Photo Uribe
Logo Small

Sábado 18 de Agosto del 2018

Secretos dañinos

Publicado en:

El Espectador  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 16/10/2014

 

Un espectáculo caricaturesco fue el que dieron la semana pasada el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y su jefe, el presidente Juan Manuel Santos.

No de otra forma pueden calificarse las salidas en falso y posteriores aclaraciones que dieron respecto de los viajes que hizo el jefe máximo de las Farc, alias Timochenko, a La Habana, Cuba, donde su guerrilla negocia el fin del conflicto con el Gobierno colombiano.

Primero fue el ministro Pinzón, quien dijo en Caracol Radio que unos informes de inteligencia revelaban “los viajes que hizo este delincuente a La Habana”. Y luego el presidente de la República, como con borrador de tablero en mano, quien salió a decir que no había motivo de sorpresa, que él mismo autorizó al jefe guerrillero para que fuera a ver lo que pasaba. Al parecer, ambas actitudes se explican —es lo más obvio a estas alturas del partido, por la manera como se está manejando estratégicamente la información— a la inminente filtración de la misma y las posibles consecuencias que esto pudiera tener en la opinión pública.

No sobra decir que con la confirmada presencia de Timochenko en La Habana se despejan algunas dudas sobre su compromiso con el diálogo que allá se adelanta: al menos en un nivel discursivo y simbólico, que no es poca cosa. Muy probablemente gran parte de la tropa guerrillera esté alineada hacia la misma dirección de su jefe y esto resulta positivo a todas luces: ese es un temor grande, transversal a los diálogos, de peso.

Que vaya el jefe máximo de las Farc a donde sus comandados hablan sobre el fin de la guerra, resulta apenas natural. Algo lógico que, por lo demás, pedían los países garantes y amigos del proceso de paz, según pudimos saber por este secreto dicho a voces. ¿Cómo no? ¿Qué tiene de malo que en calidad de consultor y líder guerrillero vaya a enterarse del estado del proceso y a avalar sus avances? ¿No estaban los escépticos del proceso de paz temerosos por los discursos guerreristas y radicales de Timochenko?

Esas preguntas y otras más que bien podrían hacerse para alimentar el debate que debe existir en torno a los diálogos, quedaron aplazadas por cuenta del secretismo que envolvió esta noticia. Y por la forma como se destapó. Y por la esquizofrenia con la que el Gobierno la manejó, diciendo cosas distintas en apenas dos días. La discusión política, que ya estaba abierta por la oportuna divulgación de los acuerdos, quedó, por tanto, enlodada con la polémica. Ya vimos las primeras reacciones que se dieron, por parte de casi todos los sectores del amplio espectro político del país, sobre el tema. Una nueva pelea. Deplorable.

Todo por el incumplimiento de normas mínimas de transparencia. Si desde el principio nos hubieran dicho, como era deber del Gobierno, sobre la visita autorizada del máximo jefe guerrillero a Cuba, nos habríamos ahorrado todo este embrollo, que ya tiene tintes de mucho más calado: han denunciado al presidente de la República ante la Comisión de Acusación de la Cámara, como era lógico suponer que sucedería. ¿Cuál era el miedo de revelar que Timochenko iría a La Habana? ¿Cuál es ese temor de ir acoplando a la sociedad a la lógica de la negociación, y del perdón y de la reconciliación? ¿Qué más les dará miedo contarnos en el futuro? Mucho ojo, señores.

Un proceso de paz como el actual debe ser capaz de soportar casi todo tipo de manoseos mediáticos y oposiciones feroces. Pero vaya si una falta de transparencia como esta lo afecta. Y con un daño mucho mayor que el que suponemos, es la única explicación posible, se pretendía evitar con el secreto. Ojalá hayan aprendido algo de esta lamentable caricatura.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed