Están en etapa terminal

Fuente: http://pensamientocolombia.org/estan-en-etapa-terminal/

Autor: Nestor Solano

Fecha: 01/03/2017

Los oportunistas del régimen, aparecen en cualquier escena de la vida diaria de los Venezolanos, se enriquecen a costillas de los más humildes, te cobran para que no hagas colas para comprar el mercado, para que te atiendan en notarias y registros, para encontrar jueces que te escuchen y para lograr cualquier trámite o documento en las oficinas públicas. El gobierno marcha sin ningún control y el déspota que lo dirige agrede a los venezolanos, desconociendo la voluntad mayoritaria que reclama elecciones regionales y exige respeto por la constitución y las leyes de la República.

Mientras la economía del País se derrumba y los delincuentes toman por asalto calles y barrios, las Fuerzas Armadas embisten contra la paz de las Universidades y contra la dirigencia opositora, no conformes con el atropello, dicen con la mayor arrogancia y cinismo, que los Venezolanos estamos conformes con los beneficios y logros de la revolución y sumamente contentos de vivir en el lugar más feliz del mundo, tamaña mentira, parece que todavía no han asimilado que el mundo de fantasías y mentiras que generó esta miseria llegó a su fin.

Es imposible que no los hunda y los entierre el colapso de sus políticas, el maltrato y las amenazas que se lanzan, contra todo aquel que disienta de sus mentiras e hipocresías, son un grupo de cómplices en el saqueo, están financiando pandillas para que golpeen y atropellen estudiantes y personas decentes, tienen una desesperación porque están en etapa terminal y recurren a cualquier trampa para mantenerse en el poder, no tienen futuro pero si un peligroso pasado, que los impulsa a construir inventos que les permitan ganar tiempo, ante la grave y dramática situación que avanza como una tenaza que se va cerrando en su propio cuello.

En política como en nuestra acción cotidiana, los errores se pagan, los delitos y la irresponsabilidad en funciones de gobierno tienen un castigo, Venezuela está devastada por la inflación, la escases, la violencia, el hambre y la represión. Los costos y esfuerzos para salir de esto son muy grandes, por lo tanto los comprometidos con la democracia, la libertad y un mejor futuro para nuestros hijos y nietos, convocamos a un gran esfuerzo con disciplina y valor, no podemos dejarnos vencer, ni jugar a la indiferencia, tenemos este mismo año que vencer al mal, la respuesta está en nuestras manos.