Jueves 24 de Agosto del 2017

MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y VERDAD EN COLOMBIA

Ponencia Instituto de paz, conflicto y mediación. Kazajistán.

Tania Rodríguez Morales.

Distinto a lo que ocurre con la prensa en cualquier país del mundo, donde informar es un trabajo que lleva inmersa la ética y el principio del bien común para satisfacción de una sociedad democrática, en Colombia no funciona igual. Cincuenta años de terrorismo despiadado y atroz contra la sociedad indefensa, un terrorismo que aún hoy sigue siendo criminal en su forma de actuar, violando todo precepto del Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos, los medios de comunicación en Colombia ocultan, distorsionan y empañan la información. A menudo las noticias acerca de atentados terroristas son titulados en los periódicos y anunciados en los noticieros como simples “atentados” sin anunciar que fueron las FACR, el ELN o las Bandas criminales. Como un simple atentado sin dueño son calificados los actos terroristas en Colombia. Tampoco son conocidos estos atentados terroristas en su totalidad, la mayoría de las veces nos enteramos por las redes sociales, estas han venido a reemplazar en gran parte a los medios, sobre todo porque gran parte de la sociedad ya no se fía de ellos.

Se entiende que los medios de comunicación tienen intereses y quienes dirigen la línea editorial tiene una ideología, hoy es normal que los terroristas, no sean llamados como tal en los medios de comunicación. Los medios en Colombia han creado una forma de evadir la realidad, los eufemismos son cotidianamente utilizados, en razón de un juego de intereses por parte de quien es propietario de los medios de comunicación políticamente adosados al poder.

  • COMUNICACIÓN Y TERRORISMO.

El terrorista y el grupo terrorista hoy en Colombia son denominados con: Mano negra, extrema derecha, grupos armados al margen de la Ley, insurgente, rebelde, guerrilla, grupos armados ilegales, paramilitares, lucha armada, violencia política. etc.Curiosamente cuando en Colombia se inician diálogos de paz con algún grupo terrorista, como ahora con las FARC el país entra en caos, los medios ocultan crímenes cometidos por los terroristas, les cambian el nombre a los crímenes y empiezan a usar la palabra “presuntamente” para de esa manera no verse en la obligación de llamar a las cosas por su nombre, es decir, al terrorista, terrorista y el terrorismo, terrorismo.

El último acto terrorista de parte de las FARC fue el asesinato de dos policías, los cuales fueron torturados, en un principio cuando se denunció el hecho los medios publicaron y afirmaron que presuntamente habían sido las FARC, pero que no era seguro. Solo hasta que el mismo jefe de la Policía denuncio formalmente que fuero el grupo terrorista los medios se atrevieron a asegurarlo.

Sin duda, en los medios de comunicación en Colombia hay un sesgo ideológico hacia la izquierda, algunos políticos de la oposición denuncian el pago de grandes sumas de dinero por parte del gobierno nacional para que la información sea opaca y no dañar así los diálogos de paz de la Habana entre el gobierno y el grupo terrorista FARC. Lo peor incluso es que quien se atreva a criticar el proceso de la Habana es tildado por el gobierno y los medios oficialistas como enemigo de la paz, poniendo así en riesgo la vida de los opositores.

Algunas declaraciones de gobierno y medios de comunicación ante el reciente acto terrorista donde asesinaron a dos policías que realizaban trabajo comunitario vestidos de civil, violando de forma atroz el Derecho Internacional Humanitario son las siguientes:

                                                                                  

 

COMUNICACIÓN Y TERRORISMO EN COLOMBIA

 

La guerrilla de las FARC es cínica y desvergonzada

http://www.rcnr…

Admiten ser los autores de un hecho tan execrable. Inadmisibles las razones que dan, eso es un cinismo"

http://www.elti…

Fue en una de aquellas tantas frustradas tentativas de paz de los armados, que en el caso específico del ELN se llamó "replanteamiento”

http://www.sema…

La guerrilla de las FARC a través de un comunicado admitió su autoría en el asesinato del patrullero Edilmer Muños Ortiz y el Mayor German Olinto Méndez en zona rural de Tumaco (Nariño).

http://www.rcnr…

El ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, rechazó el asesinato los dos hombres y lo calificó como “un acto vil e infame que viola el Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos”.

 

http://www.sema…

El lugar común en esta historia es la indignación y el uso propagandístico que de ella se hace.

 

http://www.sema…

FUENTE: Elaboración propia.

Los anteriores, son apenas pequeños ejemplos de cómo los medios de comunicación en consonántica con el discurso declinista del gobierno de Colombia trabajan por hacer ver a la sociedad que los actos terroristas “no son tan graves como la oposición los quiere hacer ver”. Después de 50 años de terrorismo, no es comprensible para una parte importante de la sociedad colombiana el hecho de que hoy se intente de forma deliberada hacer creer que el grupo terrorista de las FARC no son terroristas, sino, actores de un conflicto interno armado.

Actualmente se habla de cerca de cinco millones de víctimas, entre directas e indirectas que ha arrojado el terrorismo en Colombia. Sin embargo, los generadores de información hacen uso de los actos terroristas como un tipo de violencia, deliberadamente o no, este tipo de sesgo contribuye efectivamente al error entre la población.

  • VERDAD Y COMUNICACIÓN.

En Colombia existe un porcentaje de la sociedad que se pregunta ¿Sabremos la verdad algún día? Sin embargo, hablar de verdad como aliciente para las víctimas de u conflicto de cincuenta años es bastante complejo, tendríamos que empezar a preguntarnos qué verdad queremos saber y hasta qué punto. Un conflicto que empieza con el surgimiento de un grupo marxista-leninista y luego la reproducción de muchos otros del mismo corte, décadas más tarde la aparición de otro grupo que los combatió porque “supuso” el peligro de que estos llegaran al poder e implantaran una dictadura.

Se ha entendido por parte del actual gobierno de Colombia que, “bajar el tono” al terrorismo  contribuye a que la sociedad vea con menor repudio estos actos y a quienes los cometen, de tal  forma que, no llamar a las cosas por su nombre puede ser un aliciente para que el conflicto finalice y los terroristas obtengan el perdón de la sociedad. La verdad que buscamos no la vamos a obtener en su totalidad, muchos han muerto con ella y otros sencillamente no están dispuestos a decirla, como tampoco el grupo terrorista está dispuesto a reconocer que ha cometido actos terroristas, pues, este no pierde ocasión de declararse víctima del Estado colombiano.

Lejos de contribuir al conocimiento de la verdad, los medios de comunicación se han convertido en áulicos del gobierno, hoy los colombianos nos enteramos de la casi totalidad de actos terroristas que a diario se comenten en el país, esto ha sido posible gracias a las redes sociales. De tal forma que, la oposición representada por el Ex presidente Álvaro Uribe Vélez se ha convertido en medio de comunicación virtual a través del cual la sociedad colombiana se entera de los actos terroristas que son perpetrados en los lugares másalejados o conocidos del país. Esta es la clara transformación de la manera de informar que han traído consigo las redes sociales.

Las redes sociales han independizado la información de los intereses económicos de los medios de comunicación. Actualmente el Ex presidente es seguido en su cuenta de twiter por dos millones ochocientos sesenta tres mil ochocientas cuarenta y tres personas (2.863.843) cantidad suficiente para descentralizar la información que recibe a través de la cuenta de Uribe Vélez. En su cuenta, es normal ver denuncias sobre temas como corrupción en el gobierno, atentados terroristas o amenazas a la seguridad nacional.

La responsabilidad del gobierno en el conocimiento de la verdad no es poca, menos aún en un Estado democrático, como lo es Colombia. Sin embargo, no están sintiendo los ciudadanos que su gobierno les dice la verdad. Hoy en el país sur americano se habla de posconflicto sin ni siquiera hacer referencia a la verdad, sin más que la emisión desde el propio gobierno de la emisión de documentales diseñados por sí mismo, sin el menor asomo de objetividad o neutralidad en el tema. En el reciente documental llamado Basta Ya, los encargados de elaborarlo, áulicos del gobierno y ex miembros de grupos terroristas, demarcaron claramente su falta de objetividad, más que la verdad, allí se observa un documento selectivo en cuanto a los hechos ocurridos durante los cincuenta años de conflicto.

Los primeros actos terroristas de los movimientos de izquierda han sido borrados de tajo, mientras que en el documento se equipara a las Fuerzas Militares (FFMM) con grupos terroristas, masacres y toda clase de violaciones a los DDHH cometidos por parte de los grupos terroristas marxista-leninistas son minimizados de forma vergonzosa en por este grupo de “investigadores” que ha sido financiado con el dinero de todos los colombianos. No es poco el trabajo que queda por hacer en el pais, no vemos factible una paz sostenible en el tiempo, menos aun cuando quienes son críticos de la forma como se lleva a cabo el proceso son tildados de guerreristas y enemigos de la paz por haber combatido a los terroristas durante su época de gobierno.

Ni paz, ni posconflicto serán posibles en un país donde desde el gobierno mismo se intenta liquidar intelectual y políticamente a quienes piensan distinto, tampoco conseguiremos lo anterior mientras se pretenda ocultar, distorsionar y opacar la información de los actos terroristas y de la identidad de quienes los cometen.

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

cuyabrosi

03/04/2014 9:39 PM

La verdad es que en la Habana y con los terroristas no hay ningún acuerdo de paz, eso es un negocio de las Farc para re-diseñar la imagen publicitaria internacional, los contactos comerciales y la generación e inducción de nuevos socios.
Al interior de la ideología comunista siempre se trata de generar golpe de opinión que negocio tienen sus cabecillas con micrófono abierto al universo.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido