Photo Uribe
Logo Small

Lunes 11 de Diciembre del 2017

Ni muerto lo respetan

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Salud Hernández-Mora  |

Fecha: 01/12/2014

 

Foto: eluniversal.com.co

El calvario de los papás del teniente coronel Elkin Hernández sigue intacto. En parte, por el desprecio del Estado.

Si se llamaran Galán, Cepeda, Pizarro o Lara, sería distinto. Tendrían apoyos económicos, puestos, privilegios. Pero se apellidan Hernández y no son políticos. Tan solo padres de un policía que pasó secuestrado 13 de sus 35 años de vida.

El tormento del teniente coronel Elkin acabó de forma violenta el 26 de noviembre del 2011: los secuestradores lo acribillaron a balazos junto a sus tres compañeros de cautiverio cuando el Ejército intentó rescatarlos. Pero el calvario de sus papás sigue intacto. En parte, por el desprecio del Estado.

Aunque al lector le parezca una clamorosa injusticia, les denegaron la pensión. La burocracia estatal ha determinado que son demasiado ricos para recibir el dinero que les corresponde como únicos herederos de su hijo fallecido, que no tuvo mujer ni retoños.

Poseen una casa en el sur de Bogotá en la que habilitaron dos pequeños apartamentos. Si les va bien, los arriendan por 350.000 pesos cada uno. Además, el matrimonio reúne un millón de pensión por los aportes que ambos realizaron en sus décadas de trabajo.

Doña Magdalena y su esposo tenían un taller de calzado con el que levantaron a sus tres hijos. Fue una mujer animosa, emprendedora, alegre, feliz. Hasta que las Farc secuestraron al único hijo varón, muy apegado a sus progenitores, en especial a ella. Se trasladaba de Paujil a Florencia en moto, iba a una reunión con sus mandos por una carretera infestada de guerrilla pese a ser el comandante de la estación de Policía de dicho pueblo caqueteño.

No lo hacía por imprudente, sino por obligación. En aquel entonces –1998–, la seguridad de un policía joven, recién salido de la Academia, no valía cinco pesos.

El secuestro de su niño consentido deslizó a doña Magdalena por una pendiente. Lo primero que cayó al abismo fue la alegría de su hogar. Le siguió su salud. Aferrarse durante meses a una foto Polaroid, donde veía a su hijo amarrado a una cadena, como única prueba de vida, le trituró el corazón. Empezó con episodios depresivos, insomnio, problemas de colon, diabetes.

Después fue la empresa la que se despeñó. El matrimonio solo tenía cabeza para tocar puertas, enviar mensajes radiales, suplicar por la libertad de Elkin y tejer una inagotable hilera de rezos.

Comenzaron más tarde los plantones de los martes en la plaza de Bolívar para gritar por la libertad de policías y soldados con otras madres, acompañados de la hiriente indiferencia colectiva. Doña Magdalena los intercalaba con viajes a cualquier sitio donde divisara una luz, para regresar con las manos vacías, agobiada por la desesperanza. Empezó a padecer artritis degenerativa, Epoc –enfermedad crónica de los pulmones–, le operaron una rodilla.

Recibir a su hijo en un cajón, tras miles de ruegos a las Farc, y la exigencia a los gobiernos Uribe y Santos de no intentar un rescate, solo complicó su estado de salud.

Si hiciéramos cuentas de lo que gastaron buscando la liberación de Elkin y sumáramos el lucro cesante de su empresa, además de medicamentos, que no incluye el POS, la cifra tendría muchos ceros.

A los políticos y magistrados de altas cortes les reviven las vergonzosas pensiones multimillonarias y no les regatean un centavo. La memoria del teniente coronel Elkin Hernández, sus pavorosos 13 años en cautividad con seis únicas pruebas de supervivencia, y su posterior asesinato solo merecen una nueva bofetada a su familia. No dan para que sus papás reciban su pensión.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Jaime Espinosa

03/12/2014 7:32 AM

Pero ahora según los canallas no fue secuestrado sino RETENDO. así haya estado contra su voluntad 13 años y asesinado.
Hace pocas horas avisaron de un soldado que fue acribillado a tiros por ser un estorbo para sus “retenedores”
Una sola finca de uno solo de los comandantes de las FARC tiene una extensión de 9 mil hectárea. Ahora el gobierno busca valdios para ponerlos en el plan de restitución de tierras y que los señores de las FARC no tengan que preocuparse por las tierras arrebatadas a millones de campesinos.
Con razón el hijo de Pablo Escobar cuenta que los mafiosos recibían como botín tierras confiscadas sin importarles nada.
El General Azcarate denuncio que no fue retenido sino secuestrado, vejado, encadenado a un árbol y obligado a posar con uno de los terroristas de la mesa.

Lucha68

01/12/2014 5:04 PM

Esta clase de injusticias son inaceptables y todo el pueblo debiera rebelarse al tratamiento que se le ha dado a los padres de este heroe de la patria. Pero… nada hacemos, solo escribimos desde estos foros … Bien lo dice Fidel Castro: “Las minorias bien organizadas podemos hacer mas que las mayorias sin organizarse”…

jairohurtadoo

01/12/2014 1:20 PM

Salud y lo peor de esto es que mañana un hijo de estos terroristas llegara al Senado y si algun colombiano le llegase a decir su papá fue un terrorista, atengamonos puers se dirigira a la CPI y San José de Costa Rica y pediras una condena al Estado por dañar el nombre de tan distinguido procer de la paz.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido