Photo Uribe
Logo Small

Jueves 18 de Enero del 2018

OTRA GRAVE METIDA DE PATA

No tengo idea de quién será el asesor en comunicaciones de la canciller Holguín, pero debería despedirlo.

Desde el fiasco de la Cumbre de las Américas, doña María Ángela mete la pata cuando habla. Lo hacía mejor cuando se mantenía alejada de los micrófonos, un peligro mortal para los ministros de relaciones exteriores.

En la diplomacia, quien habla poco, yerra poco. Y los errores resultan carísimos. A veces, incluso, se pagan con un “pedacito” de país, para usar una expresión de la Ministra.

Hace ocho días, en entrevista en Semana, la Canciller volvió a la carga.

Molesta porque la revista, que se disputa con El Tiempo el podio al medio más incondicionalmente santista del país, le había hecho una crítica menor por su actuación en el asunto del ministro Maduro y el alto mando paraguayo (Maduro incitó a los militares a no acatar la decisión del Congreso de destituir a Fernando Lugo), la Ministra decidió volver a opinar.

Y se refirió a las infaustas declaraciones en las que habló de un fallo “salomónico” por parte de la Corte Internacional de Justicia en el caso contra Nicaragua.

Aquel día, recordémoslo, la Ministra estaba especialmente desconectada.

Fue cuando, a propósito de las aventuras de miembros del Servicio Secreto de los Estados Unidos en Cartagena, se permitió decir “de manera muy cruda” que “donde hay un hombre, hay prostitución”.

Más allá de la anécdota que describe su opinión sobre quienes no hacemos parte de su género, la Canciller dijo que “cualquier cosa puede pasar en esas posiciones salomónicas de la Corte. Nunca una de las dos partes sale con las manos vacías”.

Añadió que “siempre al que demandan queda aburrido” ( no olvidemos que la demandada es Colombia). Y remató con que en la Corte “le dan un pedacito a una parte y otro pedacito a otra”.

Todo eso, además, a pocos días del inicio de las audiencias públicas del caso en La Haya. Entonces le cayeron rayos y centellas por sugerir que la Corte tenía que decidir dándole algo a Nicaragua, es decir, que nosotros perderíamos parte de lo que nos pertenece.

Pero semejante metida de pata no le costó el puesto y está visto, ni siquiera corrección pública del Presidente.

En sus declaraciones de ahora muestra que ya sabe que un juicio salomónico no es aquel en que ninguno “sale con las manos vacías”, en que se le da “un pedacito a una parte y otro a la otra”.

“Hay que leer la Biblia: salomónico es lo justo”, dijo al magacín, y agregó que “salomónico no es repartir por mitades, sino por lo justo”.

Y después de insistir en que “la Corte va a ser justa con ambos países”, finalizó sosteniendo que “en la vida de la Corte no ha habido un solo fallo en que se le haya dado un 100 por ciento a un país”.

En otras palabras, la Canciller nos dice que a Colombia no se le dará “un 100 por ciento” porque la Corte “repartirá por lo justo”.

No nos equivoquemos: en realidad la Ministra está anunciando que el fallo será contrario a los intereses del país y que cercenará parte de nuestro territorio.

Es así porque, no sobra recordarlo, en este caso Nicaragua pretende expandir su territorio hacia lo que hoy y desde siempre ha sido nuestro y es eso lo que le solicitó a la Corte. Colombia no está pidiendo nada y solo se defiende.

Lo único que puede “repartirse”, lo sabe bien la Canciller, es lo nuestro.

Así que este nuevo pronunciamiento de doña María Ángela es aun más infeliz que el de entonces.

Por tratar de arreglar su primera embarrada, que supongo era lo que intentaba, terminó equivocándose de manera más grave.

Ahora ya no solo avisa que perderemos un “pedacito” de nuestro territorio, sino sostiene que eso será resultado de una “repartición justa”.

La Canciller, y por boca de ella Colombia, porque el derecho internacional presume que los ministros de Relaciones Exteriores hablan a nombre de sus Estados, declara de antemano que la sentencia de la Corte en que se nos quitará parte de nuestro territorio será en justicia y razón.

Otros artículos en

Sin Categoría

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido