Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 17 de Enero del 2018

Que nos trague el sapo

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Alberto Velásquez Martínez  |

Fecha: 25/02/2015

 

Foto: estrategiaynegocios.net

Mientras el país político discute en torno a si se adopta la tesis gavirista, ya no del sometimiento a la justicia –con cárceles/catedrales incluidas– sino la justicia sometida a la ilegalidad, el mundo desarrollado avanza hacia la innovación, la educación, la tecnología, la ciencia. Es decir, apresura el paso en la búsqueda del conocimiento para entrar en la competitividad del mundo globalizado.

En tanto aquí se dialoga buscando no una paz integral sino fragmentaria con la aspiración no propiamente de ponerle fin al conflicto sino de reducir su intensidad, en naciones más pequeñas, sin tantas rupturas bélicas y sociales, los presupuestos para avanzar en el progreso aumentan.

Si en el primer mundo los científicos trabajan en laboratorios y universidades para descubrir patentes y escudriñar el mapa humano, que permita hallar respuestas a males como el párkinson, el alzhéimer, y se avanza en la neurociencia y en la invención de relojes que toman el pulso cardíaco que transmitan informaciones a bancos de datos para prescribir inmediatamente al paciente medicinas salvadoras, aquí el sistema de salud no opera con eficiencia. La gente se muere por falta de atención, de medicamentos y de dineros para adquirirlos oportunamente.

Patrimonios de la Nación que hoy se despilfarran no solo por la acción de la guerrilla sino por la corrupción y el derroche estatal, podrían llegar, –de haber una paz integral y definitiva– a fortalecer programas sociales y de desarrollo. Pero dudamos que la forma como se ha llevado y empujado el proceso habanero, con más sentido de política inmediatista y teatral que de consenso con todas las opiniones y fuerzas de la nación, pueda ser tan exitoso como para liberar los dineros suficientes invertidos en el conflicto y así canalizarlos hacia el progreso nacional.

La región a la cual pertenece Colombia está rezagada en la revolución tecnológica. Si en América Latina la inversión en investigación y desarrollo es del 2,4% del total mundial –como lo señala Andrés Oppenheimer en su obra, Crecer o Morir– en Canadá y Estados Unidos asciende al 37%. En la Unión Europea al 42% y en Asia al 25%. Triste desproporción que evidencia el atraso tecnológico y humano de la zona latinoamericana en su desarrollo.

En Colombia lo que rinda el esfuerzo que se hace y se hará en materia tributaria seguramente no se canalizará hacia la innovación, la educación, la ciencia, la investigación, la tecnología. ¿Se destinará para financiar un proceso de paz al menudeo, lleno de contradicciones y bandazos en que habría que tragarse, no solo muchos sapos como lo quiere Santos, sino algo peor –como lo apunta el exmagistrado Jesús Vallejo- que sea el mismo sapo el que nos trague? ¿Logrará el delegado norteamericano en La Habana enderezar ese proceso de paz para impedir que como se desenvuelve tenga que tragárselo sin digerir lo que va quedando del estado de derecho en Colombia?

Al leerse el libro de Oppenheimer sobre los años que nos llevan los países desarrollados en modelar políticas creíbles, serias y respetables, se concluye fácilmente que Colombia y América Latina han vivido por muchos años de espaldas a la competitividad global.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Lucha68

25/02/2015 5:02 PM

“La diferencia entre un estadista y un político es que éste piensa en la próxima elección y el estadista en la próxima generación” (J.F. Clarke).

Lucha68

25/02/2015 5:01 PM

Un buen editorial escrito basado en las experiencias recientes. Colombia era otra cosa, otro aire se respiraba cuando era el Dr. Alvaro Uribe Velez el presidente. No nos sentiamos tan derrotistas ni tan derrotados. Santos ha llevado el pais de regreso a la época en que los carteles de Cali y Medellin se querian apoderar de Colombia, todos estábamos asustados de que lo lograrían con la financiación inagotable del narcotráfico y con una cabeza muy visible, la de Pablo Escobar. Ahora son las farc en lugar de los carteles, el respaldo financiero es igual, el narcotráfico, pero la cabeza visible si es difusa, ya que puede ser cualquiera a escoger y a cual mas peor: JuHampa, Ivan Marquez, Sergio Jaramillo, De la Calle, Samper, Montealegre… que entre el diablo y escoja!!!

Jaime Espinosa

25/02/2015 9:47 AM

Cuando este acertado editorial trata de temas tan reales e interesantes, recuerdo que hace poco hablando con una profesora o docente, no se como prefieren llamarse ahora, me decía que los padres o encargados de los niños los llevan a las escuelas y los tiran como objetos, al punto que ya no los tratan como seres humanos sino como “cosas”. Le pregunte que cual era el rol de Bienestar Familiar y su respuesta fue: quien denuncia? Para que lo levanten a uno? Fingí ignorar el termino y volví a preguntar:¿qué quiere decir con Lo levanten? Me enfatizó con actitud: que en el mejor de los casos le den una golpiza a uno o lo maten.
La brecha entre los países abansados y los no, se amplía cada vez más y estoy convencido es por culpa nuestra, siendo los mayores responsables los gobiernos.

Jaime Espinosa

25/02/2015 9:28 AM

Donde no hay orden hay caos. Donde no hay justicia?

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido