Photo Uribe
Logo Small

Martes 18 de Diciembre del 2018

Las cartas de ‘Tirofijo’ (1993-1998) (I)
 

"El libro es una caja de Pandora que abriré el próximo miércoles, para que conozcan, por boca del propio 'Tirofijo', los secretos del Caguán."

Hace unos meses, mi abogado, Jaime Restrepo Restrepo, me informó que ciertas organizaciones de fachada de las Farc andaban haciendo una campaña mundial para denunciar la desaparición forzada de una joven.

Según cierto 'Colectivo', la muchacha había desaparecido "luego de que el Ejército y medios masivos de comunicación (EL TIEMPO, El Espectador, Semana) iniciaran una fuerte Campaña de Estigmatización e Instigación de Crímenes de Lesa Humanidad contra los miembros del movimiento Marcha Patriótica (campaña), a la cual se sumaron el coronel Luis Villamarín, los abogados Jaime Restrepo, José Obdulio Gaviria (exasesor del expresidente Álvaro Uribe)".

A Restrepo, más que nuestra propia suerte jurídica, le alarmaba que una carta dirigida por los izquierdistas al Presidente cayera en manos de Sergio Jaramillo, su asesor de seguridad, y este la utilizara para perseguir a algún general, coronel o mayor. Jaramillo estaría feliz aprovechando la falsa denuncia para entregarles a los 'Colectivos' unas cuantas cabezas de turco. Acompáñeme y tomemos el toro por los cuernos, me dijo Restrepo. Por esa razón, aunque yo suelo mirar con desdén las mil campañas de calumnias que emprenden a diario los enemigos de la Seguridad Democrática, esta vez me dejé convencer y me fui con Jaime Restrepo para el Caguán.

El enigma lo resolvimos en cinco minutos en la plaza del pueblo. La gente nos aclaró que nunca hubo tal desaparecida y que por lo tanto ni EL TIEMPO, ni Jaime, ni yo, ni ningún oficial iba a ser apresado. Resultó que la combatiente de la Marcha Patriótica a quien dieron por desaparecida, una joven muy agraciada, aprovechó el viaje a Bogotá para tirar una canita al aire con algún 'tinieblo'. Lo que no previó fue que semejante indisciplina iba a poner a sonar las alarmas y que el comandante de su frente, acucioso, iba a poner en acción el monstruoso aparato mundial de propaganda de la extrema izquierda. Si sabemos que las Farc se inventan semanalmente un "crimen oficial contra los corajudos luchadores del pueblo", ¿qué dificultad iban a tener en convertir los amores furtivos de la muchacha en una "desaparición forzada de persona protegida" y hacer meter a la cárcel a unos cuantos odiosos militares?

Los designios del Creador son insondables. La Providencia quería poner en mis manos un documento histórico y determinó hacerme ir hasta un sitio insólito para recibirlo: al aeropuerto del Caguán. La historia baladí de una muchacha que voluntariamente quiso amar en un hotel de ciudad, cansada, seguro, de fornicar, forzada, en una hamaca campamentaria, se convirtió en una noticia mundial sobre "desaparición forzada". Y, como los colectivos 'farosos' me señalaron como probable protagonista del crimen, tuve que ir a San Vicente del Caguán para prevenir un montaje judicial. Por eso, a las 3 de la tarde de un lunes del mayo florido del 2012, cuando esperaba el avión que me regresaría a Bogotá, una persona que quería hablar conmigo desde hacía meses y que no tenía idea de cómo localizarme pudo verme. "¡Dios me lo mandó!", dijo. "¡No se mueva que voy a traerle una cosa!".

Esa es la historia de por qué tengo en mi poder el libro Cartas y documentos de Manuel Marulanda Vélez (1993-1998). Las Farc lo publicaron en edición rústica y pequeña para circulación clandestina.

Un desmovilizado me escogió como depositario, porque, dijo, "yo veo sus programas de televisión y leo sus artículos; por eso sé que va a saber valorar esta joya".

¡Claro que la valoro! El libro es una caja de Pandora que abriré en mi artículo el próximo miércoles, para que conozcan, por boca del propio 'Tirofijo', los secretos del Caguán y las "jugadas" que propuso Juan Manuel Santos a los terroristas. ¡Preparen su capacidad de asombro!

Artículo de José Obdulio Gaviria
Publicado en El Tiempo, 17/07/2012

Otros artículos en Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed