Photo Uribe
Logo Small

Sábado 23 de Junio del 2018

Vivir con el terror

En esta hora solemne, cualquier omisión es cobarde y cualquier silencio es cómplice. Una señal del Presidente bastaría para unir el país.

Toribío ha quedado destrozado por las bombas. Entre ellas, una cayó sobre la escuela y tres niños fueron víctimas; tres policías asesinados en Cupiagua y otros tres heridos, mientras guardaban las instalaciones petroleras; cinco soldados caídos en trampa mortal dispuesta en una canoa bomba, cerca de la frontera con Venezuela; contra el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, se han descubierto tres intentos para darle muerte. Este es, seguramente incompleto, el menú terrorista de las últimas 48 horas, que estará trágicamente obsoleto cuando puedan ver la luz estas líneas. Y parecida a esta, y a veces peor, ha sido la ración sangrienta que nos ha regalado el terrorismo este año y el pasado.

Algo debemos hacer, porque el asunto nos concierne a todos, dicho sea en respuesta a los despistados mensajeros del Gobierno, que nos manda la razón de que el asunto es solo suyo porque al Presidente le compete la guarda del orden público. Buena idea. Cuando la Patria se desangra, la crítica social que se dedique a los desfiles de moda o a los realities de la televisión. Y la política, al próximo reparto burocrático de la próxima porción de mermelada. Los temas de competencia constitucional del Presidente están vetados para el conocimiento y el debate de los ciudadanos. ¿A quién se le ocurriría esa gloriosa idea?

Entendiendo que el terrorismo es problema de todos, y que los campesinos y los niños de Toribío, los policías de Cupiagua, los soldados de El Tarra o la suerte del Alcalde de Bogotá no nos son indiferentes, empezamos, solo con eso, a remontar la corriente que nos arrastra.

Nos han declarado una guerra que estamos perdiendo. Los terroristas tienen la iniciativa y nuestras fuerzas están metidas en sus trincheras, cuando no los sacan de ellas los indígenas en vergonzoso desahucio. Pues hay que recuperar la iniciativa. Hay que derrotar el enemigo y para derrotarlo hay que atacarlo.

Las Fuerzas Militares, y sobre todo el Ejército, están confundidas, atónitas, paralizadas por la guerra jurídica desatada en su contra. Si no hacen nada, como ahora, pierden la guerra. Pero si combaten, meten sus hombres a la cárcel. La Justicia Penal Militar y la Defensa Judicial de nuestros hombres de tropa no son asunto de mañana. El Gobierno lo aplazó dos años, sin que nadie garantice que gane la partida. Revocar la detestable carta de Ospina-Iguarán y sacar la Fiscalía del resultado de cualquier combate es cuestión de vida o muerte.

A los terroristas no se les puede mantener el halago de una rendición incondicional de la sociedad que atacan, que a eso equivale el famoso marco para la paz o ley de Roy Barreras. Al contrario, el Presidente debe hacerles saber que cada acto terrorista aleja irreparablemente cualquier perdón y cualquier mesa de negociaciones.

El terrorismo golpea el centro nervioso de nuestra economía. Hay que destruir el suyo. La droga no es un tema policivo. Tiene que ser el primero de los objetivos de la acción militar. Desde que la guerra es guerra, el primer tema es destruir las líneas de abastecimiento del enemigo. Y, por supuesto, a los socios que las mantienen. Hay que recoger de inmediato la peregrina tesis de que las 'bacrim' son problema policiaco.

Despejar el Cauca es arriar las banderas y entregarles el Cauca y la nación entera a los terroristas. Llenar ese departamento de comunidades de paz, inspiradas y comandadas por el cura Giraldo y por Baltasar Garzón, es el principio del fin.

En esta hora solemne, cualquier omisión es cobarde y cualquier silencio es cómplice. Una señal del Presidente bastaría para unir el país. Su deserción ante el deber más sagrado entre todos los que juró cumplir valdría una catástrofe. Salve la Patria, presidente Santos.

Otros artículos en Sin Categoría

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed