Photo Uribe
Logo Small

Martes 21 de Agosto del 2018

La quinta columna

Las Farc, desde un cálido estudio estrato cinco de Bogotá, pusieron en marcha su poderoso aparato de propaganda.

Escribo en medio del estado de conmoción que sufre el pueblo de Colombia por el aleve asesinato de cuatro servidores públicos. Las Farc los oprobiaron con cadenas por más de una década, y al final los acribillaron, con esa in-sania cobarde, idéntica a la de los nazis en los campos de concentración. Pero hablemos, más bien, del cinismo que prosiguió a esa cobardía.

Dice la última revista Semana que algunos ven "guerrilleros de civil entre los defensores de derechos humanos" y que eso es la causa de "muchos de los asesinatos y amenazas de los que han sido víctimas". Como bebés que se solazan con la repetición de una frase recién aprendida, revista Semana califica cualquier punto de vista negativo sobre las actuaciones de oenegés constituidas por el PC2 -partido político que fundó y dirige a las Farc- como "argumentos de la extrema derecha". ¿Es su falta de información y análisis; o es algo peor? Ya que Semana no los busca, regalémosle algunos datos recogidos por esta columna.

El sábado 26, conocida la noticia de la cruel y cobarde masacre, un atildado profesor universitario, sentado en mullida silla en su apartamento de las colinas bogotanas, redactó una primera reacción de las Farc. Al terminar, él mismo -tiene clave secreta para acceso a anncol.net– puso en circulación un artículo que tituló 'Santos el siniestro; culpable de la muerte de militares'.

Síntesis del panfleto: hubo intento de "rescate a sangre y fuego de los prisioneros de guerra" y, por eso, "el responsable número uno del asesinato fue Santos". Las Farc, con sus manos tintas en sangre, desde un cálido estudio estrato cinco de Bogotá, pusieron en marcha su poderoso aparato de propaganda, que, al minuto, se convirtió en referencia y punto de vista de algunas oenegés y de comentaristas políticos nacionales e internacionales contra una acción legítima del gobierno Santos.

Al final de aquel sábado infausto, Voz, periódico del PC2, hizo eco a Anncol: "La muerte de los cuatro integrantes de la fuerza Pública en poder de la guerrilla de las Farc (…) coloca una vez más en entredicho los operativos militares de rescate a sangre y fuego, que pueden terminar en desenlaces trágicos como ocurrió hoy (…)
Tienen razón los familiares de militares y policías, estos operativos no son aconsejables y nunca han sido respaldados por ellos". Como se ve, estaba en marcha la aplanadora fariana.

Al instante, la poderosa confederación "humanitaria" de Piedad Córdoba y Darío Arismendi, 'Colombian@s por la Paz', equiparó la masacre de los secuestrados con la muerte de alias 'Cano' y, como si saliera del cubilete de un mago, apareció (¿escribieron?) una carta, dizque recibida el viernes, que informaba que los asesinados marchaban hacia su liberación por voluntad generosa del 'secretariado'. Piedad, desde Bilbao, declaró al periódico Gara que "el presidente Santos fue el responsable de lo que pasó porque había otras formas de hacer (…) Han sido golpes muy fuertes, como el asesinato del comandante 'Alfonso Cano', con quien teníamos un muy fluido diálogo y (…) decisiones muy claras y contundentes de avanzar hacia la negociación política".

En 1936, el general Mola, quien dirigía el ataque a Madrid de cuatro columnas sublevadas, dijo que en la que más confiaba era en la quinta columna, la de sus simpatizantes dentro de la capital. Un ardid sencillo para desacreditar nuestros informes y argumentos es descalificarlos como de la "extrema derecha". Pero los hechos son los hechos; no tienen color político. Los textos transcritos ¿no son típicos de quintacolumnistas sublevados contra la acción del Estado?

José Obdulio Gaviria

Publicado en El Tiempo, 29/11/2011

Otros artículos en Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed