Photo Uribe
Logo Small

Viernes 15 de Diciembre del 2017

Los desechables

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Salud Hernández-Mora  |

Fecha: 11/06/2016

 

Nicolás Rodríguez Bautista, alias "Gabino" - Foto: resumenlatinoamericano.org

El Eln, maestros del cinismo, tendría que contestar unas preguntas sencillas.

Pasó la noche en blanco, pegada al celular, pendiente de mi llamada. Está tan desesperada que se aferra a una migaja de esperanza. Y yo, sin saberlo, era esa luz que cada día aguarda.

No la llamé enseguida, como acordamos, porque se me hizo tarde. Le marqué un día después. Con los familiares de los secuestrados que llevan meses y años cautivos nos ocurre eso. Lo que para nosotros es un asunto más de la jornada, y no le damos importancia a demorar unas horas la cita, para ellos la espera supone una eternidad, una nueva frustración.

Doña Ruth no dejó de llorar mientras narraba su tragedia. Es incapaz de tragarse sus lágrimas, pero no conmueven a las autoridades. Su hijo, Édgar Torres, que cumplirá 30 años el 12 de septiembre, es un secuestrado desechable. Para él no hay aviones fantasmas, ni helicópteros buscándolo, ni generales de la Policía y el Ejército en Quibdó dirigiendo los operativos de rescate.

A Édgar se lo llevaron guerrilleros del Eln hace tres años. Médico graduado gracias a los esfuerzos ímprobos de una madre que vendía pasteles, morcillas, tripitas fritas, chorizo, iba en un bote por Bocas de Sipí. La embarcación se detuvo y unos guerrilleros la abordaron, hablaron con Édgar y se lo llevaron. Desde entonces no hay noticias de su paradero, solo que sus secuestradores eran del Eln, los amos de la zona.

No pueden alegar que se fue por voluntad propia. Con una bebé de meses y una madre que lo venera, confiaría en un pronto regreso para continuar con su vida y no preocupar a su familia.

“Le da a uno rabia ver que con el pobre, con el humilde, no hay esos detalles”, me decía la señora, en referencia a la movilización por nuestro secuestro. “Tengo 58 años, pero estoy más vieja que mi mamá. Ya yo no aguanto, estoy desesperada, me siento tan mal, estoy enferma, acabada. Mi hijo es un alma de Dios, es el pequeño, el único varón. Es mi razón de vivir. Fui con la hija mayor a Cartagena a donde un ministro el año pasado. Nos recibió la secretaria y nos dijo que tengamos paciencia. Nos tomó unos datos ahí, y más nada. No tengo ni aliento para salir”.

A Octavio Figueroa lo secuestró el Eln en Patilla Viejo (La Guajira), en marzo pasado. Sus hijos solo ven puertas cerradas y excusas de las autoridades para no actuar. Con la mitad de la fuerza militar y policial que usaron para buscarme ya tendrían noticias suyas. Pero es otro secuestrado desechable, otro ciudadano de quinta.

Odín Sánchez Montes de Oca ya adivinaba el infierno al que se adentraba. Pero no tenía alternativa. Su hermano Patrocinio, tres años secuestrado en las selvas chocoanas, débil y enfermo, no resistiría más tiempo. La familia pagó una fuerte suma de dinero para propiciar el canje de Odín por Patrocinio. Y tendrán que abonar más dinero si quieren verlo libre.

El Eln, maestros del cinismo, tendría que contestar unas preguntas sencillas: ¿con el dinero de los rescates, con llevarse a médicos rurales que trabajan para los campesinos arreglaron escuelas? ¿Mejoraron viviendas? ¿Alimentaron hambrientos? ¿Sanaron enfermos? ¿O compraron armas e intendencia para nuevos secuestros?

En cuanto al Gobierno, ¿no llegó la hora de abolir el ‘apartheid’ que divide a los que somos ciudadanos de primera, secuestrados con privilegios, de las víctimas de quinta categoría? Es una segregación detestable que genera rabia y resentimiento.

NOTA. Confío en que la Iglesia católica ayude a las tres familias. Para Dios, todos somos iguales.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido