Photo Uribe
Logo Small

Lunes 11 de Diciembre del 2017

¡Unidos, venceremos!

Autor(a): Jaime Jaramillo Panesso  | 

Fecha: 24/11/2017

Exclusivo para FCPPC
 

Unidos, venceremos - Foto: papodehomem.com.br

La unidad de una familia, de un equipo de futbol, de un partido político es el factor de mayor potencia que permite que la lucha acometida tenga presente y futuro. De ahí que los contradictores traten de romper esa unidad estableciendo dentro de los núcleos contrarios, individuos que estimulen las contradicciones internas y las líneas anarquistas que contribuyan al caos. Pero lo de fondo, la unidad de una organización política se verá afectada por los propios dirigentes que buscan imponer sus cargos o sus posiciones doctrinarias.

Por otra parte, un grupo se presenta como salvador de la patria y del partido. En efecto, puede haber descontento por las versiones sobre el mal manejo financiero o por equivocadas determinaciones administrativas. Pero en época electoral aparecen sectores que quieren, exigen privilegios en las postulaciones a cargos de elección popular. Además, chantajean al partido, con amenazas de pasarse a otras filas. ¡Oh ruido tan ruidoso! Salen a flote las dormidas ambiciones personales y hasta de la familia. Y llevan los militantes o votantes a dirimir conflictos de candidatos en consultas populares cuando no existen bases populares ni candidatos fuertes y dignos.

El Centro Democrático es el partido, por esencia, nacional y republicano. Es pluralista, o sea, está compuesto de todas las capas sociales, oficios, etnias y creencias. Durante su corta existencia presenta una sólida coherencia en sus posiciones políticas y programáticas y una bancada congresional compacta y disciplinada. Soporta la guerra judicial de sus enemigos y tiene varios de sus militantes en prisión. Pero lo más categórico y valiente ha sido su constancia para combatir las barbaridades antidemocráticas del régimen santista y el acuerdo con las Farc.

Sin embargo en los últimos días han aparecido brotes de fractura que no son relevantes, pero que hacen necesario clamar por la unidad. El retiro de una corriente religiosa cristiana, la Misión Carismática, indica que hay pastores que negocian sus ovejas, por asegurar sus curules. Esa mezcla de religión y política es dañina a la luz de la experiencia. Presionar al senador y Presidente del CD para quedar ungidos como congresistas por un puñado de votos es inaceptable. El CD es el centro de la oposición, sin ataduras con el clientelismo santista ni con el poderío de los contratistas criollos o extranjeros. De su unidad interna y de su política de alianzas depende recuperar la Colombia que hemos perdido, no solo en el Congreso, sino en los mares y en las montañas y valles de la patria.

La candidatura del CD a la Presidencia de la República está por definirse en un proceso legítimo y novedoso. Cualquiera que sea el dirigente postulado debe recibir el apoyo clamoroso del pueblo y de los demás precandidatos. Nada ni nadie puede jugar al disidente. Disciplina y honor son las virtudes de un “ejército” civil que debe dar ejemplo al otro ejército camino de Damasco.

El Centro Democrático es un partido de filosofía liberal democrática, no confesional, en cuyas toldas caben los creyentes en cualquiera de los credos existentes y los no creyentes, no es anticlerical, es laico y constitucionalista, enemigo de la violencia y defensor del humanismo occidental. No tenemos en discusión los problemas del aborto y los matrimonios intrasexos que están reglados por la ley y no debemos caer en la resbalosa cascarita que nos divida cuando es un tema definido por nuestra legislación, como tampoco podemos traer al seno del CD si somos creacionistas o evolucionistas. Trabajemos por lo que nos une y declaremos aplazados indefinidamente lo que nos podría dividir.
No es correcto crear un partido dentro del partido cuando tenemos por delante construir una organización política con vocación de poder para ejercer, ese poder, en beneficio del desarrollo económico, social y científico de la nación. La unidad, la fraternidad y el respeto por las jerarquías del partido nos darán victoria y satisfacción patriótica.

Otros artículos en

Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Jaime Sánchez Cortés

25/11/2017 9:50 AM

Totalmente de acuerdo con los planteamientos y las preocupaciones. Se debe tener especial cuidado con quienes se manifiestan como miembros del partido pero han iniciado una guerra de acusaciones sin fundamento y recurren a la propaganda negra para dividir a la colectividad. Un partido joven como el CD debe mantenerse monolítico en busca del poder para servir a Colombia y a todos los colombianos.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido