El señalado es Jhonny Alexander Bello, contratista que fue capturado y que haría parte de esa guerrilla.

La reciente captura de nueve personas señaladas de pertenecer al Ejército de Liberación Nacional puso en entredicho al más poderoso contratista del departamento de Arauca, que actualmente tiene bajo su responsabilidad la construcción de la vía de acceso al relleno sanitario en Arauquita, con una asignación presupuestal de $5.528 millones.

Su nombre no es conocido por los araucanos y la Fiscalía por ser contratista, sino por supuestos vínculos con el ELN. Él fue uno de los nueve capturados en la más reciente ofensiva contra el frente Domingo Laín en Arauca. Es señalado de realizar acciones terroristas contra la Fuerza Pública y la infraestructura del oleoducto caño Limón Coveñas.

"Sabemos que tiene algún vínculo familiar con quien es conocido como alias ‘Garganta’”, manifestó el coronel Geovanny Buitrago, comandante de la Policía de Arauca.

Alias ‘Garganta’ es Luis Felipe Ortega Bernal, un jefe guerrillero de los más sanguinarios del ELN, capturado con identificación falsa en noviembre del año pasado por las autoridades venezolanas, y es tío del contratista en aprietos con la justicia.

Según las autoridades el contratista es conocido en las filas del ELN como alias ‘Giovanny’, y además de la vía al relleno sanitario tiene otro contrato con la gobernación de Arauca por casi mil millones de pesos para la construcción de la sede de la paz y la esperanza en Fortul.

"No tenía algo que lo señalara, la preocupación es que las regiones como las nuestras terminan siendo permeadas por mucha gente que puede hacer parte de estructuras guerrilleras", afirma Ricardo Alvarado, gobernador de Arauca.

El vínculo de alias ‘Giovanny’ es de vieja data con la Gobernación de Arauca y con las administraciones de municipios donde el ELN tiene presencia. La adjudicación de los contratos le genera sospechas a la Fiscalía, y al actual gobernador, Ricardo Alvarado, quien dice no haberlos firmado.

"De pronto estamos el mismo Estado puede ser la principal fuente de financiación de la guerra, ya sea porque les paguen a las estructuras guerrilleras o ya sea porque hagan parte de familiaridad", insiste el gobernador Alvarado.

Con este antecedente en Arauca ahora temen que haya más casos similares, razón por la cual se anunció una revisión profunda a la contratación para evitar que tanto el ELN como otros grupos armados ilegales terminen beneficiándose con dineros públicos.