Política: ¡País de Ñoños!

Política: ¡País de Ñoños!

Aunque no nos gusta que nos lo digan, somos un país de mentirosos donde las mentiras saltan a flor de piel. Un ejemplo elemental de la situación señalada está en las mujeres que usan fajas de alta compresión, para lucir esbeltas y culiapretadas, pero que se atreven a criticar a los políticos por mentirosos y embaucadores.

Es la doble moral que se ha tomado al país en sus instituciones, en las autoridades y en la sociedad en general, donde las personas dan una imagen correcta frente a la opinión publica solo por conveniencia ética y moral, pero en realidad viven otros valores diametralmente opuestos y distorsionados.

En la política, por ejemplo, también vivimos aparentando vivir en una democracia perfecta; pero los resultados de las recientes elecciones dejan en evidencia la debilidad de esta, por una preocupante y elevada abstención, donde menos de la mitad de las personas habilitadas y con derecho a votar lo hicieron. Pero un problema aún más grave que el de la preocupante abstención, es que miles de los ciudadanos que sí acuden a votar lo hacen a cambio de dinero, de modo que no son votos ejercidos con total libertad y a plena conciencia por las propuestas de los candidatos, como cabría esperarse en una sana democracia.

No se encuentra otra explicación distinta al enorme caudal electoral conseguido en la costa atlántica por los barones electorales Musa Besaile, Ñoño Elias y Jahir Acuña, que triplicaron como por arte de magia sus votos entre las elecciones al Congreso del 2010 y las del pasado 9 de marzo. Pero acá frente a estos hechos no pasa nada. Un Estado preocupado por el futuro de su democracia debería seriamente incentivar que los ciudadanos participen activa y masivamente en las jornadas electorales, así sea con la implementación del voto obligatorio. De lo contrario, seguirán reinando en las elecciones la politiquería de las empresas electorales con votos amarrados y comprados. Y seguirán apareciendo muchos más Ñoños para perpetuarse en el poder con el voto comprado y negociado.

Recuerden el voto es un derecho, pero también es un deber de ustedes….

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar