Photo Uribe
Logo Small

Jueves 14 de Diciembre del 2017

Marchas y oposición

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Santiago Silva Jaramillo  |

Fecha: 18/12/2014

 

Foto: fbcdn-sphotos-h-a.akamaihd.net

Se puede estar en desacuerdo y se vale que ese desacuerdo se plantee de todas las formas a excepción de la violencia, por supuesto posibles. Por eso, resultan desconcertantes y preocupantes las expresiones de algunos políticos y opinadores públicos en contra de la manifestación que el pasado 13 de diciembre promovió el uribismo contra el proceso de paz en La Habana.

Aclaro: no marché, porque en el fondo, son dudas, no oposición, lo que me genera la negociación entre el Gobierno Nacional y las Farc. Y no son suficientes o eso creo yo para unirme a una manifestación. Pero eso no quiere decir que no esté convencido de que la posibilidad que tenemos de salir a expresar la inconformidad con algo sea lo que sea es legítima y que los manifestantes del 13 de diciembre tenían no solo todo el derecho, sino razones importantes para expresarse de la forma en que lo hicieron.

Descartarlos sin más, reducirlos al ridículo como han intentado hacer varios personajes, incluyendo el hijo del mismo presidente de la república supone un error y una injusticia de la que deberían cuidarse los defensores del proceso.

Ahora, la baja asistencia a las marchas en Bogotá, según los mismos organizadores, marcharon unas seis mil personas, no quiere decir que la opinión de los colombianos apoye absolutamente el proceso, ni mucho menos las implicaciones e injusticias que se intuyen en algunos de sus acuerdos. En efecto, según la encuesta de percepción del pasado 5 de noviembre de Datexco, el 59% de los colombianos encuestados está en desacuerdo con la forma como se está llevando el proceso.

El principal problema que sufrieron las marchas fue que cuando una protesta tiene que organizarse es porque ya fracasó. Las más exitosas manifestaciones surgen como expresiones de la indignación espontánea de la gente con un hecho particular, generalmente traumático, que los “llama” a las calles. Y estos suelen explicarse por el azar o la acción de uno de los actores involucrados en el hecho detonante, ambos por fuera de la influencia de los organizadores de la marcha del 13.

Las esqueléticas marchas son consecuencia de la torpeza de quien las organizó, no de la falta de oposición o reservas que muchos tenemos del proceso.

Así, las marchas poco asistidas no quieren decir, ni mucho menos, que no haya preguntas legítimas y que las reservas de buena parte de la población colombiana y algunas fuerzas políticas con el proceso no pueden expresarse o que hacerlo suponga una “enemistad con la paz”. Sea lo que sea que termine saliendo de La Habana el otro año, necesita de la legitimidad que proveen las críticas, y tendrá que buscar ser lo suficientemente fuerte como para sobrevivirlas, porque cualquier acuerdo que se sustente en el silencio de la oposición es, ante todo, una imposición.

Y la paz, obviamente, no puede sobrevivir como una imposición.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Ali

18/12/2014 3:43 PM

Sr. Santiago silva,me parece que Ud, esta muy equivocado con el número que pone de la marcha,además,no parece que es de los que apoyan protestar contra la impunidad,que se quieren tomar los terroristas, y las que les quieren dar el Presidente y el Fiscalito,no me parece bien el tono que le da a la organización de las marchas, para mi a si sean 2 perosna y un millón,es una grand labor para mostrar el descontento contra un gobierno terroristas traidor imbécil como el de Sanots.
Además todas aquellas personas las 6 mil que usted conto,las admiro y me siento orgullosa de ellas, por que no se dejaron intimidar de las amenazas de la Policia,en las calles, quitandole volantes a las personas en Medellin.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido