El presidente de Colombia, Iván Duque, lamentó la decisión de los líderes indígenas del departamento del Cauca (suroeste) de no acudir a un encuentro con él en la localidad de Caldono hasta donde se desplazó este martes a pesar de las advertencias de un posible atentado en su contra.

"Lamento profundamente que no se haya valorado el gesto del Estado hoy y que se haya rechazado la posibilidad de tener este encuentro", manifestó Duque en un centro deportivo en Caldono (Cauca), en el que iba a tener lugar la reunión a la que no comparecieron los indígenas que durante 27 días paralizaron las carreteras de la zona.