FCPPC - Vista de Impresión

Enlace: 

http://pensamientocolombia.org/el-canto-claro-del-gallo-duque/

Autor: Pedro Aja Castaño

Fecha: 02/07/2018

Más claro no canta el gallo, dice el refrán. Y el gallo canta para que lo oigan tanto las gallinas como los otros gallos, si hay alguno que lo escuche, para que sepan que él está presente y que tiene un cantar potente. Los gallos son aves territoriales que muestran su autoridad y poderío de diversas formas. Es decir, ese ‘gallo’ canta para que lo oiga Colombia en todos sus rincones. El que sin quererlo nos ha llevado a ese símil del gallo con Iván Duque fue Germán Vargas Lleras cuando dijo: “Es muy pollo y sin experiencia.” Pero el ‘pollo’ le resultó un gallo joven. En nuestro escenario político la claridad de Duque es sobre cosas precisas que no se pueden ignorar. Diría yo que es la forma como la mayoría de colombianos quiere que se les hable.

En la extensa entrevista que Iván Duque sostuvo con Yamid Amat (“Un país unido es capaz de cualquier cosa: Duque” El Tiempo, junio 24/18) expuso de manera clara cuáles son los principales objetivos de su gobierno y cómo lograrlos. El Tiempo los resumió así:

1. No más polarización 2. Fin a lo que nos divide. 3. Santos-Uribe: voy a fomentar la concordia 4. Cultivos de coca: erradicación obligatoria. 5. Se pagará erradicación de coca. 6. No habrá represión. 7. Se mantendrán acuerdos de paz con ajustes. 8. No habrá cárcel con barrotes para exguerrilleros, habrá justicia proporcional. 9. La JEP será reformada. 10. Superar las diferencias. 11. Más atención a la costa Pacífica. 12 Equipo muy serio para Hacienda. 13 Subir salarios, bajar impuestos. 14 Mejoramiento de la calidad de las EPS. 15 Lucha contra la corrupción. 16. Control a las licitaciones. 17 Bloque de búsqueda contra corruptos. 18 No se elevará la edad de pensión. 19 No más negociación de nuevos TLC. 20. Relación ordenada y respetuosa con Santos. El cómo lo hará se puede leer en la entrevista completa. 21. Además de todo lo anterior hay que conjurar el riesgo de que Colombia pueda ser descertificada por EE.UU. De esa manera tiene usted una guía para apoyar esas iniciativas u oponerse a ellas con otras mejores, espero.
Por otra parte, en la primera reunión de empalme, Santos entregó: 35 documentos del próximo Plan de Desarrollo, lo ejecutado del actual y un listado de las principales preocupaciones que deja pendientes, aunque hubo muchas más que no fueron incluidas. Las principales son: 1. Electricaribe. 2. La situación de los migrantes venezolanos. 3. Hidroituango. 4. La Reforma al Sistema General de Participaciones. 5. Las decisiones de la Corte Constitucional con alto impacto fiscal. 6. Las demandas internacionales. 7. Los programas de 4G. 8. El ingreso de Colombia a la OCDE. 9. El conflicto marítimo con Nicaragua. 10. El hallazgo del galeón San José. 11. El Acurdo de Paz que, desde luego, tiene sus bemoles. (“Detalles del empalme entre los gobiernos Santos y Duque” El Espectador, Jun 24/18) Además, en la entrevista de la W del 27 de junio de 2018 Santos hizo una buena defensa de sus realizaciones. ¿Cuál es la tragedia de Santos? Que se le pueden reconocer las pocas o muchas cosas materiales que hizo, pero la gente no lo quiere. ¿Por qué? Porque ha asumido defender a las Farc (enemigos de la sociedad) y no defender al país contra sus ambiciones que se ven en el acuerdo habanero. Además, si uno quiere ser amado, debe amar de manera REAL desde el fondo del alma, de lo que somos, con nuestras fortalezas y debilidades. Con todos sus defectos eso es lo que se le ha visto a Uribe y a Duque: aman a la gente de este país aunque tengan que tomar decisiones impopulares y decir cosas duras. Ese es el secreto de su éxito.

Por su parte La Silla Vacía y la W dieron a conocer los nombres de los que conforman el equipo de empalme del Presidente Duque, por lo que cada quien puede hacerse una idea de cómo será el próximo gobierno. El anterior es, entonces, el escenario real que los colombianos debemos tener en cuenta para el próximo cuatrienio.
Sin embargo, Semana, que se ha convertido en elfortín antiuribista de cierta élite bogotana que no quiere a Uribe, y no creo que vaya a cambiar, en la pluma de su director, Alejandro Santos Rubino, sobrino del presidente, conceptúa sobre los retos de Duque diciendo que son: 1. La sombra de Uribe. 2. Girar al centro. 3. El gabinete de Duque. 4. Un gobierno sin reelección. 5. La oposición. 6. El futuro de la paz. 7. ¿Qué hacer con Maduro? 8. La autoridad legítima. 9. Su juventud. Por lo que uno se pregunta: ¿Qué motiva el odio antiuribista de esa élite? ¿Quiénes pertenecen al Secretariado Secreto de las Farc, infiltrado en el gobierno y denunciado por el Coronel Mejía en Los Informantes? Ver: “La entrevista del Coronel Mejía, los secretos de Fidel y el verdadero juego.”

Por otra parte, tenemos la DESINFORMACIÓN de La Silla Vacía. Su informe “10 cosas que podrían ocurrir con la paz bajo el gobierno de Duque” elaborado por Kyle Johnson se basa en el informe “Risky Business: The Duque Government Approach to Peace in Colombia” dado a conocer el 21 de junio de 2018 en Bruselas. El informe original consta de: 1. Resumen Ejecutivo, 2. Introducción, 3. La transición de las Farc hacia la vida civil (descripción de dificultades), 4. La reforma agraria y la sustitución de cultivos ilícitos, 5. La justicia transicional, 6. Las amenazas de seguridad, 7. Conclusión. El informe es objetivo en cuanto describe los elementos y acontecimientos del proceso.

Pero el informe de Johnson ‘interpreta’ el original de una manera peculiar para trasmitirnos su visión de lo que pasará en el gobierno de Duque (Hago observaciones en paréntesis): 1. No volveremos a la guerra como en tiempos de Uribe. (Ya las Farc no están en el escenario, pero existen sus disidencias y los grupos criminales del crimen organizado.) 2. El Centro Democrático podría radicalizarse frente a la paz. (La aprobación de la JEP en el congreso prueba lo contrario.) 3. La sociedad civil tendrá que movilizarse pero también tender puentes.(Quien tendió los puentes fue el presidente electo Duque en su discurso como ganador de las elecciones.) 4. La reincorporación seguirá, pero con los mismos desafíos.(¿Incumplimientos de las Farc y el gobierno?) 5. La JEP y la participación política estarán más seguras que lo anticipado. (El CD ha dicho que no desea hacer trizas los acuerdos y el Estatuto de la Oposición garantiza la participación política de todos.) 6. La reforma rural podría ser más una contra-reforma rural (Esa reforma está rezagada, luego no es ninguna contra reforma. Lo dicen los expertos. 7. La sustitución de la coca se debilitará fuertemente. (Las más de 200 mil hectáreas cambian el panorama.) 8. Las disidencias se fortalecerán políticamente. (Y Petro las incorporará en su labor desestabilizadora.) 9. El Estado difícilmente llegará a la otra Colombia para quedarse. 10. Las fronteras seguirán sufriendo la violencia. (Hay migración venezolana aceptada y protegida, no violencia.)

¿Cuál es la diferencia esencial de estas narrativas y qué buscan? Yo diría que la de El Tiempo y El Espectador pertenecen a lo real; informan objetivamente. La de Semana es especulativa y obedece a una postura política de la élite bogotana. El interés de La Silla Vacía es darle alcance a su misión: “Más que cubrir la noticia del día y acudir a ruedas de prensa, nos centramos en aquellas historias que realmente describen cómo se ejerce el poder en Colombia: en los personajes que mueven los hilos del poder, en las estrategias para alcanzarlo y mantenerlo, en las ideas e intereses que subyacen las grandes decisiones del país.” Este medio es financiado con una generosa beca del Open Society Institute. Entonces no es un organismo periodístico objetivo, sino de influencia política bajo los muy cuestionados dictámenes de Soros. Si el amable lector quiere ir más a fondo sobre el tema Soros y su relación con nuestras pasadas elecciones, vaya a: “Isabel Cuervo – El multimillonario George Soros incide en… – Facebook” o “Documental denuncia la influencia de George Soros en elecciones presidenciales de Colombia, involucra al Exterrorista León Valencia, Sergio Jaramillo y Rodrigo Uprimny.”

Por ese motivo El Tiempo y El Espectador se venderán más y La Silla Vacía quedará como una lectura de seguimiento vigilante. ¿Por qué digo que Semana especula? Porque Duque no está ejerciendo la presidencia y el deber primordial del periodismo es informar objetivamente sobre los hechos. El problema de lo especulativo en política es que la gente acepta el bla…bla…bla… como el escenario ‘natural’ de la democracia por lo que muchos se desencantan al comparar con los hechos y se descuidan frente al enemigo que acecha. Eso nos pasa. Más bien las apreciaciones de Semana pertenecen al escenario ya superado de la campaña presidencial en donde se habla de expectativas. Por lo que Duque ha empezado a mostrar lo que él es.Y la sucia oposición de Petro también.
Sin embargo, en Colombia los derechos y deberes de la oposición no son claros, pues la confrontación armada ha acaparado el interés y la atención, olvidándonos de la verdadera oposición democrática con la que debemos convivir. Por el contrario, la oposición petrista quiere MANDAR y aprovechar un Estatuto de la Oposición, pero la finalidad de esos derechos en cualquier democracia parlamentaria consisten en:

1. Ofrecer alternativas políticas, no imponerlas.
2. Articular y promover los diversos intereses de todos los votantes, no la interpretación personal de un líder.
3. Ofrecer alternativas a las decisiones propuestas por el gobierno y el representante de las mayorías.
4. Mejorar los procedimientos parlamentarios de toma de decisiones asegurando el debate, reflexión y contradicción.
5. Examinar las propuestas legislativas y presupuestarias del gobierno
6. Supervisar el gobierno y la administración.
7. Mejorar la estabilidad, legitimidad, rendición de cuentas y la transparencia de los procesos políticos.

Ahora bien, la oposición puede basarse en una concepción de ideología política de izquierda o derecha en cuyo caso sería casi que una ‘función’ contra el sistema imperante. Esa mentalidad fue el fundamento del fracaso petrista en Bogotá. Y eso es también lo que significa la inclusión de las Farc en el congreso. Sin embargo, cuando la oposición se define como una falta de mayoría, pero que está en función de un bien superior para el país, puede ocurrir que se haga en términos de caso por caso. Ese puede ser el escenario de EE.UU. en donde los dos partidos tradicionales se conciben como variantes de UNA DEMOCRACIA. En ese escenario la oposición puede apoyar al gobierno o viceversa, sin necesidad de mermelada o pago de favores. Sin embargo, en ese contorno político aunque el partido comunista y sus aliados tengan protección legal, se les considera como un factor antidemocrático, por lo tanto peligroso para el sistema, aunque utilicen los mismos términos políticos. La situación es igual en Colombia. Y contra esa amenaza el sistema se defiende.

Por ese motivo, una falta de apoyo a las ideas que van contra el sistema, es decir, una oposición débil en el congreso y que, además, no tiene bancada, como es el caso de Petro, puede llevar a su forma de oposición parlamentaria, sui generis, en la que las protestas se expresan en formas violentas en las calles, en acciones de obstrucción social, o burdas mentiras a través de los medios, (Entrevista con Petro en la W Junio 26/18), o conspiraciones jurídicas, disminuyendo así la calidad y la relevancia del debate parlamentario, afectando de esa manera, el proceso de toma de decisiones como un todo. Eso es lo que pretende Petro. A eso se le considera saboteo de la gobernabilidad y tendría sus consecuencias electorales, o judiciales, si así se denunciara. Ese escenario, por lo tanto, no contribuye a la tan anhelada paz.
Si el escenario anterior corresponde a la descripción de lo que ocurre en Colombia podríamos entonces preguntar: ¿Es correcto darle legitimidad a una oposición que busca la desestabilización, cooptación o destrucción del sistema? Cuando esa pregunta no está clara en la mente de los ciudadanos, para neutralizar a los enemigos del sistema infiltrados en una estructura democrática, el sistema democrático usa las mismas defensas naturales que en su momento utilizó la oposición comunista o democrática. Veamos el caso de la JEP que es una amenaza para la estabilidad del sistema de justicia y por lo tanto de la gobernabilidad y el estado de derecho.En ese caso, el nuevo gobierno y quienes lo respaldan podrían llevar a cabo las siguientes acciones que no son una mamadera de gallo del Centro Democrático, según el senador Benedetti, sino acciones legítimas de la democracia:

8. Ofrecer alternativas de interpretación del funcionamiento de la JEP.
9. Articular y promover los diversos intereses de las víctimas, no la interpretación sesgada de unos magistrados.
10. Ofrecer alternativas a las decisiones propuestas por la JEP y sus representantes.
11. Mejorar los procedimientos de la JEP para la toma de decisiones asegurando el debate parlamentario, la reflexión y contradicción del funcionamiento de esa estructura en el mejor interés del país.
12. Examinar las propuestas normativas y presupuestarias de la JEP.
13. Supervisar su funcionamiento y administración.
14. Mejorar la compatibilidad, legitimidad, rendición de cuentas y la transparencia en los procesos de la JEP para no desestabilizar la estructura de justicia legítima del país.
Muchos quieren aplicarle un fast track al asunto que fue una aplicación acomodaticia de Santos para favorecer a las Farc. (Un ‘fast track’ que no se ocupó en su momento de hacer lo importante como es el reglamento de la JEP.) Ahora se trata de proteger la democracia para que las cosas queden bien hechas, no importa si toma más tiempo. Porque no debemos olvidar, además, que para que la JEP fuera posible, el gobierno bajó el umbral de participación ciudadana para la aprobación del Acuerdo de Paz. Fue negado por la opinión. Luego la JEP no tiene ningún fundamento de legitimidad, aunque la paz sea deseable. Por eso hay que enmendar el entuerto de Santos, dándole una validez ética y política a las propuestas del nuevo presidente.
Finalmente, lo que tanto Petro & Co., Semana, ni muchos izquierdistas han entendido es que en democracia para que una oposición sea LEGÍTIMA (no legal) tiene que ser PACÍFICA, PRODUCTIVA Y CREATIVA.

De esa forma la oposición queda altamente institucionalizada, respetada para exigir sus derechos, quedando rodeada de protecciones legales. El costo de destruir ese tipo de oposición, altamente democrática, sería alto. Pero esa no es la oposición de Petro. Por lo que no basta que una oposición esté constitucionalmente protegida, porque la oposición está compuesta de personas y es la conducta de esas personas la que se gana la legitimidad, aceptación o rechazo de la sociedad; o su vigencia y respeto ante la ciudadanía. ¿Puede una oposición comunista, carente de inteligencia emocional, elevarse a esos estándares como para producir aceptación social? Lo dudo. Porque el talante comunista es muy diferente al democrático. Por talante quiero decir el espíritu y estilo de actuación de sus representantes. Y Petro es el ejemplo más visible, como que es el líder.

Por lo tanto, no sé qué es lo que tiene o le falta al comunismo en su ética y capacidad de motivación; pero lo que hemos visto en URSS, Cuba, Venezuela China, Vietnam, Corea del Norte, Laos y el invadido Tíbet, en materia de derechos y libertades humanas es su incapacidad para crear un sistema económico sostenible, laboralmente justo, y promotor de la dignidad humana, en donde las personas tengan incentivos para desempeñarse eficientemente y actuar éticamente en su trabajo, pues también la esclavitud laboral puede hacer crecer el PIB.Y si el sistema socialista es tan bueno, ahora que tenemos oportunidad de conocer mucho de Rusia ¿cómo se sienten los rusos con una posible vuelta al sistema socialista? Vale la pena que los ilustres camaradas que se ufanan de que Gabo era de izquierda, se enteren de lo que escribió antes de ser amigo de Fidel Castro (1957) y se leyeran “De viaje por los países socialistas ? 90 días en la Cortina de Hierro” para que conozcan la tristeza de vivir en ese régimen. El siguiente es el índice del librito de Gabo presentado por Editorial Oveja Negra en donde el Nobel comunista (Ver: La militancia de Gabo en el partido comunista en Las 2 Orillas) presenta su desencanto total con el sistema:

1. La ‘Cortina de Hierro’ es un palo pintado de rojo y blanco. 2. Berlín es un disparate. 3. Los expropiados se reúnen para contarse sus penas. 4. Para una checa las medias de nylon son una joya. 5. La gente reacciona en Praga como en cualquier país capitalista, 6. Con los ojos abiertos sobre Polonia en ebullición. 7. URSS: 22.400.000 kilómetros cuadrados sin un solo aviso de Coca-Cola. 8. Moscú la aldea más grande del mundo. 9. En el mausoleo de la Plaza Roja Stalin duerme sin remordimientos. 10. El hombre soviético empieza a cansarse de los contrastes. 11. Yo visité Hungría.
Más clara no podría ser la experiencia que tenemos con los camaradas colombianos y de otros parajes extraviados fuera del camino normal y humano de la democracia. Eso es lo que estuvo en juego en las elecciones pasadas y Petro no ha renunciado a la pesadilla socialista; luego su Colombia Humana es un soberano fraude. ¿Y por qué es un fraude al igual que la JEP y el Acuerdo de Paz y muchos otros temas del gobierno Santos? Porque cualquier esfuerzo de ‘mejora’ social, científica o humana que pretenda llevarse a cabo a la brava debido a que se tiene el poder para hacerlo, sin tener en cuenta la necesaria etapa de la prueba y error de la realidad, va a generar los obvios problemas del choque entre lo real y lo deseable, en Colombia, no en Suráfrica. Si comparamos la JEP con el sistema jurídico colombiano, no puede pretender la Justicia Especial para la Paz igualar a la justicia colombiana en su efectividad para para juzgar objetiva y justamente, pues la JEP nació de las carreras por satisfacer a las Farc. El sistema jurídico tradicional lleva 200 años perfeccionándose de acuerdo con la realidad cambiante de Colombia. Desafortunadamente, esta es una pequeña enseñanza que no tienen en cuenta algunos políticos como Petro y Santos que después dicen no entender por qué fracasan. Creo que con el gobierno Santos y la triste experiencia de Venezuela Iván Duque ha tenido muchos años de aprendizaje para no fracasar y poder hablar claro.