Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 26 de Septiembre del 2018

¿Maduro está loco como una cabra?

Publicado en:

El Espectador  | 

Autor(a): Gabriel Pastor  |

Fecha: 02/06/2016

 

Nicolás Maduro Moros presidente de Venezuela - Foto: diaadia.com.ar

La filósofa Hannah Arendt fue una intelectual obsesiva por comprender la realidad y para eso evitaba dejarse atrapar por la telaraña de la ideología, que cuando la anteponemos a la cruda realidad de los hechos, nos puede alejar de la verdad, nublarnos la vista y hacernos caer en los brazos de los prejuicios.

En una oportunidad, la autora de Eichmann en Jerusalén le confió a un grupo de amigos y alumnos que ella utilizaba una metáfora para referirse al “pensar sin fundamento”: el “pensar sin barandillas”. Y ofreció la siguiente explicación: “Mientras usted sube y baja las escaleras, siempre se apoya en la barandilla para no caer. Pero hemos perdido esta barandilla”.

Y eso es justamente lo que intuyo que ocurrió con el ocurrente refrán que utilizó el expresidente uruguayo José Mujica para ilustrar su opinión crítica sobre el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, y el ambiente político estridente en un país devorado por una intensa crisis económica.

Portales de medios de comunicación de América Latina, y sus consiguientes redes sociales, informativos de televisión y de radio, dieron una amplia cobertura periodística al “loco como una cabra” con el que Mujica cuestionó y encuadró las críticas de Maduro al secretario general de la OEA, el excanciller uruguayo Luis Almagro. El corpulento jefe chavista dijo que Almagro reprende al gobierno venezolano porque es un agente de la CIA (sic).

Para Mujica, “están todos locos en Venezuela. Se dicen de todo y así no van arreglar nada”.

-Usted tenía una relación cercana con Maduro. En algún momento…-, dice una reportera de un informativo de televisión a Mujica, sin poder completar la pregunta…

-Yo le tengo gran respeto, le tengo. Le tengo gran respeto, pero eso no equivale a que no le diga 'estás loco, estás loco como una cabra’”-, interrumpe Mujica para quien el problema de fondo de Venezuela es “la crisis económica” que no se puede “arreglar” porque el gobierno chavista y la oposición están realmente perturbados.

“No se puede vivir a los roscasos en un país”, dice el ahora senador del Frente Amplio.

Para Mujica, Venezuela se desangra como consecuencia de que su presidente está loco. Más aún, como consecuencia de que están todos locos, gobernantes y dirigentes políticos de la oposición.

Analistas políticos de América Latina, columnistas de periódicos de la región -incluso de Colombia-, estrellas de la televisión, aplauden la reflexión campechana de Mujica. Todos se muestran fascinados con el ocurrente análisis del expresidente uruguayo.

Pero entiendo que es por lo menos una banalidad creer que la conducta cabrera y autoritaria (¿o de “dictadorzuelo”?) de Maduro se explica porque está loco. Maduro no está mal de la cabeza. Nunca estuvo tan cuerdo. Nunca ha sido más coherente con las estrategias y tácticas de siempre del chavismo.

Cualquier explicación que intente justificar la crisis social, política y económica de la actual Venezuela, invocando una supuesta locura del jefe de Estado está falseando la realidad. El verdadero y único responsable es la ideología populista chavista, animada por el octogenario Fidel Castro, que ha deshecho al país. No hay otra explicación para el derrumbe venezolano.

Maduro es el vigía del programa autoritario que le dejó en herencia el comandante Hugo Chávez, del que fue el soldado más leal y el discípulo más dócil.

El periodista Rory Carrol, excorresponsal en Caracas del diario británico The Guardian, explica en su libro “La Venezuela de Hugo Chávez” que en vida del comandante “había tres especias distintas” de bolivarianos.

Maduro era el primero entre los llamados “discípulos” que hacían “de la obediencia instantánea y completa su especialidad”.  Y agrega: “No aportaban ideas ni un talento especial, no controlaban las circunscripciones. Se ofrecían a sí mismos como relleno fiable para cualquier papel, cualquier puesto, sin plantear ninguna pregunta”.

Ese es Maduro de cuerpo entero, que para Chávez (y para los hermanos Fidel y Raúl Castro) era el mejor candidato para que no se desvíe un ápice el “socialismo del siglo XXI”.

Y en ese sentido, el comandante tuvo razón.

Maduro se ha ceñido a pie juntilla al modelo chavista como él mismo insinuó en su respuesta a Mujica durante un acto público en Caracas: “Estoy loco como una cabra, sí. Loco de amor por Venezuela, por la revolución bolivariana, por Chávez y su ejemplo. Sí estoy loco como una cabra, es verdad. Tienen razón. Loco de amor, de pasión por ser leal a Chávez".

El verdadero drama venezolano es que Maduro ha sido demasiado “discípulo” de un régimen que se cae a pedazos. Y no lo hace porque está loco, sino porque no sabe gobernar de otro modo. Él solo escucha Chávez e incluso en el presente, en el que el comandante se le aparece como un “pajarito chiquitico” y le dice: “hoy arranca la batalla. Vayan a la victoria. Tienen nuestra bendiciones”.

La tragedia venezolana responde en línea recta a las circunstancias ideológicas del chavismo.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed