FCPPC - Vista de Impresión

Enlace: 

http://pensamientocolombia.org/oposicion-a-que-o-a-quien/

Autor: Jaime Jaramillo Panesso

Fecha: 29/06/2018

“Por mi madre y por la pica, me voy a la oposición”. No ha iniciado Iván Duque su gobierno y los recalcitrantes enemigos de la convivencia pacífica y democrática juran, por sus ancestros y sus dioses, que van a combatir hasta la última gota de su sangre a Iván Duque, a Marta Lucía Ramírez y a la coalición que ganó las elecciones. Por supuesto que serán opuestos a los diez millones de ciudadanos que votaron por Duque. Esta es una oposición que comienza por declararse contraria a las personas, no a las ideas ni a las propuestas legislativas del nuevo gobierno. Cuando se aplica la guerra de la enemistad a los conciudadanos por el solo hecho de no compartir sus ideas o creencias, están sembrando confrontaciones pasionales y artificiosas entre las personas que viven en un mismo municipio, barrio, edificio o localidad.
Por supuesto que en democracia no hay unanimismo, salvo en momentos muy especiales como el apoyo a la Selección de Futbol de Colombia. Lo que ocurre en estos días posteriores a la elección de Presidente de la nación, es el afán y la codicia electoral de los perdedores. Con sorpresa se encuentran un capital de ocho millones de votos. Por lo cual los jefes de ese cardumen dedican sus mandíbulas de tiburones a engullirse, cada cual, la parte que le alcance la tragadura. Lo obvio es que Petro (como todos sabemos que en latín significa “duro como una piedra”, y las piedras son obstáculos para construir los caminos, etc.) en su catadura de “Comandante en Jefe” proclamada por él mismo, aspira a tener el mando sobre Sergio Fajardo, Jorge Enrique Robledo, Claudia López, Rodrigo Londoño (Timo), Álvaro Delgado (PCC) y Gabino (Eln). Eso quisiera “El Cienaguero”, pero crujen las piezas de madera del entablado.

El destino de la oposición política en Colombia es, bajo las actuales señas de los astros, su fracturación, mientras en el Congreso aparezcan las voces de los más curtidos que rivalizarán con las caricaturas de estadistas que acompañan a Petro. Este país necesita una oposición lúcida, racional, con ropaje ideológico aunque use zapatillas italianas Ferragamo. La respetabilidad de la oposición nace de la inteligencia, el entendimiento y el respeto por sus “opositores” en filosofía política y en sabiduría administrativa del Estado. No surge de los gritos emitidos por La Madremonte, ni los silbidos de las carangas resucitadas. Tampoco nace de los calores militares y masculinos que traen los desmovilizados.

¿Qué es la oposición? El partido o los partidos, o los grupos de personas que no comparten las ideas políticas o la manera de manejar el Estado por otro partido o partidos que detentan el gobierno legítimo. Como lo señala Bobbio “partimos de que en el sistema que sirve de sostén está constituido por un idearioliberal-democrático (modelo de régimen pluralista o poliárquico) donde podemos encontrar la oposición extra sistema, llamada también ilegitima. Junto a la oposición legitima que son las que actúan dentro de los valores y limites compartidos con la sociedad……En un régimen de democracia representativa podemos individualizar otra bipartición: la oposición antisistema que en principio rechaza el modelo existente y propone, una vez obtenido el poder, su sustitución por otro. La oposición extra sistema es contestaría y lleva hasta la completa radicalización que la hace salir de los límites impuestos por el sistema político para afectar a todo el modelo de desarrollo de la sociedad”.

Por tanto la oposición, petrista, comunista o fariana escogerá el camino de los paros generales, las huelgas en los servicios públicos y los grupos de choque para desgastar al gobierno y a los partidos en que se sustenta, pero sobretodo para que la ciudadanía, el pueblo, se incomode con la anarquía por ellos desatada, pero que recae sobre el gobernante.

Esa es la bomba retardada que deja Juan Manuel Santos con su manejo económico y social. Para enderezar la postración heredada, Duque deberá aplicar medidas impopulares, pero necesarias, en algunos casos. Ese será el punto de inflexión en donde las promesas mágicas de la oposición serán comparadas con la lealtad a las reformas y al futuro de una nación con las libertades y la democracia.

Tarjeta de presentación:¿Será que la Misión de Verificación de a ONU también se insertará en la oposición? ¿Y con cascos azules?