Photo Uribe
Logo Small

Sábado 16 de Diciembre del 2017

Macri enciende el sueño anti-PJ

Publicado en:

La Nación  | 

Autor(a): Francisco Olivera  |

Fecha: 12/07/2014

 

Hace algo más de dos años que Mauricio Macri va a prácticas de meditación budista. El nombre de la líder espiritual de esas sesiones en Benavídez, provincia de Buenos Aires, es por poco un secreto de Estado dentro de Pro. Pero los resultados, explican en el macrismo, están a la vista. El jefe de gobierno porteño no sólo parece más embalado con su proyecto presidencial ,sino que ha logrado despojarse de viejas inhibiciones que arrastra, por ejemplo, desde su secuestro en 1991. Rasgos nuevos a los que habrán aportado también, en su momento, oportunas clases de tango. Autocontrol, manejo de las emociones, vínculos con los demás y cierta disminución del ego.

El espaldarazo anímico puede ser casual, pero coincide con cierto repunte en las encuestas para 2015. En Pro no los harán públicos todavía, pero juran tener sondeos que muestran proyecciones de Macri segundo en la provincia de Buenos Aires y, se entusiasman, un triple empate en el país con Sergio Massa y Daniel Scioli.

Los primeros en percatarse de este viraje del viento fueron los hombres de negocios. Los mismos que ahora despiertan algún sarcasmo en el líder de Pro, que sonríe ante quienes, hasta hace tres meses, lo esquivaban en actos públicos, lo evitaban como huésped o lo llamaban sólo desde teléfonos no expuestos a escuchas. Hace dos miércoles, durante un almuerzo en el hotel Alvear repleto de empresarios y luego de haberlos arengado en un discurso amigable con el mundo de los negocios, Macri se sentó unos minutos a la mesa con periodistas y se refirió con ironía a este nuevo respaldo. "¿Y con eso qué hacemos? Aunque me voten todos éstos, son 1500 tipos", bromeó.

Pero, empresario e hijo de un histórico interlocutor del poder político, él tampoco ignora que estas empatías resultan siempre vitales para financiar campañas. Es un debate que tal vez nunca se dé aquí, donde lo estrafalario se ha instalado hasta cobrar visos de normalidad: esos aportes suelen hacerse en la Argentina completamente en negro y en efectivo, en bolsos, baúles de auto y hasta en cajas de zapatos, y son el trasfondo de puestas en escena como almuerzos o comidas recaudatorias en los que pocos pagan el cubierto. Una campaña presidencial cuesta aquí entre 35 y 40 millones de dólares. Algo de esto insinuó el lunes Felipe Solá en el encuentro que el Frente Renovador tuvo con el Foro de Convergencia Empresarial. Ya que se habla tanto del deber ser, planteó, conviene introducir en la discusión dos asuntos pendientes: el voto electrónico y una ley de transparencia en el financiamiento de la política.

Macri es ahora para el establishment "el candidato del ballottage". El hombre al que cabría apuntalar si es posible una Argentina gobernada sin el PJ. Este anhelo coincide por una vez con el del kirchnerismo. Como Menem con Duhalde en 1999, después de 2015 la Presidenta se sentirá más cómoda confrontando desde el llano con un presidente al que juzga vulnerable desde el punto de vista ideológico. Será el único modo de volver en 2019, como sueña la militancia, mientras se da por perdida la próxima contienda a falta de candidatos propios. Todo un problema para Daniel Scioli, que aspira a ser ungido en ese lugar. Pero en Olivos trabajan para lo contrario: acaban de medir la intención de voto de Florencio Randazzo y la creen alentadora. El ministro del Interior y Transporte se lo confió esta semana a un intendente: "No voy por la gobernación bonaerense: voy a pelearle la candidatura a Daniel".

Las adhesiones empresariales de Macri pueden deparar además algunas novedades. No sería extraño que incluyeran, por ejemplo, a Miguel Galuccio, presidente de YPF y, como Randazzo, uno de los funcionarios que se proponen trascender al kirchnerismo. El jefe de gobierno volvió bien impresionado de su primer encuentro con el petrolero, a quien le atribuye capacidad técnica más allá de no coincidir con su proyecto de ley de hidrocarburos. Pro presentará uno propio.

Es cierto que a Galuccio no lo espera un fin de ciclo sencillo. Hace tres semanas, cansado del rechazo que generaba entre los gobernadores petroleros ese borrador, hizo delante de Cristina Kirchner una especie de catarsis que sus colaboradores interpretaron como amago de renuncia y que en YPF niegan: le dijo que ya había hecho todo lo posible y que, sin ley y con riesgo de default, era imposible traer socios para invertir.

La Presidenta desoyó esas quejas y lo conminó a convencer a los gobernadores. La campaña proselitista de Galuccio deberá en realidad ser más amplia. Hay huestes kirchneristas que vienen objetando por lo bajo algo de su gestión. Algunas que responden a Axel Kicillof deslizan, por ejemplo, que los mayores esfuerzos de YPF no deberían abocarse sólo a los hidrocarburos no convencionales, a cuyos resultados les auguran el largo plazo. Galuccio hace oídos sordos: está a punto de comprar, a través de una empresa subsidiaria, 20.000 hectáreas en Chubut para producir localmente arenas de fractura, uno de los insumos del fracking que YPF todavía importa.

Es sólo una hipótesis de conflicto. Pero podría emerger si apareciera, por ejemplo, alguna objeción en el informe paralelo que Kicillof acaba de encargar en YPF. Nadie quiere aún oponerse: en el Palacio de Hacienda hablan sólo de sugerencias para una mejora de gestión. El ministro ya consiguió la renuncia del secretario de Energía, Daniel Cameron, cargo en que ubicó a una técnica propia y asesora en la petrolera, Mariana Matranga. Son sus dotes de jugador todoterreno. No es casual que Javier Vicente, el relator militante de Fútbol para Todos, lo haya elogiado ayer en esos términos ante el sitio Diario Registrado: "Axel Kicillof es nuestro Mascherano", dijo.

Es la parte expansionista del kirchnerismo. La que tendrá que convivir con esta paradoja de la sucesión: para poder perdurar en la historia como pretende, al proyecto nacional y popular le convendrá en 2015 un triunfo del espacio que desde hace 11 años viene llamando derecha neoliberal. No vendrá mal incorporar también aquí sublimación budista.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido