Photo Uribe
Logo Small

Domingo 18 de Febrero del 2018

LA BURLA DEL “TRABAJO SOCIAL” Y OTRAS PERLITAS

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Rafael Nieto Loaiza  |

Fecha: 04/05/2014

 

No hubo escándalo con las declaraciones del Fiscal General esta semana sobre la “justicia transicional”. Debería haberlo. El país está anestesiado.

Montealegre sostuvo que, uno, si bien “los crímenes de guerra y los delitos de lesa humanidad, que serían de competencia de la Corte Penal Internacional, tienen que ser investigados por la justicia penal”, una vez producidas las sentencias se establecerían penas alternativas como “el desminado y el trabajo social comunitario”; dos, los crímenes de lesa humanidad y de guerra quedarían cobijados por la figura del “delito político”.

Se concluiría que, como ya lo había dicho antes, “en el marco de la justicia transicional son indultables y amnistiables”; tres, “no puede existir un traslado automático de los beneficios que obtengan los guerrilleros en el marco del proceso de paz y que mecánicamente se traslade a miembros de la Fuerza Pública.

Por eso debe haber un tratamiento “diferencial” y agregó que los “falsos positivos” no pueden entrar en los mecanismos de justicia transicional; finalmente, dijo, “si la condena es por crímenes de guerra, eso no impide la participación en política”. Según el Fiscal, solo condenados por delitos de lesa humanidad tendrían ese impedimento.

Montealegre es un penalista serio y no dudo de sus buenas intenciones, pero excepto en el punto en que los crímenes de lesa humanidad y de guerra tienen que ser investigados y, añado yo, juzgados y condenados, creo que sus planteamientos están profundamente equivocados.

Jurídicamente porque no es cierto que como él dijera y es el trasfondo de toda su argumentación, el derecho a la paz está “por encima de cualquier consideración”. Si fuese así, en búsqueda de “la paz” o de la “superación del conflicto armado” la comunidad internacional habría aceptado la rendición a los nazis o el pacto con ellos, no habría obligado al juzgamiento de hutus y tutsis en Ruanda o la del Khemer Rojo en Cambodia, y no habría establecido un tribunal penal especial para juzgar a los croatas, bosnios y serbios que cometieron crímenes de guerra y de lesa humanidad en la antigua Yugoslavia.

Porque no es así que el derecho internacional prohíbe expresa e inequívocamente las amnistías y los indultos de los crímenes de lesa humanidad y los crímenes de guerra, sin importar si tales amnistías o indultos se producen en el marco de la negociación de un conflicto armado. Y no admite suspensiones de la pena o penas alternativas para tales crímenes. Al contrario, el artículo 77 del Estatuto de la Corte Penal Internacional establece que las penas tienen que ser privativas de la libertad.

Además, el derecho internacional no solo no reconoce la categoría de delitos políticos sino que en el derecho penal contemporáneo la intencionalidad política del delincuente es un agravante y no una razón para exculparlo.

Después, todos los que en el marco del conflicto armado hayan cometido los delitos que se le perdonan a la guerrilla o sobre los cuales reciban beneficios, quedarían cobijados por el perdón y los beneficios. ¿O puede el Fiscal explicar por qué quienes delinquieron para defender el estado de derecho y el régimen legal vigente no tienen los beneficios que sí obtendrían quienes lo atacaron?

Finalmente, ni los criminales de guerra ni los de lesa humanidad puedan participar en política. Ambos son crímenes internacionales. Los criminales de guerra no son de mejor familia que los de lesa humanidad. Pero el planteamiento es aun más grave si se considera que antes el Fiscal había sostenido que ningún miembro de la guerrilla ha sido condenado por crímenes de lesa humanidad. Es falso, hay decenas condenados por esos delitos, pero lo ha dicho. De manera que, según la tesis de Montealegre, si solo los criminales de lesa humanidad están impedidos de hacer política y ningún guerrillero ha sido condenado por tales crímenes, hoy todos podrían hacer política sin restricciones.

¿Y después nos dicen que este proceso de paz no es de impunidad y para favorecer a los criminales de las Farc?.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Pandacha

07/05/2014 8:20 PM

El fiscal Montealegre se esta moviendo por el filo de la navaja con tales afirmaciones que no son mas que una burla a la seriedad del sistema judicial de cualquier nación seria. Tenemos que irnos preparando para juzgar a esta clase de individuos que no cumplen con su deber y de juzgar e imponer penas de acuerdo a los delitos cometidos, especialmente a los de terrorismo y lesa humanidad.

sadiromero

05/05/2014 9:29 AM

Si aquel que comete un delito, no se arrepiente y somete a la ley, no sera un ciudadano de paz en el futuro, por que siempre encontrara una forma de burlar la ley.
Yo creo que lo primero que deben hacer las farc es despojarse de su arrogancia y simplemente someterse a las leyes colombianas, ademas de suplicar misericordia por que es lo menos que nos merecemos los colombianos.
También creo que el gobierno jamas debería concederle a las farc el carácter político que ellos quieren por que la historia reza que lo que han hecho toda su existencia es cometer delitos contra la sociedad civil a la que jamas han representado.

Jaime Espinosa

04/05/2014 11:26 PM

Recordemos que el lo explico públicamente, que la fiscalia los investigaría, les abrirían cargos de crímenes, incluyendo de lesa humanidad y de guerra y despues de incluirlos todos los crímenes, por atroces que ellos hayan sido, se les aplicara su justicia transmisional, que pode ir desde una reprimenda a una mueca y él cree que despues no habrá poder humano, ni aquí ni en ninguna corte internacional que lo toque a él o los narcoterroristas de las FARC así juzgados. Ahora refino, inventando lo de horas comunitarias. Y eso lo llamo Sapos que tendremos que tragarnos.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido