¿Necesitas un trabajo? Búscalo en el DANE

¿Necesitas un trabajo? Búscalo en el DANE

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) es la entidad responsable de la planeación, levantamiento, procesamiento, análisis y difusión de las estadísticas oficiales de Colombia, se lee en su página Web, y busca “el fortalecimiento, conocimiento, la confianza y la cultura estadística de los colombianos”. Esta fue la entidad que concluyó que el desempleo en Colombia bajó, cayó a un digito, datos nada confiables, si se contrastan con otras investigaciones.

Los datos, ampliamente difundidos, fueron celebrados en el palacio de gobierno, al punto que el presidente Juan Manuel Santos se dirigió a todos los colombianos señalando que había cumplido con su programa de gobierno, con su promesa de campaña (está en campaña) de bajar la tasa de desempleo a un digito, 8.4, afirmando, durante un consejo de ministros en Zipaquirá, Cundinamarca: “Hemos ganado una batalla importantísima y cumplido una meta prioritaria”.

La oferta laboral, de acuerdo a estos datos fantásticos, estaría en esa oficina gubernamental, por cuanto con esta asombrosa metodología lograron transformar la realidad, sin haber creado miles de empleos, ingresando al mercado laboral millones de colombianos ─efecto mágico─ al tener un Santo presidente, sin que haya sido ungido por la Santa Sede, por tanto, quién necesite un empleo debe ir al DANE, allí aparecerán por obra y gracia del espíritu de Juan Manuel Santos.

Los datos por los cuales se siente orgulloso el Presidente milagrero no deben sorprender. Los gobiernos siempre han estado en campaña, en estos momentos con mayor razón, porque los datos estadísticos se emiten para producir efectos electorales, formas normales de hacer publicidad política. Al fin y al cabo, desde el momento de la posesión, están en campaña por la reelección.

Los datos del DANE serían, entonces, datos electorales, influencia proselitista, a lo cual nos tienen acostumbrados desde hace décadas: mentiras, falsedades, manipulación estadística, que contradice las vivencias materiales de los colombianos en un escenario que multiplica empleo informal e institucionaliza el rebusque como forma de subsistencia.

Los sospechosos datos del DANE contrastan con la investigación de la CEPAL, que clasifica a Colombia como el único país de América Latina con un índice de desempleo de dos cifras, que nos ubica como el país de América Latina con el mayor índice de desempleo.

La política “es el arte de mentira propósito” (Voltaire), por lo que estimamos que la sofisticada metodología utilizada para embaucar a los colombianos no dará resultado, porque la sociedad colombiana ha comenzado a despertar y es consciente de que, más pronto que tarde, esta penosa realidad cambiará, no con falsos datos, sino empujadas por poderes sobrenaturales y actores y líderes tomados por las fuerzas motrices de la historia.

El ardid estadístico no es creíble, por cuanto la pobreza, la marginalidad y la desigualdad estructural en Colombia permanecen inalterables, por ello estas audacias y genialidades burocráticas no pasarán como en otras ocasiones porque, como dijo Lincoln, “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo, puedes engañar a algunos algún tiempo, pero no puedes engañar a todos todo el tiempo.

profesoralcidesarrieta@hotmail.com

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar