Sábado 18 de Noviembre del 2017

La pedagogía de los escenarios y las ‘predicciones’ de la Rand Corporation

Autor(a): Pedro Aja Castaño  | 

Fecha: 31/10/2016

Exclusivo para FCPPC
 

Rand Corporation - Foto: wpimg.pl

18 Nadie se engañe a sí mismo. Si alguno de vosotros se cree sabio según este mundo, hágase necio a fin de llegar a ser sabio. 19 Porque la sabiduría de este mundo es necedad ante Dios. Pues escrito está: Él es el que confunde a los sabios en su propia astucia. 20 Y también: el Señor conoce los razonamientos de los sabios, los cuales son inútiles. 1 Corintios 3: 18-20

En aprender cómo se juega al póquer se tarda un minuto, en controlar los aspectos del juego toda una vida. – Mike Sexton

La realidad es muy compleja para que quepa en una teoría. Por eso se ha desarrollado la metodología de los escenarios en la que confluyen diferentes variables que, combinadas, nos hacen VER posibilidades diversas de solución o de realidades; algunas de ellas inconcebibles para nuestra limitación racional o lógica que, por ello, rechazamos, a pesar de tener la evidencia ante nuestras narices. Ahora bien, un escenario es un juego de alta probabilidad que nosotros concretamos con nuestras libres decisiones. Sin embargo, el hecho de que con la razón o la lógica podamos VER las soluciones, el QUÉ, no quiere decir que tengamos el CÓMO ni el POR QUÉ. Esa es la dificultad de la metodología. Julio Verne pudo solucionar el problema de llegar a la luna mediante un vehículo, pero no era el adecuado.

Supongo que dentro de la campaña mediática de El Tiempo en apoyo de la paz santista María Isabel Ortiz entrevistó a Adam Kahane un experto en metodología de escenarios para solucionar conflictos quien había trabajado con Santos entre 1996-97. En aquella ocasión idearon cuatro escenarios y cito de “El reto es lograr un acuerdo con el que la gente pueda vivir”: Escenario Uno: ‘Amanecerá y veremos’, en el que los colombianos no se ocupaban del problema y la posibilidad de solucionarlo se hacía cada vez más difícil. Dos, el de ‘Más vale pájaro en mano que cien volando’, en el que la sociedad decidía que había sangrado lo suficiente y en vez de perderlo todo, cedía algunas cosas a los grupos armados. Tres, el de ‘Todos a marchar’, que no se refería a las manifestaciones populares, sino a la posibilidad de que con un mandato firme se pusiera orden al caos institucional que alimentaba el conflicto. Y por último, el de ‘La unión hace la fuerza’, en el que la sociedad civil adoptara la idea de trabajar todos juntos, respetando las diferencias, para salir de la guerra.”

Me preocupa la ‘sabiduría perceptiva’ de María Isabel Ortiz, entrevistadora, que dice: “Aunque este proyecto duró solo un año, los escenarios que logró plantear marcaron la ruta que siguió Colombia en los veinte años posteriores. Hoy, cuando el país espera avances políticos que permitan la implementación de un acuerdo definitivo de paz con las Farc, EL TIEMPO habló con Adam Kahane sobre ese antecedente que recalcó la idea de que un fin negociado del conflicto era posible.” Se olvida Ortiz que además de los cuatro escenarios mencionados hay otros que, convenientemente, elude; pero además, de soslayo menciona el escenario en el que se cede lo no negociable.

Y le añade a la entrevista, el autobombo del entrevistado para determinar que lo que ahora se intenta y que se ‘refleja’ en el escenario ‘La unión hace la fuerza’ es una especie de determinismo porque, supuestamente, está escrito: “Los escenarios eran cuatro posibilidades que podían suceder en la misma línea de tiempo, solo eso. Lo que ha sucedido, que ha sido extraordinario y no fue anticipado por el equipo, es que a la vista de muchos colombianos los escenarios han ocurrido en el orden en que fueron escritos.”Lo que aparenta ser un determinismo, es en realidad una advertencia para cambiar, con nuestra sabia decisión, lo que parece ser un destino ineluctable. Eso se llama libertad.

Me preocupa que no vean en qué consiste lo extraordinario del CÓMO y, quizá, del POR QUÉ, que son ‘señales’ enviadas mediante el plebiscito. Pues al no verlas, van a seguir confiando en la ‘sabiduría mundana’ que puede confundirse ante, precisamente, lo extraordinario que les está señalando la vía correcta que se ha empezado a transitar, pero que cuenta, desde luego, con las impredecibles decisiones de la libertad humana. Hablaremos de eso más adelante. Para completar lo que no dice Kahane, en otra visión paralela de escenarios consignada en “El laberinto colombiano”, págs. 281- 286, los expertos vislumbraron seis.

1. Acuerdo de Paz Exitoso. Con muchos parecidos a lo pretendido con el Acuerdo Final, se asimilaba al escenario salvadoreño. Incorporación de insurgentes al proceso político y la adjudicación del poder político por medio de la disputa electoral (no con curules asignadas a dedo). La supuesta ‘reconciliación’ sería por etapas, no con pastillas propagandísticas. Deposición de armas, no dejación. Reducción de las Fuerzas Armada y reestructuración, asignación a fronteras. (Leer en Semana la pretensión de las Farc: “FARC piden reducir el tamaño de las Fuerzas Militares) La evaluación de lo ocurrido se haría con comisiones ad hocno remplazando la justicia del país. Nuevas instituciones para tutelar la seguridad pública. La paz salvadoreña como la pretendida en Colombia fue una propuesta de laboratorio, sin participación de la sociedad colombiana. Los resultados están a la vista: rechazo y barajar de nuevo. Por eso triunfó el NO, lo que le parece increíble a Kahane.
2. Adversidad superada. Describe la iniciativa del Ejército que le arrebata el papel protagónico a la guerrilla, la reduce, y deja claro que no tiene opciones mediante la vía militar.
3. Empate militar. Es más una explotación política de la guerrilla, aprovechando la debilidad de Santos, que una realidad operacional. El estancamiento aparente del conflicto se hubiera ido resolviendo mediante el DESGASTE DEFINITIVO de la guerrilla, como se ha venido desgastando la izquierda que apoya su proyecto, hasta llevarla a una mesa, pero para acordar garantías razonables de seguridad para ellos que no se parecieran a entregas. El ‘empate militar’ se lee generalmente como la incapacidad operativa de sobreponerse al adversario; pero la realidad también tiene otra cara: el no querer seguir invirtiendo dinero; en este caso, los EE. UU. Entonces en el presente caso puede ser un pacto obligado por intereses que desconoce la opinión pública. 
4. El modelo peruano. Era la mano fuerte que se pedía y que materializó Álvaro Uribe con la Seguridad Democrática.
5. Desintegración. Ese escenario no se presentó aunque los ‘expertos’ llegaron a considerar al estado colombiano ‘inviable’, especialmente durante los gobiernos de Samper y Pastrana. Edward Koch, un funesto alcalde neoyorquino, llegó a proponer el bombardeo de Medellín para solucionar el problema de las droga. Tal era el irrespeto hacia Colombia como estado.
6. Las Farc se toman el poder o hacen parte de un gobierno de transición. El texto en el que me baso dice lo siguiente: “El deterioro continúa llevando a una toma del poder por parte de las Farc, O A UN ACUERDO DE PAZ FUERTEMENTE INCLINADO A FAVOR DE LAS FARC. Una primera variable de este escenario podría ser el establecimiento por las Farc de un régimen en línea con las características del régimen cubano, que incluiría un sistema político central autoritario, la disolución de las fuerzas armadas y las estructuras políticas del viejo régimen, la nacionalización de amplios sectores de la economía, controles a la actividad económica, una política exterior “anti-imperialista”, y el éxodo de una gran porción de la clase media. Una segunda variación podría involucrar un arreglo de paz fuertemente a favor de las Farc. CONTEMPLARÍA UN GOBIERNO DE COALICIÓN ACEPTABLE PARA LAS FARC, UN ARREGLO DE PODER COMPARTIDO QUE DEJARÍA A LAS FARC A CARGO DE AMPLIAS ZONAS DE COLOMBIA (entre ellas las regiones donde se cultiva coca), y la eliminación de la influencia de Estados Unidos.”

“El laberinto colombiano” (320 páginas) fue el título escogido por la RAND COPORATION para el estudio de lo que se ha llamado' conflicto interno’ de nuestro país (ignorando las implicaciones legales y realidades logísticas que ello implica y que la guerrilla no cumple) y sus repercusiones internacionales. Ese informe ha influido mucho en la política exterior de Estados Unidos hacia Colombia. Si somos perspicaces, nos tomamos el trabajo de estudiar el libro publicado por la Rand Corporation en el 2001 y por la Universidad Externado de Colombia en el 2003, y lo comparamos con el intento de presión mediática de El Tiempo, llegaríamos a las siguientes comparaciones de sentido común:

1. Mucho de lo que ha dicho y viene diciendo Uribe, lo vieron y PREDIJERON los expertos de la Rand, antes de que Uribe fuera presidente. Lo que previeron para Colombia, la necesidad de la Seguridad Democrática, ocurrió; desafortunadamente también sucedió para Venezuela, lo que anticiparon para Colombia y que podría ocurrir, si nos dormimos, porque la causa es la misma: la ideología marxista con otro nombre. Pero como preferimos la ‘verdad política autóctona’ en vez de la ‘verdad político – científica’ pues no sabemos discernir para la correcta toma de decisiones, debido a nuestros prejuicios o componendas políticas. 
2. Por otra parte lo que la Revista Semana no incluye en su edición 1798 en su apreciación “Viaje a la mente de las Farc” es que lo que la Rand vio como una probabilidad en el 2001 las Farc lo quieren vender como una realidad a sus tropas y la bobalicona comunidad internacional en el 2016: que ahora quieren ser, sin merecerlo, un gobierno de transición. Pareciera que muchos en Colombia están afligidos por la ceguera que denunciaba Saramago. Lo que tampoco incluye Semana es la falsa realidad con la que las Farc cañaron a Colombia, como buenos jugadores dizque enfrentados a Santos que se puede leer en “La increíble debilidad de las Farc.”
3. Tampoco incluye Semana, en su hipotético ejercicio de la mentalidad uribista todas las pruebas presentadas por José Obdulio Gaviria en “Sofismas del Terrorismo en Colombia” para probar que aquí no hay conflicto armado. Ni incluye lo que en entrevista con El Tiempo dijo el Nobel comunista José Saramago en la entrevista “En Colombia no hay guerrillas sino bandas armadas” del 28 de noviembre de 2004 en El Tiempo: 
4. Dice el entrevistador: “Usted conoce bien la situación colombiana. ¿Se justifica la guerrilla?” Responde Saramago: “La guerrilla tiene toda la justificación cuando la situación es la de un país ocupado por un invasor y la gente tiene que organizarse para resistir. Lo que pasó en Francia en la Segunda Guerra Mundial o lo que ocurre hoy en países como Irak. El concepto de guerrilla tiene algún sentido de nobleza, es decir, ciudadanos que se organizan para resistir al invasor. No creo que ese sea el caso de Colombia. Aquí no hay guerrilla, sino bandas armadas.”
5. Persiste en su ilusión el columnista que quiere que Saramago responda de acuerdo con la ideología de sus intereses: “Usted es comunista y la guerrilla se ha identificado con el comunismo…” Pero Saramago, fiel a sí mismo, responde: “No puedo imaginar a un país con un gobierno comunista que se dedicara al secuestro, al asesinato, a la violación de derechos. Ellos no son comunistas. Quizás en un principio lo fueron, ahora no.”
6. Por eso mi mentor existencial y político, el Prof. Alberto Assa Anavi,q.e.p.d. (Leer: Alberto Assa – Wikipedia, la enciclopedia libre) judío –turco –catalán, ateo, comunista, Rector de la Universidad Pedagógica del Caribe, combatiente político contra Franco, miembro de la Cruz Roja en las brigadas internacionales, EL MEJOR TRADUCOTR DE RILKE AL ESPAÑOL, escritor, condenado a muerte por Franco y fugado de prisión que vino a dar con sus huesos a Barranquilla, me decía en 1962, cuando Cuba me ofreció una beca, que yo, en mi ingenuidad socialista quería aceptar, lo siguiente, que no entendí en ese momento, hoy sí: “Pedro, si esos cubanos son socialistas o comunistas, yo soy un paraguas.”Obviamente no me fui a Cuba, sino a Drew University. Pensaba mi maestro en el ‘Paredón’, los presos políticos, las persecuciones, la represión de lo que no fuera castrista. Yo no sabía que los malos camaradas tienen incorporado el efecto teflón en la conciencia. Pero si José Obdulio Gaviria se dedica a documentar y probar en el 2005, lo que dijo Saramago en el 2004, le llueven palos de parte de los camaradas, obvio.
7. En el escenario de Kahane se trivializa el pasado adjudicándose a sí mismo un papel ‘profético’ en favor de un acuerdo basado en la concepción Santos – Farc, ignorando el escenario de los expertos de la Rand Corporation en el que vieron un acuerdo que favorecería a las Farc, para un gobierno de coalición que es el ‘sapo’ real que deberíamos tragar, pero al que, ante la opinión pública, ahora le hacen el quite, disfrazándolo de ‘líneas rojas’. Esa visión de la Rand Corporation la comprobamos en el terreno práctico, en el campo de una intención mantenida a lo largo de los años, con la editorial de Juan Manuel Santos “Coger al toro por los cachos” del 4 de septiembre de 1998 que en lo pertinente dice:
8. “Ya no se trata de ver cómo se hace más ancha la puerta para que entren los que están afuera de la casa de la democracia sino que, como siempre ha sucedido a lo largo de la historia de Colombia y en prácticamente todo acuerdo de paz, se trata es de ver dónde los vamos a alojar, CÓMO ES QUE NOS VAMOS A DISTRIBUIR LOS CUARTOS DE LA CASA. Simples remiendos a nuestro sistema político no son suficientes. Ahora lo único que sirve es la construcción de un nuevo país… Hablemos no solo con los huéspedes de la casa sino con aquellos que quieren destruirla para que más bien entren a habitarla. Los acuerdos deben anteceder a las reformas, y no a la inversa… Me permito proponerle al señor Presidente de la República desde este recinto sagrado de la democracia que, si de veras quiere la paz, lidere un nuevo Frente Nacional. Un Frente Nacional en el que se pacte con todos los sectores políticos y con la guerrilla un nuevo régimen político que reconozca la realidad que hoy representa la insurrección armada. Se trata de reconocer que solo con una profunda redistribución del poder político, con una recomposición constitucional y con una coalición institucional, de la que hagan parte los alzados en armas, se podrán dar las garantías necesarias y las alternativas de acción política para que se silencien los fusiles.”
9. Tenemos entonces que la desconfianza ante Santos, como advertencia ante una decisión riesgosa para el país, surge no de un personal capricho político, sino de una evidencia comprobada por expertos ajenos al país, más acertados, que los de la línea europea plegados al socialismo: Enrique Santiago & Co, comunista, y su obvia línea jurídica anticapitalista y revolucionaria, más el incondicional ‘correveidile’ de las Farc, Álvaro Leyva.
10. Repasar el librito mencionado, le daría a los negociadores del gobierno y los del NO una capacidad evaluativa experta (uno o dos días según la experiencia de lectura concentrada y analítica;) de las discusiones, teorías, carretas sobre el llamado conflicto, el meollo del asunto, en las que se basaron las ‘concesiones y acuerdos’, poniéndola en la perspectiva de expertos y no de intereses socialistas o politiqueros. En esa mezcla ‘invirtieron’ seis años. Ahora nos quieren cobrar su falta de pericia (no experticia como mal traducen del inglés) al exigirnos a nosotros la prueba de habilidad que no tuvieron. Me atrevo a sugerir el ejercicio ya que la RAND dio en el blanco con su escenario seis. ¿Por qué acertaron? ¿Qué vieron ellos que Santos ni los negociadores del gobierno pudieron anticipar desembocando en las concesiones que ofenden la dignidad de Colombia?
11. Ahora bien, si usted no le cree a la Rand Corporation del 2001, al Uribe de los últimos años, a la editorial que el mismo Santos escribió en 1998, créale a Semana en el 2016, la revista que dirige su sobrino. Lea: impopular" en donde explica las razones de por qué su impopularidad se reflejó en el plebiscito. ¿Quiso su sobrino hacerle un favor o ser un periodista objetivo? No lo sé. Pero las consecuencias se reflejaron en el plebiscito que perdió por no escuchar a tiempo lo que ahora le dicen los del NO. Y si no le cree a Semana, váyase al original que es más drástico, en:Unpopular is the peacemaker | The Economist y reenvíeselo al despistado editorialista del New York Times, a ver si aprende un poquitín de Colombia y deja de hacerle el estúpido juego a las Farc.

Pasando al meollo del asunto en el que, modestia aparte, trato de explicar los inexplicables resultados del plebiscito, traigo a cuento la cita de 1 Corintios 3:18-20 porque representa otro escenario del realismo fantástico que tanto les gusta a los colombianos, que se dio el 2 de octubre, y que han calificado de asombroso, inesperado, de lucha entre David y Goliat. Desde luego, pues se ‘confabularon’ un huracán con nombre de evangelista, Mateo; la derrota de un ‘sabio’ manipulador y político, unos santeros; la inexplicable ‘ceguera’ de unos votantes que se confundieron, de tal forma que los que se creían ganadores perdieron y viceversa; a los pocos días el derrotado resucita, quizá medita, pero parece que no, porque sigue en las mismas, ya que todavía no ha comprendido la VERDADERA DERROTA, la de la ‘sabiduría mundana’.

Pues bien, ¿Cómo describiríamos ese escenario de la ‘sabiduría mundana’, que no lo explican en Harvard, enfrentado a la ‘operación psicológica’ de Dios, que no es militarista, con el CÓMO Y EL PORQUÉ que develaría una nueva especie de misticismo experimental, no violento, en política? Lo vi en muchas manifestaciones de los últimos cuatro años en relación con el proceso habanero, supuestamente de paz, pero no la de Dios, sus actores y áulicos. El 2 de octubre sufrieron la inmensa pérdida, no de un negocio político, sino de la ineficaz sabiduría mundana, su gran aliada, enfrentada a un misterio maravilloso que sabe actuar en el momento justo. Y en contra de las predicciones apocalípticas ‘la derrota del sí’ unió más que su triunfo para disuadir, espero, al enemigo común del que las Farc, son solo una expresión. Veamos una descripción de la llamada ‘sabiduría mundana’.

“Consiste esta sabiduría mundana en una perfecta armonía con las máximas y modas del mundo (pagar costosos asesores de paz y abogados); en una tendencia continua a la grandeza y estimación; en la búsqueda constante y solapada de los propios caprichos e intereses (Acuerdo Final); pero no de modo patente y provocador con algún pecado escandaloso (por eso las conversaciones eran secretas), sino de manera habilidosa, astuta y engañosa; de lo contrario, ya no sería sabiduría, (política) ni siquiera según el mundo, sino libertinaje.

“Sabio según el mundo es quien sabe desenvolverse en sus negocios y consigue sacar ventaja de todo, (empresarios, ayudas, jóvenes, partidos, congreso, leyes) sin dar la impresión de buscarlo; quien domina el arte de fingir y engañar astutamente, sin que nadie se dé cuenta; quien conoce perfectamente los gustos y cumplidos del mundo; quien sabe amoldarse a todos para conseguir sus propósitos sin preocuparse ni poco ni mucho de la honra y gloria de Dios; quien armoniza secreta pero funestamente la verdad con la mentira, El Evangelio con el mundo, la virtud con el pecado y a Jesucristo con Satanás; quien desea pasar por honesto, pero no por devoto; quien desprecia, interpreta, torcidamente o condena con facilidad las prácticas piadosas que no se acomodan a las suyas.” (O a sus creencias políticas; de ahí los ataques al procurador). El Libro de la Confianza por Thomas de Saint Laurent.

Una vieja lección. En otro escenario ‘político’ impredecible, hace más de dos mil años, un pobre judío despreciado, perseguido, calumniado, después de crucificado, derrotó a un imperio; una locura. Y todavía no asimilamos ese escenario histórico porque lo llamamos con otros nombres y no cabe en el caletre de la lógica mundana.

Tampoco cabría en el caletre el siguiente ESCENARIO SOBRENATURAL Y JURÍDICO. Durante el gobierno de Uribe se rezaba el Santo Rosario en la Casa de Nariño. Sin embargo nadie se atrevía a cuestionar al Presidente invocando la Sentencia de la Corte Constitucional que ‘des consagraba’ a Colombia del Sagrado Corazón de Jesús en agosto de 1994, declarando por lo tanto la Corte que esa devoción del pueblo era INEXEQUIBLE: “el Estado no puede establecer preferencia alguna en asuntos religiosos”.

Sin embargo DIOS ES CONSTITUCIONAL PORQUE ESTÁ EN EL PREÁMBULO DE LA CONSTITUCIÓN; es UNA PERSONA aunque la Corte no lo vea; o a menos que pruebe que es un Dios de Papel, una formalidad solamente. Entonces, si con las personas, que pueden ser reyes o presidentes, tenemos maneras de relación, pública y privada, garantizadas por la constitución; además, si Dios es una persona como lo es Jesús, es entonces constitucional, una persona de derechos porque pertenece a la especie humana, aunque con ‘características especiales’ por ser invisible, inmortal, todopoderoso, etc. como lo testimonian millones. Por eso el pueblo lo quiso reconocer como tal para bien de la Nación, luego Dios – Jesús, que consideramos sagrado porque así lo determina nuestra voluntad según los testimonios históricos, es un bien superior PERSONALIZADO en la mente y vida de las personas, así como lo son el derecho y la justicia, LA DEMOCRACIA. No es un mamarracho, ni una abstracción, pues prueba su existencia de múltiples maneras, milagrosas, normales, desconocidas, imprevistas. Por lo tanto, La PERSONALIZACIÓN MENTAL Y EMOCIONAL INVISIBLE de Dios es objeto de derecho y respeto y no puede ser divorciada de la PERSONA QUE TIENE DERECHO DE LIBRE CIRCULACIÓN Y EXPRESIÓN, dentro de los límites de decencia. Una procesión católica no es indecente y es un medio de comunicación votiva; como lo es la consagración al Sagrado Corazón de Jesús. Las procesiones de Semana Santa de Popayán han sido declaradas según la UNESCO e Inscritas en 2009 (4.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. ¿No se manifiesta acaso la condición de humanidad tanto en lo público como lo privado?

El culto es un homenaje externo de respeto y amor que se tributa, preferencialmente, a Dios, la Virgen, los ángeles, los santos y los beatos; es decir, a lo que se considera divino y sagrado, por lo tanto, digno de admiración afectuosa como puede serlo TAMBIÉN la belleza, el heroísmo militar o civil; o el dinero al que a diario se le rinde culto de respeto, admiración y poder, en la Bolsa de Valores de Nueva York. Esa es nuestra ‘civilización’. La Corte Constitucional ha sido sumamente arrogante en su sentencia al declarar su supuesta función de atribución' de preferencias’ de lo que es CREACIÓN CULTURAL DE LA HUMANIDAD, como sabiamente lo reconoce la UNESCO.

Por otra parte, la Justicia, que en esencia es una percepción de la conciencia, avalada por un ‘acuerdo’ cultural y universal ¿es por ello inexistente? Sin embargo, tiene la capacidad de producir personas jurídicas con derechos, defender los de personas de carne y hueso, EXACTAMENTE COMO LO HACE DIOS A SU MANERA; por eso se la honra públicamente con palacios y estatuas, medallas, honores a sus representantes, y con la vida proba de los mismos QUE ES UN HOMENAJE POR IMITACIÓN DE UN IDEAL, como lo hacen los sacerdotes o miembros de un culto religioso, lo que sería un culto personal, público, cívico, y privado, encarnado y representado por cada persona, SUPUESTAMENTE. De la misma manera cada quien le rinde culto, público y privado, a sus héroes, mediante la ACCIÓN IMITADORA. Entonces en una DEMOCRACIA ¿Es el culto civil superior al religioso o lo excluye? Quiten entonces las imágenes públicas del Sagrado Corazón o el Rosario, en los carros, pues son una manera de culto; o tumben las iglesias de todas las denominaciones que son monumentos públicos al culto. La autoridad de Dios, además de ser legal porque está invocada en la constitución como una realidad, aunque no la entendamos, es, además, una autoridad moral y cultural que funciona como guía superior de la sociedad; eso es lo que se honra públicamente, no la forma que adquiera. Así como se honra el concepto abstracto y concreto de PATRIA en la bandera y el himno; concepto encarnado en las personas; o como se defiende Y HONRA CON LA VIDA LA DEMOCRACIA COMO UN BIEN POLÍTICO Y CULTURAL.

Dentro del escenario sobrenatural y jurídico que describo hay uno de relevancia actual, pues se requiere un milagro: Que Santos cumpla el mandato de paz que recibió, no a ‘su manera’; es decir, según la sabiduría mundana ya explicada, sino buscando la sabiduría con el verdadero poder que viene de lo alto y que se encuentra en el balance entre justicia y misericordia para los que lo merecen y aprecian, lejos de la estrategia o el cálculo político. En este escenario hay un testimonio de milagros implorados en la Casa de Nariño que influyeron en la vida política del país, dado por un enemigo de Uribe, Vladdo, quien aparentemente no lo era en el 2008. (¿Tienen amigos los caricaturistas?) Lean: Un Pasquín: El Presidente, el vidente y el rosario leído por más de un millón de lectores. Este es el testimonio parcial de Vladdo:

“El objeto de la visita era un tanto fuera de lo común, pues según una información obtenida por Un Pasquín, Miller “dijo que necesitaba hablar con el Presidente, porque la Virgen se lo había pedido”. De acuerdo con la misma fuente, en la cita con Uribe, Miller “le pidió la Consagración de Colombia al Inmaculado Corazón de la Virgen”, petición que según la fuente el Presidente aceptó “y adicionalmente empezó a rezar el rosario con transmisión en un canal institucional todos los miércoles. Y como al mes o 20 días fue el rescate de Ingrid Betancourt, precisamente un miércoles y el Presidente no ha dejado de agradecer a la Virgencita y a Nuestro Señor”.

“A pesar de que, según el citado fallo de la Corte Constitucional, “Colombia no puede ser consagrada de modo oficial al Sagrado Corazón, por cuanto con ello se viola la libertad de cultos y la igualdad”, (No sé en qué consiste la violación, pues el culto público o privado es una tradición cultural, según se sea protestante, católico, musulmán, judío o miembro de la Bolsa de Valores de Nueva York, el otro Dios; es una tradición cultural libremente respetada como todas las tradiciones, no es una imposición legal para nadie; luego, respetuosamente digo que, la corte se equivoca en su ‘sabiduría’)establecidas en la Constitución de 1991, el pasado miércoles 11 de junio –un mes después de la visita del vidente– el Presidente Álvaro Uribe Vélez renovó la Consagración al Sagrado Corazón de Jesús, en un acto celebrado en el Palacio de Nariño, al que asistieron, entre otros, el Nuncio Apostólico, Monseñor Aldo Cavalli; el padre Julio Solórzano, capellán de Palacio; el Almirante Guillermo Barrera Hurtado, Comandante de la Armada Nacional; el entonces Consejero Presidencial Fabio Valencia Cossio, y el Secretario de Prensa de la Presidencia, César Mauricio Velásquez.

“Según un despacho de la agencia católica ACI Prensa, divulgado a comienzos de julio, el rezo del rosario “es para cada vez más colombianos el secreto detrás del nuevo momento que atraviesa el país”. Y agrega además que Uribe lo “ha convertido en práctica característica de su Gobierno”, lo cual es cierto, pues todos los miércoles en el palacio presidencial se reza el rosario, en una ceremonia en la que participan no sólo funcionarios del alto gobierno, incluido con frecuencia el propio presidente Uribe, sino empleados de otras dependencias oficiales, e incluso militares. Según ACI Prensa, esta fue “el arma secreta que permitió el reciente rescate sin un solo tiro de 15 secuestrados”.

“Según la misma agencia, Lidia Ríos, representante de la Legión de María en Medellín, atribuye el éxito que Uribe está logrando contra la violencia en Colombia “a esa devoción y esa entrega que tiene a Jesús y María” y si se ha salvado de enemigos y atentados es gracias a que “el Señor y la Virgen lo han librado y lo siguen acompañando, porque él constantemente los invoca y está trabajando de la mano de la Iglesia”.

“Claro que el testimonio de Ríos no es el único que asocia el éxito de Uribe a la ayuda divina. Pocos días después de la Operación Jaque, el general Mario Montoya viajó hasta Buga, para agradecerle al Señor de los Milagros por “iluminar a los buenos y confundir a los malos”. Igualmente, según un reportaje de El Tiempo, el rosario que se rezó en Palacio el pasado 5 de marzo fue dedicado a las Vírgenes de Coromoto, de Venezuela; Las Mercedes, de Ecuador, y la de Chiquinquirá, a las que les pidieron por el final de la crisis trasnacional desatada tras el bombardeo del campamento de Raúl Reyes. Según el periódico, “para los creyentes, la misa fue más que efectiva, pues dos días después los mandatarios de los tres países estrecharon sus manos en la Cumbre del Grupo de Río, en República Dominicana”.

Lo anterior lo testimonia Vladdo. Pero ¿qué dice Dios en su Palabra en donde se revela el secreto real? Leemos en 1 Samuel 2:30: “Por tanto, el SEÑOR, Dios de Israel, declara: `Ciertamente yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí para siempre; pero ahora el SEÑOR declara: `Lejos esté esto de mí, porque yo honraré a los que me honran, y los que me menosprecian serán tenidos en poco.”

El 2 de octubre comprobamos, con la reacción de los del Sí, las Farc incluidas, y los del NO, que el supuesto conocimiento político de la situación no había contemplado la posibilidad del error y la ilusión, síndrome del jugador. Se comprobó que la ‘impecable’ estrategia política de Santos estuvo expuesta a la alucinación del triunfo, distorsionada por errores de percepción como le pasa a la comunidad internacional, por ‘ruidos’ creados por ellos mismos mediante la mermelada y las dádivas a los medios, por el conformismo de la abstención con el que no se contó.

En este momento se cree que la metodología de la presión puede lograr lo que descartó la inteligencia. ¿Podrán hacer un alto en el camino y tener la capacidad de criticar sus propios errores? ¿Podrán darse cuenta que creyendo estar en una dinámica de negociación, en realidad le abrieron la puerta al azar, al apostarle todo al plebiscito: años, esfuerzo, dineros; y ahora quieren que asumamos su mala apuesta? Creyeron, no tenían certezas, que la ruleta estaba cargada hacia el Sí. No contaron con esa causa o fuerza que hace que los hechos sucedan de una manera imprevisible para un fin que desconocemos; o con el maravilloso misterio del verdadero sentido de los actos. Los del No, no derrotaron a los del Sí; éstos fueron y seguirán siendo derrotados por su propia ceguera. Los gritos al silencio del ¡Ya! que escucha pero no contesta, no le va a dar sentido al error en el que se quiere persistir. Que tomen nota las Farc y Santos que el sol dejó de girar alrededor de la tierra, hace muchos siglos, aunque así se vea, y que no amanecerá antes de tiempo, solo porque suframos de insomnio. Ya tuvimos todos una demostración el 2 de octubre de cómo los caminos de la unión no son los que imaginamos. Abandonemos la sabiduría mundana, por favor y juguemos limpio.

Ah, me olvidaba decir que el juego de póker de La Habana es uno de los escenarios más complejos que existen. Los ilusos creen que solo se trata de ganar o perder; en realidad el principal enemigo es el espejismo de la adicción en lucha contra el sentido común y la innegable habilidad de los otros. Para ser un maestro se debe dominar la metodología de la santa indiferencia de los múltiples escenarios, no solo de las ‘cartas’, sino de las diferentes formas de ‘cañar’ y la incomprensible psicología del suicida rico que no le importa ganar o perder, y se da el lujo de hacer lo que se le da la gana, porque lo suyo es el nihilismo de patria o muerte. A esos se les da una pistola para ver si es cierto que se quieren suicidar. Por otra parte, se sigue descartando el escenario de Uribe y la sociedad colombiana con el sofisma del ‘sí, pero no’, o la estrategia del caracol, de aburrir a los inquilinos de la democracia con mamagallismo puro… para que, como en uno de los cuentos macondianos se empiece a decir: “Algo va a pasar… hasta que pasa.” Así justificarían las Farc su papel de víctimas ante la comunidad internacional que es el juego que ellos dominan con el avión listo para Venezuela o la cabañita en Varadero. ¿Por qué no se quedan en Cuba e invierten allí, un escenario posible? Eso no ha sido profesional.

Poner conejo tampoco lo es. Echar tiros, menos.

Otros artículos en

Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido