Photo Uribe
Logo Small

Domingo 24 de Junio del 2018

¡Medio siglo basta!

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Óscar Collazos  |

Fecha: 26/02/2015

 

Foto: akifrases.com

En este conflicto fracasaron las guerrillas, fracasó el Estado y fracasaron quienes creyeron que, financiando la contrarrevolución, se conseguiría salir de la guerra.

No hay una sola generación viva de colombianos que no haya vivido directa o indirectamente la violencia política. Es más: no hay un solo colombiano vivo, nacido antes o después de 1948, que no sepa hacer el organigrama que enlaza los diversos periodos de esa violencia y no haya visto cómo crecía y envejecía sin verle salida al conflicto armado que ahora cumple medio siglo. Medio siglo si se esconden las raíces del anterior, donde estaba el germen del siguiente.

Pertenezco a una generación que está recorriendo el último cuarto de hora que le fue posible en este mundo. Fuimos niños y adolescentes escuchando la sórdida música de la guerra bipartidista. Cuando dejaron de sonar los disparos entre bandoleros y pájaros, entre chusmeros y chulavitas, quienes entrábamos a la universidad empezamos a oír la continuación de un concierto que no se había interrumpido con la “pacificación”. Las guerrillas liberales dieron paso a las guerrillas comunistas.

Lo sabemos. Se ha repetido. Hace falta repetirlo. Una generación de jóvenes creyó que los cambios sociales eran posibles si se convertía la impaciencia en fuerza militante, si se aceptaba que la violencia seguía siendo la partera de la historia y que nada podía cambiar dentro de una democracia formal y endogámica, donde los mismos se casaban con los mismos, pero si las cosas cambiaban era para que siguieran iguales, según la sabiduría del conde de Lampedusa.

Numerosos hijos de esa generación creímos –a partir de la leyenda épica de Cuba– en la lucha armada. Muchos jóvenes se quemaron en la hoguera de sus sueños de justicia. Muy pronto se reveló que la violencia no era partera de la historia, sino la partera de más violencia y que envenenaba por igual a quienes pretendían cambiar la sociedad y a quienes la sostenían a punta de privilegios y monstruosas injusticias.

En 50 años de tozudez subversiva y soberbia de los poderes establecidos no solo no se cambió la sociedad; se pervirtieron los métodos defensivos del Estado. Los subversivos sufrieron cambios traumáticos, y el más deleznable de todos fue la criminalización de sus métodos.

Las fuerzas sociales, los poderes de la sociedad que no querían dejarse cambiar, envilecieron sus sistemas de defensa. Y pusieron a las fuerzas del Estado a hacer el trabajo sucio de la contrarrevolución con narcotraficantes y paramilitares.

Tres o cuatro ciclos de violencia se han sucedido en medio siglo. Ese es el inventario que venimos haciendo, en memorias y testimonios, para aclimatar un final del conflicto que no había llegado antes al punto esperanzador en que se encuentra hoy.

Esta reseña no tiene, pues, nada de original. Pero hay que repetirla. Cada colombiano consciente debería hacer la suya, sacar la guerra de la objetividad estadística y poder decirse en qué lugar de las víctimas o los victimarios estuvo.

En este conflicto fracasaron las guerrillas, fracasó el Estado y fracasaron quienes creyeron que, financiando la contrarrevolución, se conseguiría salir de la guerra. Desde finales del siglo pasado, las guerrillas sabían que no tomarían el poder por las armas y que tampoco serían derrotadas por las Fuerzas Armadas del Estado, así fueran repudiadas por las mayorías del país. Esta terrible certidumbre impuso la salida negociada por la que apostamos.

No puede quedar fuera de la justicia ningún actor responsable, por acción u omisión, de crímenes y actos de barbarie. La justicia que se adopte debe contener “la garantía de no repetición y de reconciliación”, como recordaba en columna de este diario Natalia Springer. Un solo cabo suelto e impune sería la semilla envenenada de nuevos conflictos.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed