Photo Uribe
Logo Small

Viernes 17 de Agosto del 2018

Llegó el momento supremo. ¿Y qué nos encontramos? Pues que no hay un peso en el presupuesto para reparar a las víctimas.


Hay un momento de la verdad en los toros, que es en el que el matador se lanza sobre el morrillo de la fiera para clavarle el estoque. Lo demás es arte introductorio, preparativos, aproximaciones. En la administración pública también se da ese instante de las verdades. Quedan atrás los discursos, la retórica, los ensayos. El Estado dice con cuánto dinero acomete el empeño. "El proyecto de ley de apropiaciones deberá contener la totalidad de los gastos que el Estado pretenda realizar durante la vigencia fiscal respectiva" (Art. 347 de la Constitución).


Hecha esa advertencia preliminar, vamos al ruedo. Nos opusimos con todas nuestras fuerzas a la Ley de Víctimas y Tierras, la mayor locura nunca acometida en Colombia, dijimos. Una intención hermosa que nos sepultaría a todos, agregamos. Un esfuerzo sin antecedentes, porque nadie se sintió con fuerzas, y sobre todo con dinero, para emprenderlo. Todo en vano. Con banda de música, alocución presidencial, abrazos emocionados de los concurrentes, se lanzó el proyecto. Y se lo sancionó Ley con el mayor despliegue publicitario de que se tenga noticia. Hasta el bueno de Ban Ki-moon terminó por acompañar la comitiva y aplaudir tan buen corazón como el que teníamos.


Después nos dedicamos a preguntar cuánto valía obra tan bella. En vano. Los ponentes de la Ley la recomendaron sin detenerse en el detalle. Los jefes de los partidos políticos que la respaldaron no estudiaron ese menudo asunto. Y el Gobierno, válganos Dios, tampoco sabía nada. De nuestro lado, insistíamos en que la sola reparación administrativa, dispuesta en veinte millones de pesos por víctima, alcanzaría para dejar quebradas varias generaciones.


El Gobierno, ante la inminencia del desastre, tomó providencias inocuas para evitarlo. Como la de declarar que la Ley se cumpliría de acuerdo con las disponibilidades fiscales. Como si a una víctima reconocida en un fallo judicial se le pudiera hacer ese garboso pase torero. Y como el de declarar que el cumplimiento de la Ley se haría en un horizonte de diez años. No se pueden pagar indemnizaciones por décimas partes, ni se pueden dividir las víctimas en diez grupos, de menos a más pacientes. De todos modos, si como en el más conservador de los cálculos el pago de esa reparación vale cuarenta billones de pesos, cada presupuesto anual tendría la aspiración, ya inconstitucional por limitada, de contener solo cuatro billones para reparar víctimas.


Llegó el momento supremo. El de la Ley de Apropiaciones, esa que debe contener la totalidad de los gastos del período 2012. Todo era expectativa nuestra. Teníamos el corazón en el puño, como suele decirse. ¿Y qué nos encontramos? Pues que no hay un peso en el presupuesto para reparar a las víctimas. Todo fue música. Todo se fue en oraciones laudatorias. Todo en emociones desbordadas. En plata blanca, no sabemos por qué se la llama así, no hay un maravedí, para seguir con casticismos, dispuesto para tan piadoso propósito.


A nadie se le ocurrirá pensar que al Ministro de Hacienda, hombre tan ponderado e ilustrado, se le pasara por alto la cuestión. Es que de la mejor buena fe creyó que todo seguiría en plan de discursos inofensivos, de profundos pensamientos, de filosóficas reflexiones.


Con las leyes no pasa semejante cosa. Lo único que puede haber gratis en ellas son las motivaciones. Lo demás es con dinero. Y dinero es lo que le quedó faltando a la Ley de Víctimas y Tierras.


O al presupuesto le ponemos para este rubro un puñado de billones, sacados de quién sabe dónde, o haremos el más colosal ridículo. No andábamos errados. Tanta locura no podía ser cierta. Y por eso la rebajaron a mala pantomima. Tal vez el mundo, ayer tan admirado, no quiera tolerarla. Y las víctimas, tan esperanzadas, tampoco.


 


 


Fernando Londoño Hoyos

El Tiempo, Bogotá, agosto 24 de 2011


Otros artículos en Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed