¿Quién responde por este horror?

¿Quién responde por este horror?

¿Quién es el principal responsable de este desorden público? Evidentemente la cúpula del Estado representada por los tres poderes que hoy están sometidos a una misma ideología política y que no han sabido o no han querido ponerle coto a este baño de sangre que envilece a nuestra nación.

La conmoción nacional a raíz del vil asesinato de Monica Spear y de Thomas Henry Berry ha puesto nuevamente en primera plana la terrible inseguridad que padecen todos los habitantes de Venezuela.

El tema de la criminalidad desbordada que ha azotado a nuestro país en los últimos años no puede ser tomado a la ligera mediante declaraciones políticas de carácter general.

Las causas de esta situación deben ser ponderadas con objetividad y sin pretender escudarse en justificaciones esotéricas. Es evidente que ha habido una política errónea en materia de seguridad; por un lado no se ha procedido con seriedad a un verdadero desarme de la población civil y más bien se ha promovido la existencia de colectivos armados para una presunta defensa del orden revolucionario.

También se ha sido negligente y permisivo con las múltiples y constantes violaciones a las normas de tránsito terrestre por parte de los motorizados que consideran que esas leyes y normas no les son aplicables.

Otra causa, y quizás la mas importante, es la impunidad existente en nuestro país para el que comete un asesinato, salvo que la víctima sea, o bien una personalidad pública, o alguien vinculado al partido político que actualmente gobierna en Venezuela.

Por último es francamente inaceptable la corrupción que prevalece en los centros penitenciarios del país y que permite la existencia de pranes armados que promueven delitos dentro y fuera de los penales.

¿Quién es el principal responsable de este desorden público? Evidentemente la cúpula del Estado representada por los tres poderes que hoy están sometidos a una misma ideología política y que no han sabido o no han querido ponerle coto a este baño de sangre que envilece a nuestra nación.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar