FCPPC - Vista de ImpresiĆ³n

Enlace: 

http://pensamientocolombia.org/en-esas-estamos/

Autor: Fernando Alameda Alvarado

Fecha: 31/01/2012

Francisco Santos.

El Pais.com.co, 28 de Enero 2012

Tres ‘joyas’ de primera categoría. Tres hechos que demuestran la grave, gravísima, situación institucional de la Justicia en nuestro país. Tres hechos que dejan en claro que la reforma que hoy está en manos del Congreso es un negocio político que va en detrimento de la justicia y nada más.

Primer hecho. La Fiscal le manda una amenaza a una periodista que la critica al estilo de la película El Padrino cuando a un ‘amigo’ le colocan la cabeza de su caballo favorito en la cama. ¿Cómo? En un grado de eficiencia sorprendente citan a María Isabel Rueda a una diligencia perentoria 48 horas después de escribir contra Viviane Morales, le anuncian esa citación por los medios de comunicación y no le dicen para qué es. A María Isabel, y de paso a todos los periodistas, le queda claro el mensaje: cuando la Fiscal quiera queda en manos de esta institución judicial. Una razón más para iniciar el debate de una Fiscalía adjunta al ejecutivo, que tenga quien asuma la responsabilidad política de su eficacia o ineficacia y además responda por los resultados de la política criminal.

Segundo hecho, el carrusel de las pensiones en la sala disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura (CSJ). Nombran amigos y recomendados políticos a altos cargos para que en un mes o en días logren obtener pensiones de más de 13 millones de pesos. Con total impunidad disciplinaria y penal. Pero no fiscal. Enhora buena la Contralora les abre juicio fiscal. Vamos a ver si aguanta las presiones o qué marrulla jurídica se inventa la justicia para cerrar el círculo de impunidad que hoy tienen las altas cortes. Un verguenza en un país donde más del 70 por ciento de los colombianos no accede a una pensión.

Tercer hecho, el nombramiento de jueces a dedo nuevamente por la sala disciplinaria del CSJ. Nombran amigos que llegan con sus amigos (cambian a todos los funcionarios del despacho) y todos tan contentos. Un festival de conexiones y recomendaciones. A Bernardo Moreno lo pueden encarcelar por recomendar a alguien para un cargo, pero no existe la menor posibilidad de que por por el ‘carrusel’ de las influencias juzguen a magistrado alguno de las altas cortes.

Epílogo. El gobierno de la urna de cristal, de la lucha contra la corrupción tiene una reforma a la justicia que fortalece la sala disciplinaria del CSJ. Si tal y como lo leen. ¿Que negocio político espúreo hay ahí? ¿Cuál es la manguala politiquera que hay en esa reforma entre magistrados y congresistas con el aval del Gobierno? Averigüelo Vargas, que no da puntada sin dedal.

Da tristeza con tanto operador judicial serio, juicioso y que arriesga la vida por la justicia que el ejemplo de sus mayores, en escala jerárquica y salarial sea ese. Pero ya no sorprende que una reforma anunciada por el Gobierno con bombos y platillos termine siendo un negocio político de los mismos con las mismas. Otra oportunidad desperdiciada en esta era de la prosperidad.

***

Politizar un tema como el de tierras tiene inmensos riesgos. Uno, reemplaza la buena política pública. Dos, genera expectativas que muchas veces no se cumplen. Tres, pierde el Estado la neutralidad para ser árbitro de disputas que se pueden prestar para abusos. Perón y Chavez son los mejores exponentes de ese juego. Y así dejaron a sus países.