Photo Uribe
Logo Small

Sábado 21 de Abril del 2018

No a penas simbólicas

Publicado en:

El Nuevo Siglo  | 

Autor(a): Juan Daniel Jaramillo Ortiz  |

Fecha: 26/05/2014

 

En  su columna de ayer, María Isabel Rueda reprocha con toda razón la conducta inaceptable del fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre. Sin embargo, es muy benigna al exaltar sus condiciones de jurista sabio. Con toda la modestia, debo decir que en materia de Convenios de Ginebra de 1949 sobre Derecho Internacional Humanitario y Protocolos Adicionales de 1977, así como en jurisprudencia y normatividad de todos los tribunales penales existentes hasta hoy, como de la Corte Penal Internacional, la sabiduría del Fiscal deja las más preocupantes dudas.

Yo, como profesor de derecho internacional, no dudaría, al escucharlo, con ponerle un cero aclamado.  ¿De dónde saca la teoría fantasiosa de que, por ejemplo, el manipulador de un menor en bomba humana -criminal de guerra si nos atenemos a los Convenios de 1949, y violador de nuestro Código Penal si atendemos a los tipos penales domésticos-, una vez procesado, puede pagar su pena con trabajo social? Como lo sabemos muy bien quienes hemos trabajado en instancias criminales internacionales (puede corroborarse mi afirmación con el doctor Rafael Nieto Navia), las cortes criminales supranacionales han venido edificando jurisprudencia inequívoca en el sentido de que los sentenciados deben cumplir mínimos sustanciales en privación absoluta de la libertad.

El secretario-general de la ONU, Boutros Boutros-Ghali, fue tajante al darse inicio a los tribunales para la Antigua Yugoslavia y Ruanda en 1995, en el sentido de que penas simbólicas no serían aceptables a la comunidad internacional y menos a las víctimas. Le correspondió a nadie menos que sir Brian Urqhuart, veterano funcionario de la Secretaría General, articular estos principios en un documento que establece la exigencia de imponer penas en tiempo reales y los factores de mitigación. Los subsiguientes secretarios Kofi Annan y Ban Ki-moon han sido enfáticos en reiterar la gravedad de los crímenes enmarcados dentro de las leyes de La Haya de 1899 y 1907 y de Ginebra de 1949 y 1977.

Hay por ahí unos filósofos- filólogos que han resuelto ponerse abusivamente la toga judicial y escribir ladrillos injurídicos donde pulula la confusión. Así, la justicia transicional y el posconflicto exigen que las penas sean diluidas y, por ese camino, los derechos de las víctimas y principios milenarios de justicia y equidad terminan en la cesta de la basura. No lo dicen directamente estos latinistas de nuevo cuño, metidos a juristas, pero de sus lucubraciones resulta con que basta que la pena se quede en el papel. El gran filósofo británico Gilbert Ryle dijo alguna vez que la preocupación con la teoría del símbolo es una enfermedad de ciertos filósofos para quienes el significado es sólo un problema verbal, un típico sub-problema. Entonces el significado último que para la sociedad tiene la ausencia de impunidad (casi 80 por ciento en Colombia) y la existencia de penas es un problema menor para nuestros filósofos que decidieron legislar.

Las penas símbolo y la reivindicación por vía del trabajo social son esperpentos jurídico-internacionales que no aguantarían el examen del Parlamento Europeo en Estrasburgo o del Congreso de EE.UU. Ni de la academia seria en el mundo. Los engendros del Fiscal y de los filósofos-filólogos hablan mal de sus capacidades analíticas.

Bertrand Russell estableció la división tripartita en proposiciones falsas, verdaderas y desprovistas de significado. Para el fiscal Montealegre el trabajo social es una proposición verdadera y para los filósofos-filólogos las penas carecen de significado para la sociedad. El problema grande (léase problema en mayúsculas) es que para el derecho y la sociedad sus propuestas rebasaron la raya de la lógica y lo que contienen es falsedad abierta.

¡Ojo señores Fiscal y filósofos-filólogos!

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed