La estructura recoge las ideologías del extinto M-19 y tiene nexos con células urbanas del ELN

En la menos seis ciudades de Colombia hace presencia el JM-19 (Juventudes del Movimiento 19 de abril), un grupo clandestino que acogió la ideología de la desmovilizada guerrilla urbana M19, y se infiltró en varias universidades públicas. Así lo revelan las autoridades, que tienen declaraciones de docentes, estudiantes y directivos.

A principios de este mes, el fiscal general Néstor Humberto Martínez Neira denunció que integrantes del ELN y de las disidencias de las FARC hacían presencia en instituciones universitarias públicas del país, y se han infiltrado en protestas estudiantiles. Ello, con la finalidad de manipular y cooptar docentes y estudiantes para reclutarlos.

Martínez dijo que el objetivo del reclutamiento es para "elaborar y distribuir explosivos y promover acciones terroristas". Y que tiene en su poder varios audios de cabecillas de esas organizaciones armadas que han sido capturados recientemente que así lo demuestran. Pero además advirtió que identificaron la conformación de un grupo autodenominado JM-19.

Esta última estructura prendió las alarmas de las autoridades, pues la guerrilla del M19, recordada por la trágica toma del Palacio de Justicia en 1985, que dejó 98 muertos y cientos de desaparecidos que aún no han encontrado en su totalidad, se reincorporó a la vida civil después de dejar armas en 1990 y convertirse en partido político.

Ahora, un informe publicado por la revista Semana asegura que sus ideologías han regresado en una organización que comenzó en una universidad distrital de Bogotá, y rápidamente se ha extendido nacionalmente, llegando a distintas ciudades como Medellín, Bucaramanga, Tunja, Cali y Popayán.

Con la diferencia, de que esta estructura tendría nexos con células urbanas de la guerilla del ELN. Advierte la revista que investigación de inteligencia ha determinado que la organización es capaz de difundir propaganda y de cometer acciones violentas dentro y fuera de las instalaciones de las universidades.

Incluso, hablan de tareas de inteligencia y fortalecimiento militar a través de talleres sobre armamento popular. Los mismos integrantes de la organización están divididos por funciones, de forma que muchas veces no se conocen entre ellos, aunque trabajen para una misma operación.