Photo Uribe
Logo Small

Viernes 15 de Diciembre del 2017

Un infierno

Publicado en:

El Nuevo Siglo  | 

Autor(a): José Gregorio Hernández Galindo  |

Fecha: 01/06/2016

 

El bronx en Bogotá - Foto: soachailustrada.com

Lo que han divulgado los medios de comunicación acerca de cuanto ocurría en el interior del Bronx, en pleno centro de la capital de la República, a pocas cuadras de la sede del Gobierno y de las más altas corporaciones, es sencillamente aterrador: guaridas de delincuentes, lugares espantosos en que se practicaba la tortura, casas dedicadas al secuestro, a homicidios, al desmembramiento y a la desaparición de personas; utilización de perros bravos para tan criminales fines; por supuesto, verdaderas cuevas propicias para el tráfico y el consumo de alucinógenos, y hasta un túnel para la actividad delictiva, el almacenamiento de droga y armas, y el desplazamiento y ocultamiento de los delincuentes. Una zona de prostitución, violencia sexual, impunidad, vicio y corrupción, que el Secretario de Seguridad de Bogotá ha calificado como “un infierno”.

Los tardíos operativos llevados a cabo por parte de las autoridades han dado lugar a la reacción de miles de habitantes de la calle que vivían en el horrendo sector, quienes protestan por el desalojo y han generado problemas de orden público; ataques al comercio formal y a los residentes en sectores cercanos, así como a graves enfrentamientos con la fuerza pública.

Lo que hemos visto es increíble. Representa un problema social y humanitario de características alarmantes, cuya solución no se ve nada fácil y que corresponde a los gobiernos nacional y distrital, en lo que respecta a la reubicación de las personas desalojadas y en lo relativo al tratamiento médico de los miles de adictos; a la Fiscalía General y a los jueces en cuanto a los múltiples delitos cometidos; al Bienestar Familiar en lo que se refiere a los menores; a la Defensoría del Pueblo en lo atinente a la adecuada y permanente protección de los derechos humanos; y, claro está, directamente al Presidente de la República le corresponde adoptar las medidas necesarias para el restablecimiento del orden público, que se ha visto gravemente quebrantado.

¿Por qué se permitió? ¿Qué hicieron antes las autoridades? ¿Por qué se dejó crecer? ¿Hubo confabulación de autoridades con la delincuencia?

Todo esto que ocurre nos lleva a pensar en las causas. Entre ellas, la que aparece de bulto es el auge del narcotráfico y el micro tráfico. El consumo, gracias a la permisividad y la tolerancia con el crimen se ha incrementado hasta niveles inconcebibles. Todo por una errónea concepción judicial sobre el derecho al libre desarrollo de la personalidad, de la que siempre discrepamos.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido