Photo Uribe
Logo Small

Viernes 19 de Octubre del 2018

Menos audacia, más razón

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 12/05/2015

 

Ilustración: Morphart / El Colombiano

¿A quiénes les sirven las “propuestas audaces” del fiscal Montealegre? Hay límites jurídicos y éticos que se salta cierto discurso de una paz a cualquier costo, haciendo gran daño a la reconciliación.

El fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre, considera que tiene la fuerza política suficiente no solo para seguir impartiendo doctrina sobre las negociaciones de paz y las medidas jurídicas que se deben adoptar para acoplarse a las exigencias de la guerrilla, sino para desplegar toda una artillería directa contra el Congreso de la República e indirecta contra el Gobierno. ¿La razón? Su disgusto personal ante lo que considera un ataque a su investidura, porque el Legislativo tramita una reforma en que se establecerá un nuevo sistema de investigación a altos funcionarios.

Pero si la semana pasada fue el gestor de una polémica carta de la Comisión Interinstitucional de la Rama Judicial, donde pedían al Congreso hundir la reforma de equilibrio de poderes y proponían una asamblea nacional constituyente para el tema de la justicia, el pasado domingo fue más allá, en entrevista con Yamid Amat en El Tiempo, en la cual pasó a desafiar abiertamente al ministro del Interior, al Congreso y a otros destinatarios velados que habrán entendido sus advertencias.

La pericia del buen entrevistador, por un lado, y el afán del propio fiscal por notificar sus “inamovibles” a quienes osen contradecirlo, permiten a los colombianos reconocer una vez más cuáles son los objetivos que mueven la cabeza del ente investigativo que debería, según la Constitución, aclarar los delitos y acusar a sus responsables. Es decir, acabar con la impunidad en materia criminal.

El actual fiscal, sin embargo, ha dejado de lado las que seguramente considera ocupaciones accidentales (luchar contra el delito) para concentrarse en coadyuvar al proceso de paz, con la poca fortuna para los colombianos que lo ha hecho desde una esquina que no es la que corresponde. Mientras el propio presidente de la República y su jefe negociador en La Habana intentan, por lo menos formalmente, decir que no habrá impunidad y que habrá que establecer alguna forma de castigo por los delitos no propiamente menores cometidos por los miembros de las Farc, el funcionario que ejecuta la política criminal del Estado, es decir, el fiscal general, repite ahora que la exención absoluta de penas es el precio que los colombianos debemos pagar para “acabar 50 años de guerra”.

Y a renglón seguido se ufana de que “nosotros, como comisión interinstitucional, hicimos la propuesta más audaz que se ha hecho en los últimos tiempos para reformar la justicia. Tan audaz es que incluye la sugerencia de que entren a formar parte de esta asamblea nacional constituyente los insurgentes”.

La audacia es plausible en otros ámbitos en donde su aplicación no se lleve de por medio la propia subsistencia del Estado de Derecho. Moralmente, para un país no tiene presentación hacer alarde de audacia cuando lo que se pone ante la cara del país es la oferta de que su sistema de justicia se estructurará constitucionalmente de la mano de quienes llevan décadas intentando acabar con la poca democracia liberal que hemos logrado construir, con las dificultades y falencias que sean, pero con cierto sistema de libertades y garantías democráticas aún operantes.

Así que menos audacia y más razones, señor fiscal Montealegre. Más patria y menos ideas creativas. Más institucionalidad y menos acción fuera de los linderos de las reglas del juego. A lo mejor retomando las funciones que la Constitución le encomienda, podrá rescatar algo del sentido de justicia para el cual fue postulado al cargo.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed