Un paso adelante contra la ineptitud

Un paso adelante contra la ineptitud

La situación de incertidumbre que ha tenido que soportar el país por las actuaciones irreverentes, groseras, e ilegales del insigne señor Petro tal vez nos sirva de ejemplo hacia el futuro, para que por fin abramos los ojos y comencemos a darnos cuenta del tremendo mal que nos hacen los demagogos baratos, y sobre todo los mamertos que se mimetizan bajo los lodazales cubriéndose con el disfraz de una seudodemocracia, que al final de cuentas solo les sirve para engañar a todo un pueblo.

El jueves nos despertamos con un sentimiento de mayor tranquilidad, porque nos quitamos un gran peso de encima, aunque han aparecido otras amenazas promovidas por cierto organismo internacional, la CIDH, otro de los embelecos en que con frecuencia nos meten los gobiernos izquierdistas como los de Chávez, Evo, Maduro y, lógicamente, los inmortales hermanos Castro, (lo de inmortales es porque nunca se mueren), para estar siempre preparados para enfrentar a cualquier gobierno de centro que pretenda defender la democracia, la cual combaten con tanta vehemencia estos personajes.

Todavía no han tenido tiempo -escribo el jueves a las 7 a.m.-, de reaccionar contra la decisión del Gobierno, viniéndose, como acostumbran hacerlo, lanza en ristre contra los gobiernos que se atreven a enfrentarlos tomando decisiones contra los representantes de sus regímenes, que solo traen desgracias a sus pobres pueblos; pero ya veremos en los próximos días la chorrera de ataques, y epítetos de la peor calaña que le van a endilgar al presidente Santos, cuya decisión, a pesar de que nos tuvo el filo de la navaja hasta el último momento, finalmente nos sacó del atolladero en que nos tuvo metidos Petro, mezclando con inmensa astucia toda clase de argumentos leguleyos, hasta el punto que pensamos en que el gobierno no iba a ser capaz de encontrarle una salida.

Ya aparecieron los leguleyos de andén, dizque abogados del destituido alcalde, a amenazar con nuevas tutelas y fallos de la CIDH para tratar de bloquear una decisión que, tal vez por primera vez en la historia de Colombia, fue tomada por los cuatro cuerpos colegiados más importantes de nuestra justicia, y para crear mayor unanimidad por el mismo presidente de la República. Sabemos muy bien que aunque muchos de los pronunciamientos de la mayoría de estos organismos formados por burócratas profesionales, además de no tener ninguna validez, no son ni siquiera tenidos en cuenta por los verdaderos organismos que rigen el orden en el mundo civilizado, no dejan de producir alguna maluquera, y a veces consecuencias graves, como lo acabamos de ver con el fallo de los viejitos de la Corte de La Haya.

Lo más importante de todo este sainete es la experiencia que tenemos que sacar de él. No podemos seguir cometiendo estupideces y afiliarnos a cuanto grupo les da por crear a los dictadores de la región, y me refiero a entes como el Unasur, el Alba, y aún esa misma Comisión de Derechos Humanos, que están siempre manejados por los mismos promotores de revueltas con las cuales pretenden salvar de la pobreza a sus pueblos, y terminan enterrados en el lodo de su propias miserias.

Me gustaría saber qué pronunciamiento ha hecho la tan mencionada Comisión sobre la situación de Venezuela, y dónde han hecho presencia para tratar de detener las represiones violentas de los Maduro y los Cabello quienes se han ensañado contra un pueblo indefenso que solo aspira poder vivir en paz.

Afortunadamente tenemos que reconocer que se dio un paso adelante en la lucha contra la demagogia y la ineptitud de un gobernante, que extraído del fondo de la subversión y el terrorismo, confirmó que la democracia y su mejor herramienta, como son unas elecciones libres, tienen que ser manejadas por personas capaces y no dejar en manos de inútiles el gobierno del país.

P.D.: Demasiado sexo perjudica la memoria, y otras cosas que ahora no me acuerdo.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar