienen nada.

La economía sucia, el narcotráfico, la estafa, el fraude y la corrupción son plagas contemporáneas cobijadas por ese antivalor, ese que sostiene que somos más felices si nos enriquecemos sea como sea.
Pepe Mujica

El presente escrito se refiere a una alegoría con animales que utiliza Heinz Dieterich Steffens, el fundador del socialismo del Siglo XXI, para referirse a los intelectuales de la izquierda. Pareciera que esos señores dan de lo que sienten que tienen en su ADN. Esos ‘revolucionarios’ del Chicó nos tratan a los uribistas de bestias. Sin embargo, mi conclusión es que nadie sensible e inteligente, de acuerdo con la nueva ola animalista y ambiental, puede ser de izquierda si está a favor del maltrato a los animales. Y no sé si la mentalidad izquierdista sea la que se utiliza para montar la comodidad de los caballos cuando los otros andan en alpargatas, en la que uno se sube por la izquierda y se baja por la derecha con una buena fortuna en los bancos. Pero quizá esa confusión se deba a Aristóteles quien consideraba al hombre como un animal racional y político. Y sí, puede que los uribistas seamos como cierto animal que no se deja capar dos veces. Ya Petro nos ‘capó’ en Bogotá y ahora pretende hacerlo con Colombia. Pero como le decía un ilustre bigotudo al gringo del momento: ¡Mamola! Sin embargo, ese desafuero izquierdoso es aún más triste cuando vemos lo que escribe Heinz Dieterich sobre la izquierda caviar.

El título de este artículo no es mío. Lo inventó Heinz Dieterich. Publicó su escrito en el periódico Rebelión, el 28 de febrero de 2004, y esta es su justificación: “Durante mi estancia en la Feria Internacional del Libro, en La Habana, varios intelectuales internacionales y cubanos saludaron este análisis y propusieron su ampliación. Esta es la versión revisada.” Por lo tanto mi consideración del texto de quien fuera asesor de Hugo Chávez no tiene otro fin sino el de entender por qué la izquierda fracasa, según lo asegura el mejor de sus exponentes, y lo explica en muchos de sus artículos relacionados con el desastre venezolano.
Quizá sea su entrenamiento en la autocrítica marxista lo que lo llevó a la honestidad descarnada con la que expone la situación de la izquierda. Así describe Dieterich la condición humana de sus intelectuales:
“Si George Orwell volviera a escribir su sátira Rebelión en la Granja (Animal Farm), sobre el régimen stalinista, (sic) pero usando como tópico la situación de la izquierda contemporánea y sus intelectuales, diagnosticaría probablemente que los especímenes dominantes no son los cerdos y los perros, sino los topos y las gallinas, apoyados por los camaleones.”

Para no ofender, dejo a su interpretación cuál sería el equivalente humano de un ‘topo,’ una ‘gallina’ y un ‘camaleón.’ Más adelante presento lo que piensa Dieterich. Pero lo que sí queda claro es la incapacidad de los izquierdistas para entender su entorno político: “A la pregunta sobre las características que tendría la alternativa al neoliberalismo que la docta ignorancia supuestamente está buscando sin encontrarla, la respuesta es: No lo tenemos claro. Nosotros supimos resistir al neoliberalismo, pero no somos capaces, hasta ahora, de saber cómo se sale de este modelo. Sabemos lo que no queremos." En vista de lo anterior, lo que predijo Dieterich en el 2004, se cumplió en el 2018. Lea los siguientes titulares sobre Heinz Dieterich y Venezuela: “Nicolás Maduro es un inepto: Heinz Dieterich, el padre del… – Kienyke”; “Heinz Dieterich: "Venezuela está a un paso del abismo, va hacia – Clarín” Por eso Petro pretende ‘desmarcarse’ de Venezuela, pero nadie le come cuento.

Cuando la izquierda mundial se enfrenta a las complejidades contemporáneas del mercado su desorientación es total. Cita Dieterich de parte de uno de los asistentes a un foro: “Plantear que la única alternativa al caos neoliberal es el socialismo del siglo XXI, son "ampulosidades grandilocuentes", dijo otro protagonista de la Granja Global en uno de los Foros de Porto Alegre, el cual, recalcó que no es "un foro para un retorno al pasado… No puedo decir cuál es la opción viable y creo que ni aquí ni en Davos lo sabemos", pero es "demasiado pronto para formar un programa único de acción."

Continuó Dieterich con las diferentes máscaras del modo operativo de la izquierda que hace ruido, pero no resuelve nada: “El movimiento altermundista es un arma que debe ser ‘afilada’ contra el nuevo imperialismo, se afirmó en el Foro Social Mundial de Mumbai. Sin embargo, en la horizontalidad del evento no se concretizó la necesaria configuración paradigmática antisistémica, sino todo quedó parcializado en propuestas keynesianas, posibles protestas contra corporaciones particulares beneficiadas por la invasión a Irak, la secularidad de la esfera pública, la opresión de la mujer, la dignidad multicultural, la preservación ecológica y el regreso al socialismo del pasado, entre otros.” Por eso en Colombia y el mundo los izquierdistas llevan a cabo protestas, movimientos, paros, conversatorios; o escriben artículos y libros izquierdistas y nada cambia. Eso lleva a la gente a un movimiento psicológico de aislamiento, resignación, migración hacia actividades sustitutivas de la política. El ‘perdón y la reconciliación’, por ejemplo, se instalan como argumentos de una situación que requiere análisis; y no lo hay porque no pueden entender lo que desean cambiar.

Llama la atención que Dieterich no solo se refiere a los eventos y foros, sino a los duros textos izquierdistas de análisis. Consideren esto: “El más talentoso crítico anticapitalista de la República Federal de Alemania, Robert Kurz, después de examinar a lo largo de ochocientas páginas el sistema en su obra, “El libro negro del capitalismo – Canto fúnebre a la economía de mercado”, llega a la conclusión de que es probable que no vaya a haber un "nuevo movimiento de emancipación social." Y la incapacidad de análisis de la izquierda intelectual y el sistema creado, la concreta Dieterich así:

LA FALTA DE PREPARACIÓN CIENTÍFICA. “El actual dilema de la izquierda y sus intelectuales resulta, en términos generales, de tres elementos. El primer factor es una falta de conocimiento de la epistemología y metodología científica. La gran mayoría de los intelectuales renombrados y muchos cuadros dirigentes recibieron su formación intelectual en las ciencias sociales, abogacía, periodismo, filosofía, filología o literatura que, sin excepción, favorecen el pensamiento ensayístico en detrimento del rigor analítico del protocolo científico y que, además, se destacan, por lo general, de una organización monodisciplinaria decimonónica y la desligación (sic) completa de las ciencias de la naturaleza.

LOS PRIVILEGIOS DE LA IZQUIERDA. “A ese iliteratismo (sic) epistemológico-metodológico se une una posición de clase privilegiada que se concretiza en una situación social concreta muy diferente a la de las bases sociales. Ese obrerismo aristocrático, (Antonio Caballero & Co.) ya analizado por Friedrich Engels, y las prebendas de los intelectuales, generan en la mayoría de los casos, la tendencia de priorizar el mantenimiento del status quo, sobre la promoción decidida de un proyecto histórico antisistémico, que invariablemente será sancionado por el sistema y que hace imposible la coexistencia pacífica con los amos del capital.” (Por eso existe un contubernio de la izquierda política con los dueños del poder; ¡porque son inofensivos y solo sirven para hacer bulla electoral!)

LOS NEGOCIOS DE LA IZQUIERDA. “El tercer factor del dilema es la estructura oligopólica del mercado de las ideas y de las innovaciones teóricas, sobre todo en el segmento de la crítica moderada (centroizquierda), pero también, en su segmento marginal anticapitalista. Ese mercado está dominado por unos cuantos grandes periódicos, portales de internet, editoriales, programas de televisión, partidos políticos, foros públicos, estados progresistas, movimientos sociales e intelectuales, orgánicos colectivos e individuales que operan el mercado con la lógica de los Chief Executive Officers (CEO) de las corporaciones transnacionales, protegiendo su cuota de mercado mediante cárteles, métodos de competencia desleal y el abuso del poder.”

Y aquí es donde entra la singular alegoría de los animales para referirse a los intelectuales de izquierda. ¿Cómo describe Dieterich a los topos, gallinas y camaleones?

TOPOS. “El caso de los topos es muy claro. Muchas veces su anticapitalismo es genuino, pero su falta de formación científica los convierte en predicadores de un arma sin filo. Hay otro grupo de personas subjetivamente honestas que sufren una variante de la ceguera de los topos, al haberse quedado estancados en la teoría del conocimiento objetivo decimonónico.” Los dirigentes de las Farc les predicaban a sus pupilos Marx, Hegel, Lenin porque no sabían otra cosa. Pero cuando se enfrentan a ‘las leyes del mercado,’ no son bobos y optan por el mejor negocio de productividad rápida, monumental y barata. Así Petro pretende remplazar la actual cultura y estructura de los sistemas energéticos por otros que solo conoce en teoría, pero cuya complejidad social y económica de implementación no alcanza a vislumbrar. Por eso su discurso suena a populismo puro.

GALLINAS. “Las gallinas, a su vez, son los especímenes más despreciables en la Granja de los Animales. Fingen dificultades objetivas que no existen, para encubrir sus intereses reales y mantener su discurso pseudoradical y pseudosocialista, adecuado a las necesidades de los dueños de la Granja Global.” EJEMPLOS DE GUSTAVO PETRO:

“Yo formo parte de una izquierda nueva. Nunca he militado en una izquierda tradicional. Su espíritu dogmático, sectario y antidemocrático me causa repulsión. Yo pertenezco a la izquierda del siglo XXI” [14 de junio 2008, diario El Espectador.] (Si esa distinción entre ‘nueva’ y ‘tradicional’ fuera cierta y objetiva, pues se vería, y no es así. Miren el siguiente ejemplo de subjetividad irresponsable, sin ninguna prueba estadística.)

“Los verdaderos responsables de la guerra son los que mataron a Gaitán, los que creyeron que bombardeando campesinos arreglaban un problema, los que no han querido entregarles la tierra a quienes quieren hacerla producir, los que viviendo con privilegios no han querido democratizar el Estado” [14 de junio 2008, diario El Espectador.]

“Las FARC no son un proyecto revolucionario sino conservador y retrógrado” [14 de junio 2008, diario El Espectador.] (¿Pero por qué un creciente número de colombianos asocia a Petro con las Farc a pesar de que Timochenko haya sido su candidato? Sencillamente porque esa ‘izquierda’ no ha sido capaz de crear la diferencia.)

“Santos tiene que decidir si es un presidente reformador, que lo llevaría a ser el presidente de la paz, o si es el presidente del estatus quo, que lo llevaría a ser el de la guerra.” (Pero Petro apoyó a Santos para su reelección. ¿Qué es eso? Ambivalencia moral y mental.)

“Yo no vine a hacer pobres a los ricos sino ricos a los pobres” (Demagogia pura. Por eso Petro busca las plazas; pero su personalidad no es confiable.)

CAMALEONES. “Mimetizan las expresiones que nacen en la lucha popular para sustituir su propia incapacidad de innovación teórica con conceptos que se convierten en su práctica poco ética en pseudosoluciones o meras consignas vacías para los problemas de la lucha global.” El camaleón político es oportunista, populista, define el delito del narcotráfico como conexo a una supuesta rebelión, se inventa la JEP, convive con las diferentes formas de corrupción, criminaliza espacios con la excusa de la ausencia del estado, a nombre de la sacrosanta libertad de expresión persigue políticamente, la justicia la convierte en cómplice de sus intereses, etc. y todo lo anterior puede hacerse a nombre de un principio sagrado, una causa, un capricho, un negocio, el necesario contubernio con la delincuencia, o un mercado ilegal.

Si usted argumenta que los mismos crímenes los cometen los de la derecha, yo digo que sí. ¿Cuál es la diferencia? En que los crímenes cometidos por los ciudadanos de derecha, se juzgan mediante un sistema que nadie discute, en el que hay oportunidades de defensa. El estado, la fiscalía Vs Fulano de tal, tiene reglas que garantizan un debido y justo proceso incluso a los criminales de izquierda. ¿Existe un justo proceso para los disidentes de un régimen comunista? No. Pero por otra parte, los camaradas pueden dejar las armas y remplazarlas por nuevos frentes de ataques: el sistema judicial y el congreso, la impunidad, la corrupción oportuna y estratégica, los medios de comunicación enmermelados, cierto sector universitario e intelectual, un empresariado creyente en los ‘resultados’ de un supuesto mejoramiento del PIB si se consolida la paz, etc.

Por lo que lo anterior nos lleva a que la debilidad esencial del proceso de paz guiado por las FARC y el gobierno haya sido la falta de voluntad de quienes lideran el país para ver la realidad que representa la guerrilla tal como es y que se está desarrollando frente a nuestros ojos. No es un movimiento político, sino una organización criminal que encontró impunidad para sus líderes, pero que sigue en innegable actividad delictiva a través de sus disidencias. Por ese motivo el camino hacia el infierno sigue siendo pavimentado con ilusiones y mientras más se pospone el análisis público de lo que sería una mentalidad criminal dirigiendo un país, menos posibilidad de realización hay para esa aspiración de paz.

A lo anterior agreguemos que los de las Farc no han entendido a su ‘líder espiritual’ Pepe Mujica quien dice: “La política no es un pasatiempo, no es una profesión para vivir de ella, es una pasión con el sueño de intentar construir un futuro social mejor; a los que les gusta la plata, bien lejos de la política.” Por eso la izquierda ha fracasado como ideal; porque descubrió cómo atesorar el estiércol del diablo de manera fácil. ¿Habrá que explicárselo a Santrich & Co.? ¿Por qué Iván Márquez le creyó a Santrich cuando le dijo: “Tú serás el próximo”? ¿Será por eso que regresó a la selva? No lo dude.

Otros artículos en Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed