Photo Uribe
Logo Small

Viernes 15 de Diciembre del 2017

La derrota

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Rafael Nieto Loaiza  |

Fecha: 26/06/2016

 

Rodrigo Londoño Echeverri, alias "Timochenko" - Foto: elheraldo.co

Obvio: mejor que las Farc dejen de matarnos a que sigan haciéndolo. Después, ayer no se firmó “la paz”. Se ratificó un cese al fuego bilateral que ya operaba de facto y se estableció que dejarán las armas de manera progresiva a partir de la firma del acuerdo final. Mientras tanto las Farc seguirán delinquiendo. Y, esto sí es un avance, se aclaró que las armas se entregarían a la ONU.

Así que hay que aplaudir que la marca “Farc” desaparezca. Pero urgen un par de advertencias. La primera es que cuando ello ocurra no habrá fin del “conflicto armado” porque quedan dos guerrillas, el Eln fortalecido con hombres y territorios de las Farc, y la disidencia del Epl, y múltiples bandas criminales. Y solamente habrá disminución de la violencia si y solo si, por un lado, el proceso de reinserción de desmovilizados es exitoso, porque de otra manera solo alimentarán la delincuencia, como ocurrió en El Salvador y Guatemala y, por el otro, el Estado logra asestar un golpe definitivo al narcotráfico, que es la gasolina de la violencia. Y en materia de narcotráfico en lugar de avanzar hemos dado un salto atrás de quince años. Por cuenta del Gobierno, tenemos el mismo número de narcocultivos que en el 2001, no hay erradicación, y sí un mensaje permanente de que es un error la lucha contra el narcotráfico y que la marihuana no solo no es dañina sino que es medicinal.

La segunda es que el costo para la democracia y las instituciones republicanas ha sido descomunal:

a. Las Farc y el Gobierno, con complicidad del Congreso, rompieron el principio de la soberanía popular cuando se arrogaron la función constituyente, es decir, el poder de definir el texto de la Constitución, al determinar que los pactos de Cuba harán parte del bloque de constitucionalidad.

b. Hicieron añicos la Constitución y la sustituyeron al darle ese poder a la guerrilla y al Gobierno, al emascular al Congreso, al establecer una justicia especial de paz paralela e independiente del sistema ordinario, al establecer límites a las funciones de control de la Corte Constitucional, y al alterar el mecanismo de aprobación de leyes para que no haya suficiente discusión, análisis o control.

c. Se rompió la separación e independencia de los poderes públicos y se acabó el sistema de frenos y contrapesos indispensable en una democracia al otorgar facultades al presidente para que legisle sin límite y medida, al permitir que el Gobierno y las Farc decidan quiénes serán los jueces de la justicia especial de paz, al establecer que esa justicia estará por encima de las altas Cortes, y al dejar al Congreso como un mero notario frente a los proyectos de ley y de reforma constitucional que proponga el Gobierno.

d. Con todo ello, se permitió que un grupo criminal redefiniera el modelo político y judicial del país.

e. Se premió el uso de la violencia como instrumento político no solo al dejar sin castigo real a los que asesinan sino al darles beneficios políticos como la capacidad de definir la Constitución, darles jurisdicciones electorales especiales para ser elegidos y control de medios de comunicación, y permitirles quedarse con sus fortunas criminales, beneficios que aquellos que nunca han matado ni han violado el código penal no tienen ni tendrán.

f. Se trató a los responsables de los más horribles crímenes de lesa humanidad y de guerra, como iguales, se les puso al mismo nivel del Estado, dándoles una legitimidad que no tienen y, de manera simultánea, poniendo en duda la preeminencia ética del Estado en el uso de la fuerza.

g. Se perdió en la mesa de negociación lo que con tantas vidas y sangre había ganado la Fuerza Pública y se puso a los soldados y policías en una posición jurídica y política inferior a la de los criminales.

Se puede seguir. Repito, hay que aplaudir que las Farc dejen de matar. Pero acá no hubo sino unos ganadores: los criminales. Los demás, la democracia, las instituciones republicanas y los ciudadanos de pie, los que nunca han asesinado ni cometido ningún crimen, la inmensa mayoría, perdieron. Por eso no hubo fiesta en las calles ni celebración. La única victoria es de las Farc.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido