Jueves 23 de Noviembre del 2017

La corrupción que pagamos

Publicado en:

El Espectador  | 

Autor(a): Luis Carvajal Basto  |

Fecha: 23/10/2016

 

Luis Eduardo Montealegre Lynett - Foto: elespectador.com

La indiferencia ciudadana frente a la corrupción es una forma pasiva de participar de ella. Ahora pagaremos ese desinterés con más impuestos.

La reforma tributaria responde a una menguada realidad fiscal luego de la caída en los precios del petróleo. Desde ese punto de vista, sustentar las condiciones para que el Estado funcione y pueda cumplir sus objetivos, se ha justificado. Con frecuencia los ministros explican los tributos con los problemas que con ellos se pueden resolver. Eso es verdad, aunque a medias porque, todos sabemos, gran parte de los recursos públicos se pierden y dilapidan. Como si no fueran de nadie.

El Partido Liberal, soporte de la coalición, ha dicho que no le jala a la reforma por “inoportuna e inconveniente”. Y eso también es verdad: ningún momento peor que el actual, luego del plebiscito, en una coyuntura de relativa debilidad del gobierno ante la opinión, para soltar semejante bomba. Habría que añadir, incompleta: va a ser muy difícil explicar la ampliación de la base tributaria o castigar con cárcel la evasión mientras corrupción y corruptos siguen tan campantes. Le queda faltando, a la reforma, un capítulo que haga factible tanta “carreta” anti corrupción.

Con los ajustes se quieren conseguir 7 billones de pesos “extra” en 2017.Las medidas contra la evasión proporcionarán, con el tiempo y de manera permanente, importantes recursos adicionales, proyectados en 5 billones desde 2020.Curiosamente esas cifras se parecen a los estimados de corrupción en el país: ya en 2013 la Contraloría General de la República calculó en 14 billones, 1.6% del PIB del momento, el valor de los dineros que se roban. Hay que decirlo: eso ocurre en las narices de todos, porque nos hemos acostumbrado a convivir con el robo de los recursos públicos y el enriquecimiento de los corruptos es castigado, apenas, excepcionalmente, sin hablar de la inmunidad de las cuentas de sus familiares y testaferros en paraísos fiscales. ¿Dirá algo al respecto la reforma? ¿Qué medidas efectivas ha tomado la DIAN?

Un estudio realizado el año pasado por Transparencia por Colombia y la Universidad Externado entre dirigentes empresariales reconoció que el valor de las mordidas para conseguir contratos equivale al 17.3% de su valor. En las regiones se estima que puede llegar al 50%.

La ciudadanía conoce lo que ocurre pero no reacciona. De acuerdo con Gallup el 85% considera que la corrupción está empeorando. Esa cifra casi coincide con la percepción de corrupción según el observatorio para la democracia de la Universidad de los Andes y la Universidad de Vanderbilt: 79.6%.En América peleamos el campeonato con Venezuela que tiene el 80%.Sabemos que roban. Los estudios no dicen, sin embargo, por qué no hacemos nada.

La reforma va a afectar el consumo y aumentará el costo de vida, dos efectos de la ampliación de la base tributaria y el alza en la tarifa del IVA. La reducción de gravámenes a la inversión e iniciativa privada es consecuente con los niveles globales de impuestos y la rentabilidad esperada. En condiciones muy gravosas la inversión irá a otra parte promoviendo evasión y desempleo. Ante las necesidades del Estado la gente tendrá que pagar más y consumir menos. ¿La corrupción reducirá su tarifa? ¿Reaccionará, por fin, la ciudadanía frente a ella?

Posdata: En un Estado que promueve la Educación como fundamento de equidad, acceso a Internet y Libros tendrían que estar totalmente exentos. Yendo más lejos, deberían ser, dependiendo del estrato, subsidiados.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido