Photo Uribe
Logo Small

Martes 23 de Octubre del 2018

Una tregua para verificar

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 19/12/2014

 

Ilustración Esteban Paris / El Colombiano

Es un avance que las Farc cesen hostilidades ofensivas de manera indefinida. Pero es inaceptable que esperen que las Fuerzas Armadas suspendan sus operaciones y sus deberes constitucionales.

Nadie en Colombia, en su más sana lógica, podría pensar que los efectos del conflicto armado interno no importan. Que son materia de segunda plana. La realidad demuestra que son como un meridiano de la vida nacional: atraviesan los acontecimientos del país de lado a lado y en todos sus frentes: la economía, la política, la cultura, la vida comunitaria…

Las Farc acaban de anunciar hace unas horas que pondrán en práctica una tregua indefinida de operaciones ofensivas, pero que estarán sujetas a que el Gobierno y sus Fuerzas Armadas no adelanten ninguna operación ofensiva en su contra. Como lo calificó el Presidente Juan Manuel Santos ayer: “nos dan una rosa, pero con las espinas”.

El mandatario valoró el gesto de suspensión de las acciones irregulares de los subversivos, pero advirtió de inmediato que el Gobierno no interrumpirá sus deberes de persecución a los grupos armados ilegales que amenazan la integridad, la vida y los bienes de los ciudadanos.

La frase del presidente invita a adentrarse en las implicaciones de este anuncio de las Farc. Durante los últimos dos años, se trata de la cuarta tregua unilateral anunciada por las Farc, aunque son evidentes los incumplimientos que hubo a cada una de ellas por parte de los frentes guerrilleros en el territorio nacional.

Las treguas de Navidad de las Farc siempre han encontrado una lectura y una recepción generosa por parte de diferentes sectores de la sociedad civil que valoran las implicaciones de que los frentes guerrilleros, en esta época, no cometan actos terroristas, en especial, contra el transporte público y las vías, los cuales son fundamentales para el encuentro de cientos de miles de familias colombianas.

Quién puede resistirse al hecho de que la subversión anuncie que no atacará lo que, por evidentes razones de derecho universal (humanitario e internacional), no debería dañar: bienes y medios indispensables de sobrevivencia de los no combatientes. Si se es estricto, no hay méritos ni aspectos destacables en una tregua implementada para respetar lo que ya de por sí es parte del patrimonio sustancial de cualquier sociedad y su ordenamiento jurídico y comunitario elemental.

Una tregua unilateral, en las condiciones en las que la plantean las Farc, hace pensar en el paso inevitable a una tregua bilateral en la que el país no cree ni confía. Las experiencias anteriores nos convirtieron, por ejemplo, en espectadores de secuestros masivos y tomas inclementes y destructivas. Y luego, en testigos de una reorganización de los frentes de esa guerrilla que le costaron al país vidas y bienes por miles en todo el territorio.

Somos conscientes de la importancia de que haya señales de desescalamiento del conflicto, sobre todo de reducción de las acciones irregulares y terroristas de las Farc. La época de festividades de fin de año y las circunstancias mismas del avance de la negociación lo imponen. Pero pensar en unas Fuerzas Armadas que se quedarán quietas, que no seguirán buscando a los ilegales y atacando sus intereses es como sentarnos a ver a un Estado que claudica ante sus enemigos, sobre todo si se trata de adversarios que no conocen límites de destrucción ni reglas de combate.

Démosle a esta tregua los beneficios de la duda y del optimismo. Serán los días, con sus afanes, los que nos digan si es posible creer que las Farc no retornarán a sus prácticas de destrucción y dolor.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed