Photo Uribe
Logo Small

Domingo 21 de Octubre del 2018

¿Vendrá la democracia?

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Rafael Nieto Loaiza  |

Fecha: 21/12/2014

 

Foto: usnews.com

Obama acaba de dar el giro más importante de la política norteamericana hacia Cuba en las últimas décadas. El pasado 17 anunció un acuerdo con Raúl Castro para la reapertura de relaciones diplomáticas entre los dos países y el canje de un cooperante norteamericano, detenido arbitrariamente en La Habana, por tres espías cubanos condenados en los Estados Unidos. De paso pidió el fin de las restricciones comerciales a Cuba.

El momento explica en buena parte el acuerdo. Por un lado, los Castro son un par de octogenarios que apenas escapan de la tumba, que ven cómo su proyecto colapsó económicamente y que ahora se encontraban definitivamente asfixiados por la caída del precio del petróleo que, no es una ironía, es en buena parte resultado del sustantivo aumento de la producción petrolera norteamericana por vía del uso de nuevas tecnologías extractivas como la fracturación hidráulica. Cuba recibe entre 110 y 115 mil barriles diarios de Venezuela y vende una parte sustantiva, para unos ingresos de 3,5 mil millones de dólares que ya no tendrá. Tampoco hay posibilidad alguna de que Rusia, su soporte hasta la caída del muro de Berlín, los apoye. A pesar de que Putin pudiera estar interesado en subsidiar de nuevo a Cuba en el marco de su agresiva política antinorteamericana, la economía rusa tendrá también un par de años muy malos. Así que los dólares norteamericanos, que ya le dan un alivio enorme con los 2 mil millones anuales en remesas que hoy llegan a Cuba, son la única esperanza de un país en ruinas.

No deja de ser curioso entonces que sea precisamente en este momento en el cual Obama extiende un salvavidas a los Castro. Y lo hace a cambio de nada o, si se quiere, solo a cambio de la liberación del citado cooperante.

Pero ocurre que, por otro lado, Obama, que llevó a los demócratas a la peor derrota en más de cincuenta años en las recientes elecciones y que es sumamente impopular, parece decidido a huir hacia delante, a no quedar paralizado por la nueva mayoría republicana y a dejar un legado histórico “progresista” aun en contra de la opinión mayoritaria expresada en las urnas. Debe advertirse que, sin embargo, en este caso su decisión pareciera tener una mayoría de respaldo popular.

La expectativa de quienes apoyan el acuerdo es que el cambio de la política norteamericana impulsará la apertura política y el futuro regreso de la democracia. Los detractores sostienen que el giro solo permitirá que el régimen cubano sobreviva y se fortalezca y, en el mejor de los escenarios, se torne en un sistema como el chino, con capitalismo de Estado, partido único, sin democracia y con severas restricciones de derechos y libertades.

En términos pragmáticos, las medidas de Estados Unidos contra Cuba no habían conseguido el cambio del régimen. Tales medidas, no sobra advertirlo, nunca constituyeron un bloqueo y fueron siempre porosas. De hecho, hoy por hoy los Estados Unidos son el quinto socio comercial de Cuba y le venden alimentos por más de setecientos millones de dólares. Y, como dije, las remesas enviadas a La Habana son la segunda fuente de ingreso después del petróleo venezolano. En cualquier caso, esas medidas se habían constituido en la excusa para que los Castro posaran de víctimas y justificaran la miseria de la isla y la tiranía. Al menos ese discurso no existirá más.

Pero las palabras de Raúl Castro sobre el acuerdo no dan pie a la esperanza. No hubo en ellas ni un asomo de apertura política o de un cambio en la política de restricción de los derechos humanos. El riesgo, por tanto, es que el régimen, que parecía a punto de colapsar, sobreviva. Y que otros en el Continente reafirmen, como vienen haciéndolo, que desmontar la democracia no tiene costo internacional alguno.

Tenemos que aprender a discutir con argumentos y a tramitar las diferencias políticas e ideológicas sin odio ni violencia. Para todos mis lectores, entre ellos críticos y detractores, mis deseos sinceros para que tengan una muy feliz Navidad junto con sus familias.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed