FCPPC - Vista de Impresión

Enlace: 

http://pensamientocolombia.org/protesta-resistencia-o-codigo-de-policia/

Autor: Pedro Aja Castaño

Fecha: 02/12/2018

Si digo que tal o cual cosa no me gusta, estoy protestando. Si me preocupo además porque eso que no me gusta no vuelva a ocurrir, estoy resistiendo. Protesto cuando digo que no sigo colaborando. Resisto cuando me ocupo de que tampoco los demás colaboren.

Ulrike Meinhof (1934 – 1976) Periodista y revolucionaria alemana, una de las fundadoras de la Fracción del Ejército Rojo.

Nos tienen embobados con el mensaje; dicen que es una protesta estudiantil para favorecer la educación superior, pero las acciones de resistencia son evidentes y dicen lo contrario. ¿Por qué? Si usted convoca una movilización pública, se hace responsable, política, moral y éticamente, de TODAS sus consecuencias, aunque usted no pueda ser judicializado por los actos vandálicos de otros. Así que los líderes de la marcha estudiantil no pueden desentenderse del asunto. Por lo que decidí que una marxista como Ulrike Meinhof nos aclarara el asunto en su cita arriba mencionada. ¿Qué es lo que hacen los estudiantes? Organizar y poner a prueba un método de resistencia de largo alcance para sabotear el gobierno Duque y montar a un izquierdista, con la anuencia de líderes de otros movimientos que, supuestamente, representan problemas sociales. La cosa se organizó por primera vez para tumbar a Rojas Pinilla. En ese entonces como hoy los tontos útiles ponen las víctimas y los políticos dirigen tras bambalinas. Así, como resultado que nadie recuerda, el 8 de junio es el día del estudiante caído colombiano, mientras que el día internacional del estudiante es el 17 de noviembre, organizado por los comunistas y también olvidado debido al rock and roll de los camaradas rusos. Ambos movimientos se identificaban como revolucionarios.

Es lo mismo que usted observa en Estados Unidos para tumbar a Trump: un movimiento de resistencia política disfrazado de democracia. Hasta ahora he identificado 19 organizaciones. 11 grupos dedicados a la defensa política que en realidad buscan hacer un escrutinio profundo del pensamiento del ciudadano común y corriente:#1) Our Revolution, #2) Sister District Project #3) #KnockEveryDoor #4)SwingLeft, #5) Flippable, #6) Resurgent Left, #7) Adopt-a-State, #8) Operation 45, #9) Movement 2017, #10) The PussyHat Project, #11) Latino Victory Project.Y 8 grupos dedicados al entrenamiento de militantes: #12) Emerge, #13) Ignite, #14) Emily’s List, #15) Indivisible, #16) Run for Something, #17) Wellstone, #18) She Should Run, #19) Higher Heights. (Fuente: 19 Resistance Organizations on the Forefront of the Anti-Trump …)En el documento original puede usted estudiar los objetivos de cada grupo.

¿Y cuál es el problema tanto allá como acá? Que el electorado no conoce las leyes que lo rigen, no está organizado, ni entrenado en el uso correcto de la democracia, pero sí podría estar listo para actuar con la motivación engañosa de cualquier populista. Así se preparan los ‘subversivos gringos’ para volver a la presidencia. ¡Ojo Centro Democrático! Que allá los que aspiran son demócratas, pero aquí son comunistas que se hacen llamar progresistas.

Ahora bien, si usted pregunta quién o quiénes suministran los fondos para el movimiento Anti Trump, nadie sabe; lo mismo que nadie sabe quién lo dirige. Lo que quiere decir que son personas de mucha experiencia para no dejarse sorprender, lo cual puede ser temible. ¿Cuál es el problema?

No existe en la ‘educación para la democracia’ una cátedra o guía para conocer cómo funcionan los enemigos que la destruyen: corrupción, violencia, engaños, leyes injustas, etc. Pregúntese: ¿Cuándo es válido protestar o resistir? ¿Por qué? ¿Cómo se protesta, resiste o se logran los objetivos democráticamente? He aquí mis observaciones y sugerencias para que usted no se deje manipular como marchante o como ciudadano que observa cómo le violan sus derechos:

1. Si alguien es responsable de convocar una marcha democrática y pacífica ¿cómo asegura esa persona que sus partidarios o simpatizantes no violan las leyes que pueden llevar a arrestos? Aquí se ignora que A TODOS nos rige un Código Nacional de Policía y Convivencia. Hágaselo conocer a los marchantes para que conozcan que el Artículo 166 autoriza El uso de la Fuerza; el 140 sancion a los dibujos vandálicos, por ejemplo. Pero en nuestros ‘predios democráticos’ prevalece nuestra peculiar concepción de ignorar las funciones reales de los Escuadrones Móviles Antidisturbios de la Policía Nacional o ESMAD cuya función esencial es restablecer el orden, la seguridad y la tranquilidad de las jurisdicciones afectadas.

2. Porque el Capítulo II, Art. 6, Nº 2 define como tranquilidad: lograr que las personas ejerzan sus derechos y libertades, sin abusar de los mismos, y con plena observancia de los derechos ajenos. Pero esa tranquilidad se ignora en la marchas. Uno de los líderes estudiantiles pedía perdón por los desmanes; no basta recurrir a ese argumento cuando se conoce lo que va a pasar.

3. Desconocen, además, el Título III, Capítulo I, Art. 27 que habla de los comportamientos que ponen en riesgo la vida e integridad de las personas ante los que hay multas, amonestaciones, castigos, judicialización, hasta el uso de la fuerza, si es necesario, de acuerdo con…

4. El Capítulo II, expresiones o manifestaciones en el espacio público.
Ahora bien, si usted participa, apoya u observa una protesta o resistencia ¿qué debe saber?

5. ¿Por qué marcha, se reúne, protesta, resiste? ¿Cuáles son los objetivos reales de la manifestación? ¿Lograr la atención de los medios, un legislador específico o el presidente, aprobar un proyecto de ley para un presupuesto, solidaridad con el movimiento, etc.? ¿Poner en práctica una consigna política? ¿Derrocar o hacerle la vida difícil al presidente Duque?

6. ¿Cómo sabrá que ha tenido éxito con el otorgamiento de un presupuesto? ¿Cuáles son los resultados que espera, en qué tiempo, con qué características, si, por ejemplo quiere una educación de calidad, incluyente? ¿Quiénes son los que finalmente serán responsables de ese resultado: el presidente, el ministro, el rector, los profesores, los sabios, usted? ¿Ha leído las 119 páginas de “Al filo de la oportunidad” que recoge el “Informe de la misión de sabios” sobre el problema de la educación en Colombia, entregado en 1995 y al que nadie le ha parado bolas, a pesar de que allí participaron nuestras más destacadas lumbreras como el Doctor Adolfo Llinás y Gabriel García Márquez?

Así las cosas, aunque la protesta es una parte vital de la democracia, toda demostración de inconformidad tiene un límite regido por los derechos de los otros. Consideremos qué podría suceder si esos límites no se respetan; valdría la pena que algún congresista fuera el héroe que protegiera nuestros derechos durante las protestas. Veamos cómo piensan en otras partes:

7. En el estado de Washington, un legislador calificó algunas protestas como "terrorismo económico" e introdujo un proyecto de ley que permitiría a los jueces castigar con un año adicional de cárcel si el manifestante estaba "intentando o causando un perjuicio económico". ¿No es eso lo que ocurre cuando no podemos llegar al trabajo a tiempo; cuando los choferes de buses y taxis no pueden trabajar; o las empresas deben darle salida más temprana a sus empleados? ¿Quiénes deben pagar los destrozos causados, los ejecutores materiales, los instigadores intelectuales, los responsables de la marcha?

8. En Minnesota, una persona podría ser condenada por participar o estar presente en "una manifestación ilegal" al considerarla responsable por los costos incurridos por la policía y otras agencias públicas.

9. ¿Se comete el mismo delito al obstruir una vía de poca importancia o cuando se interrumpe una arteria vial de mucho impacto, como la Autopista Norte, que incida en la movilidad general de la ciudad, la comunicación intermunicipal o interdepartamental? Un ejemplo es el bloqueo de los taxistas de hace algunos años que aisló los colegios de los niños, muchos de ellos habiendo llegado en horas de la noche a sus casas, poniendo en riesgo su seguridad. Un acuerdo sobre el Pico y Placa para taxis, buses, busetas y colectivos en Bogotá paralizó la ciudad en agosto de 2001.En esos casos, ¿se debe despejar la vía de cualquier forma posible? ¿Qué respaldo legal tendrían las autoridades? ¿Los conoce la ciudadanía? Pero preguntémonos ¿Qué es lo que realmente hay detrás de una protesta o la resistencia civil? ¿Representan esos movimientos lo que un pueblo realmente quiere?

En mayo de 1968, tanto estudiantes como trabajadores querían que el presidente Charles de Gaulle dejara el poder; pero había una división fundamental entre los objetivos utópicos de los estudiantes y las demandas más prácticas de los trabajadores. Una vez que los estudiantes ocuparon sus universidades, comenzaron a organizar foros para que las personas desahogaran su rabia contra la vida tal como se vivía, para proponer nuevos mundos. Los deseos de los estudiantes encontraron su expresión más pura en sus lemas, grafitis y carteles. Lo que garabatearon y pegaron en las paredes expresaron no solo su odio a De Gaulle y la estructura de poder, sino también el deseo de una liberación absoluta del ser humano: "Los obstáculos puestos en los placeres incitan a los placeres sin obstáculos"; “¡Vida, rápido!”; "Se realista, exige lo imposible"; “Prohibido prohibir”; etc. Eso es lo que queda de esa ‘revolución’: la moda del grafiti político.

Al mismo tiempo, influenciados por la idea marxista clásica y anarquista de que la clase trabajadora es el vehículo de la revolución, los estudiantes lucharon constantemente por la unidad obrero-estudiantil, marchando a las fábricas y exhortando a los trabajadores a unirse a ellos. No se daban cuenta que no los veían como los posibles líderes de los trabajadores por su obvia diferencia de clase, pero insistían en que se unieran a su lucha. ¿Resultado? Mucha fraternidad, pero poca cohesión política. ¿Fue una revolución cultural? Eso dicen. De la misma forma los estudiantes camaradas en Colombia quieren ser apoyados por una sociedad que no comparte sus ideales para lo cual tendrían que cambiar la cultura. Pero no logran discernir esa realidad.

A pesar de lo anterior, pareciera que no hemos aprendido que las marchas estudiantiles tienen siempre un destino trágico porque la violencia y la presión casi nunca logran nada. El movimiento de resistencia de la Rosa Blanca de la Alemania nazi en 1942; el movimiento de protesta de Kent University contra la guerra de Vietnam en 1970; el levantamiento de Soweto contra el apartheid de África del Sur en 1976; la huelga estudiantil de la Plaza de Tiananmen contra el abuso de los Derechos Humanos en China en 1989; la Revolución de Terciopelo contra la tiranía comunista de Gorbachov en 1989; la Protesta de los Paraguas en Hong Kong en 2014; el prolongado Movimiento de las Madres de la Plaza de Mayo contra la dictadura argentina; todas esas acciones altruistas llegaron a tener repercusión internacional por los estudiantes muertos y las madres desaparecidas para que las ideas fueran escuchadas. Pareciera entonces que la incomprensible naturaleza humana todavía exigiera que todo redentor deba ser crucificado. ¿Será que nuestra marcha o resistencia estudiantil a la colombiana busca muertos para alcanzar notoriedad internacional?

Los millones de víctimas de nuestra violencia le importaron un carajo al resto del mundo. Pilas, Presidente Duque. No olvide la mano firme en el corazón grande; pues aunque es loable luchar por la educación, la violencia, los engaños, trampas, presiones no pertenecen al credo de la gente educada, así se hagan los bobos y hagan lo contrario, echándole la culpa a las ‘disidencias,’ un engaño del que somos conscientes.